miércoles, 22 de febrero de 2017

Líbranos del mal - Scott Derrickson

Si no me equivoco demasiado, fue antes de ayer cuando vi anunciada una película que, mientras estaba viendo de que iba se me figuró como una especie de continuación o de readaptación de El Exorcista. De hecho, estaba convencido de que al final del trailer iban a decir 'demà a les tantes, L'Exorcista reloaded' o algo así. Pero no, la película se llamaba Líbranos del mal y, aunque la daban en TV3 hablaré de ella en castellano, por no meter mucho la pata con la ortografía y demás.
En fin, mientras veía el trailer, creí entender que el protagonista iba a ser un sacerdote, un cura, como el padre Damian Karras del Exorcista (Exorcista, Exorcista, Exorcista todo el rato). Así que cuando llegué a mi casa ayer de deambular y toda vez que el partido de la Champions había acabado, una vez que me comí una reponedora sopeja, me senté a ver la tele y estaba empezando la película en cuestión.
Un poli, que era el que yo pensaba que iba a ser el sacerdote, interviene en un caso de malos tratos. Una mujer con la cara hecha polvo y el marido machote sin camisa. El tío da muestras de estar hecho cisco de la cabeza y parece ser que es veterano de guerra. El poli, interpretado por el actor Eric Bana, que recuerdo de haber visto en Troya y en Hulk, no sé ni cómo ni porqué se mete a investigar este caso, porque al parecer el tal veterano de guerra se ha escapado.
A ver. Aparece un cura... tengo lagunas. No sé a qué me dediqué yo ayer mientras veía la película pero me faltan muchas partes, como si hubiera estado pendiente de otra cosa, que ya ves tú de qué cosa vas a estar tú pendiente ahí solo en casa sin más distracción que la tele. Aparece de repente un cura latino con melenita que le ayuda a investigar porque lo que le pasa al marido maltratador igual no es que esté loco, igual es que le pasa otra cosa.
El poli tiene mujer e hija. Pasa un poco de ellas. La hija escucha cosas en casa, debajo de la cama, como que rascan. El marido maltratador tenía las uñas destrozadas.
Vamos, que la cosa deriva en posesiones demoniacas. Al parecer (Exorcista, exorcista, exorcista), el veterano de guerra estuvo en Irak, se metieron en una cueva y ahí había un demonio. Y poseyó a un amigo del marido. Y este es el malo de verdad. Y hacen inscripciones en las paredes en persa y en latín, invocando al diablo.
Y hay una chica que iba caminando por un parque y se encuentra con el veterano malo de verdad y ve el mensaje escrito en una pared y también es poseída.
Y había una peli con Denzel Washington en la que el diablo cantaba una canción de los Stones y aquí aparece una canción de the Doors...
Bien, la investigación del cura y el poli. Encuentros con los poseídos, ruidos incesantes en la cabeza del poli que empieza a estar algo tocado por el tema, ruidos en la casa del poli, ruidos, el diablo chillando, la chica poseída encerrada en una celda, trastornada, transfigurada, babeando, chillando, mordiendo.
Hace mil años, vivía con mis padres pero estaba solo, daban en la tele El Exorcista. Me cagué de miedo. Aguanté la película. Pero así como otras veces esa peli no me impresionaba, ese día, solete, me hice algo de caquita.
Pues bien. El poli y el cura enganchan finalmente al demonio malo, lo meten en una celda y empiezan a practicar un exorcismo. Doce y veinte de la noche. Solo en casa.
Y me fui a la cama.

martes, 21 de febrero de 2017

Karpov

Cuando eres joven, la sangre bulle por tus venas de una manera salvaje y sin control. Quizás haces cosas de las que, cuando eres mayor, deberías arrepentirte. Cuando eres joven, crees que tienes la razón. Que no hay techo para desarrollar tu fuerza, tu potencial, tu sabiduría. Cuando eres joven, la vida te parece un campo ancho y tú circulas por un carril estrecho que quieres romper. Cuando eres joven crees que nunca vas a llegar a viejo. Cuando eres joven te lanzas a por cualquier cosa sin pensar en las consecuencias, porque no tienes nada que perder, porque nadie depende de ti, porque eres joven. Cuando eres joven crees que vas a ser joven toda la vida. Cuando eres joven, no tienes tempo para la reflexión, eres todo acción. Cuando eres joven, las normas pasadas y presentes solo sirven para romperlas, para saltárselas, para cuestionarlo todo. Cuando eres joven no quieres escuchar a los que son más expertos porque su experiencia no ha servido para nada útil. Cuando eres joven, todo el mundo tiene la culpa de todo. Cuando eres joven, el mundo está mal pensado y solo tú eres capaz de remediar sus males. Cuando eres joven, no hay límites para desarrollar tu talento. Cuando eres joven, mueves las piezas sobre el tablero con la convicción de que nadie puede resistirse ante el empuje de un cerebro limpio y un espíritu vigoroso. Cuando eres joven no fes el vinal, perdón, no ves el final. Cuando eres joven, aprendes mucho y no quieres aprender nada. Cuando eres joven, consigues tus mejores marcas. Cuando eres joven, bebes mientras juegas. Cuando eres joven, sabes cuál es la respuesta a todo. Cuando eres joven, no crees en las partidas largas. Cuando eres joven, el amor parece lo único importante. Cuando eres joven, desconfías de quienes te tratan con simpatía, con condescendencia. Cuando eres joven, dormir es perder el tiempo. Cuando eres joven, pierdes el tiempo porque tienes tanto tiempo que no estás perdiendo nada. Cuando eres joven, no hay futuro. Cuando eres joven, siempre juegas con blancas. Cuando eres joven, te importa una mierda jugar con las negras. Cuando eres joven, los jóvenes son tus iguales. Cuando eres joven, eres joven. Cuando eres joven, es un pecado gravísimo sentirte viejo. Cuando eres joven, es un error espantoso creer que no estás siendo joven. Cuando eres joven, no puede ser que no disfrutes, ni te equivoques, ni saltes, ni corras, ni pruebes, ni te equivoques, ni te exaltes, ni te irrites. Cuando eres joven deberías ser joven. Cuando eres joven, no deberías odiar a quien parece joven. Cuando eres joven, no puedes odiar la vida. Cuando eres joven, no puedes darle la espalda a la vida. Cuando eres joven, no puedes odiar a la juventud. Y yo te odio tanto...

lunes, 20 de febrero de 2017

Mil amigos en Facebook

A lo largo de este fin de semana he alcanzado la mágica cifra de mil amigos en el Facebook. Precisamente, la persona que ha respondido afirmativamente a la solicitud de amistad, es una compañera que esta semana no ha vivido precisamente los mejores días, por lo que me acordaré siempre de quién fue. Del resto..
¿Mil amigos? No tengo mil amigos ni de broma. Nadie tiene tantos amigos. Ni conocidos. Ni saludados. De vez en cuando veo a gente que dice que va a hacer limpieza de gente en el facebook o en el twitter, gente que no sabe porqué es amiga pero ahí está. Yo no lo  he hecho nunca.
¿Por qué tengo yo facebook? En principio, no tuve facebook hasta hace pocos años debido a un interés méramente comercial. Estaba entonces en el trance de comenzar un proyecto de crowfounding para editar un libro. Yo, sí amigos, pese a todo lo que pueda decir, también he comenzado proyectos. Que no llegaron a nada, naturalmente, me acojoné y no seguí adelante. Abrí el facebook para dar a conocer el proyecto y todo eso. Creo que ya tenía twitter, no recuerdo bien. Como digo, el asunto aquel lo frustré porque me hice caquita y el facebook continuó.
¿Qué uso le daba yo al facebook? Hacía dos cosas. Colgar una canción que me molara, intentando no repetir y compartir lo que escribía en el blog. Como quiera que mi actividad en el partido también se relacionaba con la comunicación, el uso se fue aumentando. Cosas mías y cosas del partido. Como el grupo de música y la peña del Athletic también debían tener páginas y demás, pues más uso.
Y de ahí a ir compartiendo las cosas en los grupos de Santa Coloma. Y si alguien comenta o algo, más o menos de buen rollo, pues se le pide amistad. Y si te piden amistad, si no es alguien que ves que sale medio en pelotas (sea chica o chico), pues se la aceptas.
No sabría decir qué cantidad de esos 1000 amigos, son gente conocida de verdad. De hecho, amigos de siempre, de toda la vida, tienen una relación con el facebook escasa o nula. Ninguno de los tres sudamericanos del Seimar usa el facebook regularmente sin o es para piponear. El resto de amigos de Santako de siempre, usan facebook pero no es un constante publicar y publicar. Yo soy mucho más pesado. El blog, la canción, cosas del partido. Algún artículo sesudo sobre algo sin interés. Publicaciones en otras revistas o diarios locales. Y así.
Mil amigos.
Pensaba yo que si alcanzabas los mil amigos saldría algo, algún globito felicitándote o así, pero no. No ha pasado nada. Esta misma mañana, alguien, un bar creo, me ha pedido amistad. Le he dado que sí. Tengo conocidos que llegan casi a los 5000 amigos. De qué barbaridad estamos hablando.
Ayer en el Salvados se hablaba de lo hiperconectados que estamos, del enganche al móvil. Yo soy uno de ellos. Mirar el facebook, a ver qué se cuece. Mirar el twitter, a ver qué se cuece. Ahora también tengo instagram, pero no le hago mucho caso. Facebook. Lo que dice aquel, la pamplina de este, el artículo sobre tal cosa, esa foto mirando nosequé, los vídeos de gatitos o de niños, el partido, los críticos del partido, los del nuevo partido, lo que dice el equipo rival, la gente del pueblo. La importancia de la gente del pueblo. Gente del pueblo que te suena, te piden amistad, pasan unos días mirando la foto, al final le das. Gente de Santako que conoces de siempre, de vista, que no has saludado jamás, pero que en facebook te ponen cosas o te piden amistad y te preguntas... qué cosas. Y luego, en vivo, me cuesta hablarles. Supongo que nadie espera que hable.
Mil amigos en el facebook. No tengo mil amigos ni de casualidad. Y no es que sean mucho amigos tampoco. Bueno.
Decía el Zygmunt Bauman en el programa, que debió grabarse poco antes de morir, algo sobre la necesidad de no sentirnos solos, de no quedarnos fuera del mundo, de la sociedad. De lo que necesitamos estar en contacto con otros y saber que hay alguien al otro lado.
Mil amigos, ni de lejos. Ni quinientos. Ni cien. Cincuenta amigos... veinte. No sé. Amigos.
¿Qué es ser amigo o amiga?
Qué debate. Qué necesidad habrá.

viernes, 17 de febrero de 2017

Miscelánea

La típica foto con el mamut del Parc de la Ciutadela. No volveré a contar la anécdota que cuento siempre sobre una visita al Parc de la Ciutadela y la escena del mamut. Solo diré que no la conté tampoco el día de la foto. Porque no se puede estar contando siempre lo mismo todo el rato. Se puede, eso sí, y se debe, hacer una foto en el mamut cada vez que se tenga ocasión. Porque nunca se sabe cuándo se le va a ocurrir a alguien derribar el mamut, o que se le caiga un cuerno al mamut por la irresistible acción del paso del tiempo y una vez que se cae el cuerno a alguien se le ocurra que ahí podría ir otra cosa y entonces te acuerdes del mamut y vengan los llantos y los lloros. ¿Te acuerdas? ¿Te acuerdas de las excursiones al zoo y la subsecuente visita al Parc de la Ciutadela? Cantimplora, bocadillo de fuagras con queso, correr por detrás de la fuente, no sé a qué jugábamos en aquellas visitas a la Ciutadela, sí que me acuerdo de a qué jugábamos cuando pasó aquello. Jugar alrededor del mamut, la fuente, la visita al zoo, al terrario del zoo, a la sala aquella donde estaban los fetos de animales, qué cantidad de recuerdos. Qué viejo. Ayer, hablando, establecí una diferencia entre los viejos y los jóvenes, el lenguaje que utilizan los viejos y el que utilizan los jóvenes. Sobre todo los jóvenes que quieren utilizar un lenguaje diferenciado del que utilizan -ya no los viejos- sino el resto del mundo. O buena parte del mundo. ¿Te acuerdas? ¿Te acuerdas del uso de los guiones?
https://www.youtube.com/watch?v=Zth31OCAzvE

Elefantes y mamuts. No sé cómo ha ido lo de la sentencia de la Infanta y lo del Indurain. No sé si al final va uno al talego o van los dos o se libran los dos. No lo sé. Estoy leyendo cosas y creo entender que la Infanta se escapa y eso. Bien. Pasa lo siguiente. La sensación de impunidad que se contagia a la sociedad es tan grande... esa sensación de que tú puedes hacer realmente lo que te vaya viniendo bien y que bueno, pagar pagar por hacerlo mal, sobre todo por hacerlo mal a lo grande, no es tan fácil. Jodido es robar algo, robar algo así en plan he mangado pañales en el super. Eso es jodido. Los fachas dirán que los ladrones roban y no lo pagan. Pero lo pagan. En cambio, si eres capaz de ciscarte en el sistema fiscal, que es de lo que se trata todo esto, eres capaz de que la broma te salga como dicen a devolver. Bueno. Me vengo a referir a que sobre todo ahora vendrá la profusión de comentarios en plan 'este país...', 'es que este país...'. Y luego vendrán las elecciones y todo seguirá igual. Lo primero es lo primero, que no haya una familia que por el mero hecho de ser esa familia, tenga ya unos derechos desde el nacimiento que los demás no tenemos. Por ser vos quien sois. Y eso luego se va derramando por el resto de estratos sociales. Usted no sabe con quién está hablando. Cazando elefantes. La ley es igual para todos. Y para todas. Le sale a devolver, tiene gracia.
https://www.youtube.com/watch?v=1KLO_Nod2CU

Ya hace sol. Hace calorcete y empieza a sobrarte el chaquetón y el jersey. Si paseas por la calle, si vas con prisa a algún sitio, empiezas a sudar. Sudas y te confías. Te quitas la chaqueta. Los ambulatorios están llenos de gente así como tú que te quitas la chaqueta y ya piensas que está entrando la primavera con los rayos de sol por tu ventana, que haces fotos ya de pequeñas florecillas que van brotando de aquí y de allí, que haces ya caminatas por lugares donde parece que la vida va brotando. Y como todos los años, Dios nuestro Señor no da puntada sin hilo. Dios es cruel. Dios te da la capacidad de que pienses un poco más allá. De que no te lo tomes todo tan a la tremenda, de que reflexiones. Y que si a mediados de febrero hace calor, no te flipes. Vendrá el frío otra vez. Quizás esta misma noche. Puede que estés deseando que el buen tiempo llegue para volver a lucir cuerpo serrano, para quitarte de encima esas capas de ropa, para empezar a pensar en las cosas guapas que se hacen con el buen tiempo. Y el lunes estarás malo, enfermo, constipado, no sabrás porqué, pero te encuentras mal. Y los ambulatorios llenos. Y dirás que la Sanidad públicas es una mierda porque no se cabía de gente. Y así un día y otro día. Y un año y otro año más. Y todo es tan rutinario. Y Dios tan cruel.
https://www.youtube.com/watch?v=uJn8tr9LRH0

Dios es cruel. Dicen que en la Biblia hay un montón de pasajes en los que se demuestra que Dios es alguien vengativo, que no se para en mientes para aplicar una justicia que calificamos de divina pero que en realidad podríamos decir que es más bien tabernaria. Haces tal cosa, piensas tal cosa, tranquilo que te va a llegar y cuando te llegue no vas a volver a responder. Dios es cruel. Dios te enseña que lo que pienses de manera más retorcida no llega a la suela de los zapatos a todo lo que su divina majestad puede alcanzar. Baal, el único y verdadero Dios, no es así. Baal, como ya sabéis, Baal es otra cosa. Baal no necesita hacer numeritos raros, Baal no precisa de piruetas ni de demostraciones de fuerza individualizadas para hacerse notar. Baal sabe cómo va a acabar la película, sabe cómo es todo y de qué manera va, hasta sabe que el mismísimo Dios no deja de ser parte de algo, algo que él sabe. Baal le puede a todo. Baal sabe que tú quieres y que estás ahí y te deja hacer porque no necesita actuar para que todo llegue donde tiene que llegar. Baal, ejemplo de todo, promoviendo la no acción, la no actuación, la dejación, la nada. Dios, en cambio, haciendo el ridículo queriendo hacer daño. Así no.
https://www.youtube.com/watch?v=dZbaW90pQDw

Pasemos a otra cosa. El mundo de los negocios o el mundo de los necios. El problema del lenguaje. En realidad estamos hablando todo el rato de lo mismo. El mundo de las nueces. El mundo de la lengua. El mundo del idioma. Jugar con el equívoco, con el doble sentido, con cambiar una vocal. Últimamente me dedico mucho a eso, a hacer este tipo de cosas, jugar con las letras. Para nada. Lo único que demuestra esto es que he perdido buena parte de la gracia que una vez tuve y que ya no recuperaré jamás. Jamás. Nunca. Y me quedaré solo. Solo, solo, solo. Como mindolo. Y los días pasarán despacito, como el fluir de los ríos que cuando llegan a su fase final ralentizan su curso y ya no tienen aquella fuerza que tuvieron antes. Esto me recuerda a... ¿lo veis? os hablaré de tú. Prefiero un tono más informal en este punto de la conversación. Me parece que es más conveniente no resultar demasiado peripuestos para lo que os tengo que decir. Tengo una noticia importante. Ayer, leyendo un texto de alguien que no recuerdo, creí leer una cosa y al leerla demasiado rápida creí entender otra. ¿no os ha pasado? ¿no os parece que la vida está llena de pequeñas cosas que hacen que cualquier pequeño detalle ilumine vuestro día? ¿empiezo a correr ya?
https://www.youtube.com/watch?v=wAkcSd5l9Qg

Mañana toca mi hermano en el Línea con los Sven. Inicia con este concierto una pequeña gira en la que tocará con varios grupos a la vez y que concluirá si no nos equivocamos el próximo día 11 con un concierto de eltoni, elpako & elchristian en Roketas. Digo yo. Acabo de recibir una mirada fulminante. Una mirada que me invita a meter la cabeza en el ordenador y dedicarme a esto y únicamente esto. Y nada más. Mañana mi hermano toca con los Sven. Los Sven tocan muy bien. No tienen mucho que ver con nosotros, porque ellos lo hacen mejor. Es el mismo balón pero es otro deporte. Vayan a verlo, porque por aquí no se hace mucha música como la que ellos proponen. Al menos, por ver otra cosa. Hacer cosas diferentes. Y hacerlas bien. El domingo, por otro lado, se presenta lo de Un país en Comú. Aquí se trata de explicar ya en dos o tres líneas de lo que va el tema. No se trata de juntarnos los que estamos en sitios y ver a ver cómo hacemos lo mismo que ya hemos hecho otras veces. Se trata de juntar gente que nos desborde, que no tenga que ver con lo que hemos hecho siempre y que no ha salido bien. No ha salido bien. Y hacerlo bien. El viejo Alberto, lo decía muy bien. No sé qué era lo que decía pero lo decía bien. Que no jodamos, supongo. Gente común, que no... que sí. Que sí. Por una vez. No querer parecer gente común. Yo que sé. Venirse el domingo a las 10 al Mas Fonollar. Lo queremos todo.
https://www.youtube.com/watch?v=S0DRch3YLh0

En fin. Pues poca cosa más. Que nos vemos. Por ahí. Buen finde para todos.

jueves, 16 de febrero de 2017

Borra borrosa

En la historia que te voy a contar hoy, hay mucho de autobiográfico y un poco de ficción. Lo que te voy a contar es una mezcla entre algo que me ha sucedido y que me gustaría que me pasara, aderezado con situaciones y personas que no se encuentran en este plano de la realidad. Lo que voy a empezar a explicarte ahora es una simulación de lo que de verdad está sucediendo. Te voy a ir explicando diferentes maneras de plantear lo que podríamos decir que es la vida, pero sin que lo que te esté contando sea la vida. Voy a hacer las cosas de manera que cuando te esté diciendo una cosa, no te has de confiar, no estoy contando esa cosa que estoy contando, en realidad es otra. Lo que te voy a contar a partir de ahora tiene algo que ver con lo que te estoy contando, pero lo que quiero que te llegue a la cabeza es otra cosa. Y no te la puedo decir. Porque si te la dijera, perdería la gracia. Perdería todo. Sería un diario. Aunque si te contase lo que me pasa en un día normal, podría parecer que estoy haciendo lo mismo que te dije que iba a hacer cuando te decía que te iba a contar algo que en realidad no es lo que te estoy diciendo. Que me lo invento. Voy a contarte algo ahora, a partir del siguiente párrafo, que es completamente real.
'Ayer bajé hacia la biblioteca desde la Plaça de la Vila y no desde el Carrer Major. Pensé que el trayecto por la Plaça de la Vila iba a ser más corto, pero me iba dando cuenta a medida que iba andando, desde la calle Vistalegre, que no iba por el camino más corto.'
A continuación, otra situación real.
'Esta mañana, al ir a ducharme y dejar correr el agua caliente, no salía el agua caliente. He dejado caer el agua más tiempo y nada. He apagado el agua. Me he vuelto a vestir. He dado el grifo de la cocina y allí sí que salía el agua caliente. He vuelto a apagar el grifo, he comprobado que el calentador hacía ruido y me he vuelto a la ducha. Salía el agua caliente'.
Y ahora te voy a contar algo que puede parecer real pero que en realidad quiere decir otra cosa.
No puedo.
Me he convertido en algo que no me gusta. Uno que escribe sin ficcionar. Alguien que escribe en torno a recuerdos. A un campo de fútbol sala, a una vez que fuimos a aquella casa y salimos pensando qué hacíamos allí, a con quién me sentaba en el colegio, a gente que me cruzo y que tiene una historia y la cuento y con eso voy tirando. A lugares que he visto y las cosas aburridas que me pasaron. A ir a sitios y luego decir que he ido a sitios.
No se me ocurren historias nuevas. No puedo hacer el esfuerzo de imaginar algo nuevo. No se me ocurre nada que tenga que ver con eso de contar algo que parezca real pero que en realidad no lo sea.
A ver.
'Andreas Palmasson se llama Andreas Palmasson porque su padre se llamaba Andreas Palmasson'.
Yo creo que es un paso.
Ahí te lo dejo.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Juego en el cuerpo

Patético esfuerzo el de Orizon Vandebelde por parecerse a lo que una vez fue. Aquí uno de los relatos que aparecen en su último volumen de textos bajo el título 'Enormidad'. El título del relato es 'Juego en el cuerpo'. Tiene delito.
'Jean Pascal Debryus tiene por costumbre fijarse en una mujer que entra a la taberna a la hora de la partida. Es la señora Kriens, la mujer del tendero de la esquina. Ella está en casa cuidando de la madre de su esposo y cuando ésta se queda dormida, baja rápidamente a la taberna para tomarse una copita de anisette. En ese momento, Debryus fija su mirada en la señora y continua la partida. Desde que un día la entrada de la señora Kriens le sorprendió en plena partida de dominó y se la quedó mirando, arrasando con las partidas posteriores, consideró por esos extraños mecanismos de la mente, que la señora Kriens era una suerte de talismán. Así, aunque jamás hayan cruzado palabra, Jean Pascal Debryus ha generado un sentimiento de afecto por la señora Kriens. Ambos son de la misma edad, aproximadamente, cercanos a la sesentena. La primera vez que la señora Kriens bajó a la taberna a tomar una copita de anisette, lo hizo para calmar una extraña sensación de vacío que se apoderó de ella al cumplirse el segundo mes como cuidadora de su suegra. Ella, que había sido tendera junto a su esposo, de hecho el negocio era suyo, se veía relegada a un papel que no le gustaba. Una mañana en la que la anciana se quedó dormida, no lo aguantó más y bajó un momento a la taberna de Francette. Como Francette se llamaba Francette ella pidió un anisette. Estaba nerviosa, hizo una extraña asociación de ideas y... rápidamente volvió para su casa. Cuando abrió la puerta de su casa, descubrió en el suelo del rellano un billete de cien francos. Pensó que se le habría caído a ella misma y entró en su casa. Al día siguiente, la señora Kriens volvió a repetir la operación y encontró de nuevo un billete de cien francos. Y así al día siguiente. Y el día siguiente otra vez. Día tras día un billete de cien francos en su rellano al volver de tomar una copa de anisette. Francette era una rubia oxigenada de unos sesenta años que había tenido años en los que no había varón o mujer que no se quedase tonto de remate al contemplar la belleza absoluta que representaba. HABÍA, perdón, había bailado en el Cabaret Frenchy que había girado por norteamérica durante décadas y con el dinero obtenido puso una taberna. Pero vendía igual que consumía. Su belleza se esfumó aunque de vez en cuando alguna mirada penetrante y según como diera la luz podía hacer temblequear al corazón más duro. Francette guardaba en un cajoncito una liga que le regaló la diva Orlange d'Hubrest durante una gira por el Canadá. Francette amó a Orlange tanto que fue capaz de abandonar la compañía al no poder soportar que Orlange amase a otra persona y no a ella. Cuando Francette se encontraba triste, sacaba la liga del cajoncito y la lamía. Cuando lo hacía, entraba la señora Kriens en la taberna y ella se daba cuenta de que Jean Pascal Debryus miraba a la señora Kriens. Que Debryus mirase a la Kriens y no a ella, la volvía loca de celos y no soportaba la situación. La alegría va por barrios'.

martes, 14 de febrero de 2017

Santa Coloma de Gominola

Ya hace tiempo que pienso que resulta pesado y contraproducente hablar siempre de lo mismo, de la diferencia entre lo que se dice y la voluntad política de hacer cosas que padecemos en este municipio nuestro de Santa Coloma. Que parece que siempre hablo de lo mismo. Pero como lo que escribo tampoco tiene una gran importancia, aburrir a nadie no hace daño a nadie.
Ayer Santa Coloma recibió la visita de Catalunya Ràdio para celebrar el Día Mundial de la Radio y emitió el programa Els Matins con Mònica Terribas desde el Casa Pepe primero y desde Radio Tele Taxi después. Como no podía ser de otra manera, tuvo lugar una entrevista a la alcaldesa de la ciudad, Núria Parlón, como es lógico y normal en una ocasión como esta, realizada a medias entre Mònica Terribas y Justo Molinero, emblema de la radio catalana, en una improbable mezcla entre la molt nostrada onda de Catalunya Ràdio y el jaroteo de Teletaxi. El periodismo a veces tiene momentos en los que se rebaja el nivel de tal manera que linda con el publirreportaje.
El momento 'Casa Pepe' donde ya se nota 'que todo va mejor'.
El publirreportaje es lo que yo hago. Yo me he dedicado siempre a eso y que dure por muchos años. No soy un periodista de nivel, así que cuando alguien hace publicidad en antena, en la tele, en un diario, lo noto. Me doy cuenta. Lo de ayer, con todo derecho, no era más que un publirreportaje de un cuarto de hora en el que Santa Coloma apareció como la casa de la gominola, la calle de la piruleta de los Simpsons. Una Santa Coloma que cumple fielmente con el tópico y que se muestra encantada de haberse conocido. Si hubieran puesto avisadores de 'publicidad', hubiera sido irreprochable.
Pero no los pusieron. Así que era gato por liebre. Saludó la entrevista Justo Molinero con un imparcial y objetivo 'es la alcaldesa que Santa Coloma se merece' y toda una serie de halagos que, en fin. No pasa nada. Creo recordar que Justo Molinero ya apoyó al PSC en un vídeo electoral. Yo también he salido en vídeos electorales.
A ver si me centro. La entrevista consistió en el consabido 'Santa Coloma es una ciudad que tiene cantidad de cosas y donde se hacen cantidad de cosas (perdón por repetir) comprometidas'. A una pregunta sobre el tema de los refugiados que se saldó con una respuesta referente a la muestra de fotos de Samuel Aranda y una inquietante reflexión sobre 'hacer pedagogía explicando que si viene tanta gente qué haremos con ellos', siguió uno de los momentos que en directo me causaron estupefacción y reescuchando la entrevista, me obligaron a pensar si no sería conveniente volver a aburrir a la gente con el tema.
Justo Molinero, con ganas de dejar bolas a media pista a la alcaldesa para que se luciera, pregunta: ¿Cuál es el proyecto en el que tienes puestos los cinco sentidos? ¿El proyecto que te ilusiona, con el que sueñas, para sacarlo adelante? Y la alcaldesa contestó que le preocupaba visibilizar lo que se hace en Santa Coloma. La comunicación. Falla el circuito de la comunicación. Y la limpieza, pero ojo, rápidamente se tapó el tema diciendo que viene gente de fuera que dice que la ciudad está muy bien.
Acto seguido una serie de preguntas de autopromoción, sobre las gramas, sobre lo bien que se come en Santa Coloma y después el 'quién nos iba a decir que en Santa Coloma íbamos a tener un campus en Torribera', las aguas termales descubiertas y el balneario que se está estudiando... todo es maravilloso.
Una Santa Coloma de ensueño. Y sin emisora local desde hace... pero eso es muy caro y lo queremos todo.
Luego, preguntas sobre el Referendum y el tema Procés donde se apuesta por el silencio y no hacer nada.
Un cuarto de hora de entrevista en el que la alcaldesa nos dice que lo que le preocupa es 'comunicar'. Antes que hacer cualquier cosa. Comunicar, los circuitos de comunicación. Que las redes son muy importantes. Ya en las primarias socialistas en las que cayó derrotada, hacía hincapié en que el PSC vivía un problema de comunicación. No si el PSC había hecho o dejado de hacer o qué propone hacer. Sino contar algo.
Pongamos un ejemplo.
Las últimas semanas, hemos vivido las manifestaciones y concentraciones relativas al tema de la pobreza energética, los cortes de luz que ha vivido la ciudad, las subidas abusivas de las tarifas. La alcaldesa de Santa Coloma al frente de las manifestaciones, pero sin aplicar medidas efectivas. En el Full informatiu, su foto delante. En los diarios locales, la foto delante. Pero hacer, hacer...
Ayer nos encontramos, sin embargo, con una noticia: Barcelona, donde gobierna Barcelona en Comú, va a dejar fuera de los concursos públicos a las grandes empresas como Endesa o Gas Natural por no contemplar medidas contra la pobreza energética. Entre hablar y hacer, hay una diferencia.
Es más importante comunicar, ponernos al frente de manifestaciones o reivindicaciones de otros, decir, que la voluntad política de hacer las cosas.
Un cuarto de hora de entrevista sin hablar de pobreza energética, de hacer cosas. Solo proyectos 'bonitos'. Un cuarto de hora de autocomplacencia y de mensajes de ánimo para... ¿quién? ¿para quién hablaba?
No era el día, podríamos decir. Pues no sería el día. Otro día.

Foto: Jordi Corachán.