domingo, 31 de julio de 2016

Baal

Cuentan que en un lejano lugar, más allá del río, subiendo por unas montañas, allí donde a duras penas llegan los ecos del mundo en el que vivimos, una comunidad se consagraba a celebrar la excelencias de Baal. Eran unos cuantos hombres y mujeres que, dejándolo todo atrás, habían decidido que sus vidas iban a ser única y exclusivamente un tributo a Baal, oh Gran Baal. Al estar tan alejados, las autoridades y la sociedad moderna en su conjunto consideraron que no hacían daño a nadie y que podían vivir tranquilamente sin ser estorbados. En aquel lugar, levantaron los templos de rigor y se dedicaron a crear una sociedad que se guiara por los preceptos y principios que el propio Baal, oh Baal, les había dado. En aquel tiempo, ya eran muchos los que conocían la tendencia de Baal, gran Baal, a no dejar constancia de su ideario, ni a ser especialmente prolijo en impartir doctrina, por lo que nadie se tomó demasiado a pecho que aquellos devotos hicieran de su capa un sayo y levantaran una teocracia sin más argumentos que su propia imaginación.
Por aquel tiempo, Baal, magnífico Baal, estaba confuso consigo mismo. Había atravesado una serie de vicisitudes por las cuales había llegado incluso a plantearse la reencarnación en mujer, vivir la experiencia del dolor del parto, el ya clásico arrebato de destruir el universo y volverlo a crear, eliminar una parte de la creación para escarmentar a los díscolos... todo eso que hemos ido contando en un sinfin de ocasiones. En resumidas cuentas, Baal, tremendo Baal, estaba aburrido. Confundido, por que nunca había sido especialmente vitalista ni entusiasta, pero había llegado a un punto de no retorno.
Así que, cuando aquella comunidad decidió honrar a 'su Baal', Baal, sabio Baal, dejó hacer. Le gustó saber qué podían hacer aquellos humanos con su mito. Así, descubrió que aquellos adeptos de Baal, realmente habían entendido perfectamente su creación, su magisterio si es que lo había dado y su forma de entender la divinidad.
Aquella comunidad, en realidad no hacía nada. O lo hacía. O decían que lo hacían. O se reunían para pensar en hacer algo. Y cuando lo hacían lo criticaban. Y cuando lo criticaban se reían. Y cuando se reían creían que habían hecho algo bueno. Y cuando creían que habían hecho algo bueno, pensaban en hacer algo. Y para hacer algo, se reunían. Y pensaban. Y comentaban qué podían hacer. Y pensaban en hacer algo. Y lo hacían. Y decían que lo iban a hacer. Y lo planeaban. Y se cansaban. Y se dividían. Y una parte de la comunidad se fue. Y volvió. Y se rieron todos. Y planearon hacer algo con todo aquello. Y quisieron dejar constancia de su paso. Y pensaron que era una tontería pensar que allí tan lejos a alguien le iba a importar algo. Y pensaron que Baal no les veía. Y sabían que Baal les estaba viendo. Y Baal, omnipotente Baal, estaba tan entusiasmado con aquella comunidad que, para prevenir posibles ataques de parte de unos seres humanos que son demasiado tendentes a querer anular al prójimo si éste es diferente, tomó una decisión.
Baal, perfecto Baal, destruyó todo lo conocido una vez más, salvando a aquella comunidad.
Qué ocurrió para vernos así, quizás necesitaría de otro relato.
- Oh Baal, Gran Baal, cómo premiaste a los que te adoran, cómo guiaste su camino sin guiar...

Calla mortal. A duras penas recuerdo nada de todo esto que cuentas. ¿De verdad yo hice eso? Voy a repasar de nuevo, todo, desde el principio.

sábado, 30 de julio de 2016

Miscelánea

Y todo gracias al amor. Hoy quiero confesar aquí que estoy enamorado. He conocido a alguien. Ya es hora de que todo el mundo lo sepa, porque muchos habrán notado que no dejo de sonreír todo el rato, de hablar de ella contínuamente, de estar como desnortado, de vivir eso tan ridículo que dicen que tienen los enamorados: las mariposas en el estómago. Ha sido algo repentino. Cuando menos lo esperaba, ha aparecido alguien que me ha hecho ver que la vida puede ser felicidad, compartir, reir, soñar, amar, entendernos sin hablar, hablar para entendernos. Hoy quiero decir que me está pasando, aquí y ahora, que lo he encontrado por fin cuando ya pensaba que mis días habían sido destinados por algo o alguien a ser un continuo pesar y pasar. Pues no, vivo feliz, estoy feliz, estoy enamorado, es una sensación que no he tenido jamás el placer de vivir de esta manera. Otras veces, había sentido atracción por otras personas, pero nunca, nunca insisto, había creído que todos y cada uno de los momentos de mi vida los quiero vivir a su lado. Os habéis dado cuenta muchos y hasta hoy no me he atrevido a confesarlo. Estoy enamorado. Hasta las trancas. Ha sido reciente y quizás estoy en el momento de la efervescencia amorosa. Pero, aunque me engañe un poco, quiero pensar que estoy ahí, que es para siempre, que quiero vivir cada segundo...
https://www.youtube.com/watch?v=-9QYktTrzXk

Lo siento. He venido a decir que ya no te quiero. Que me voy. Lo siento mucho. Han sido muchos meses viviendo en una nube, pero sabíamos que esto tenía que terminar. Me voy. He venido a decírtelo para que no te tengas que enterar por ahí. Otros ya han notado que mi relación contigo ha cambiado, pero tú te empeñas en pensar que todo sigue igual que siempre. Que todo va a seguir igual. Que tú me quieres y por eso yo te tengo que querer. Pues lo siento, pero se ha acabado. Me voy de viaje y no te quiero más. No nos veremos más. No quiero que esto se convierta en una lenta agonía de encuentros y reencuentros. Me voy y se acaba. Es así. Han sido meses, años, días, minutos, muy bonitos, muy dulces, fantásticos. Pero se han acabado. Al menos por mi parte, creo que ha sido suficiente. Que todo ha ido derivando en una ficción que no conduce a nada. Que por mi parte ya nada es real. Que la realidad no está contigo. Que todo será mejor si ya no estoy más contigo. Que ya no te quiero. Que me aburro estando contigo. Que pienso en otras cosas. Que ya lo tengo todo preparado, que me voy. Que es lo que necesito. Que tú también estarás mejor. Yo no te quiero. He venido a decírtelo, que me voy.
https://www.youtube.com/watch?v=--BTGqJmhow

Ayúdame. Ha venido a decirme que ya no me quiere. Yo pensaba que esto iba a ser difícil, que todas las relaciones pasan por altos y bajos, pero no esperaba de ninguna manera que fuera así. Que no me quiere. Ayúdame. Que se ha dado cuenta después de un tiempo que no tiene ganas de volver a verme, que le resulta una puta mierda cada vez que nos tenemos que encontrar, que le da pereza llamarme, ver mis mensajes en el móvil, estar juntos. Yo había notado ya algo. Había notado ya que se iba mucho cuando estábamos juntos, que estaba por otras cosas. Ya no era como antes. No sé qué hacer, no sé qué ha podido pasar. Igual no ha pasado nada, igual es que tiene que ser así, pero joder, qué mierda. Me encuentro fatal. ¿Tienes algo que hacer? Me gustaría quedar para hablar un rato, para desahogarme al menos un poco. Me encuentro bastante mal. Si quieres nos vemos dentro de una hora o así. De verdad, que no me lo esperaba, y me ha dejado bastante tocado. No sé, no sé si lo sabe alguien más. Prefiero no decírselo por ahora a mucha gente por que no quiero que se meta por medio más gente. Por ahora, prefiero quedar contigo y irlo comentando. Quedamos y te lo cuento.
https://www.youtube.com/watch?v=7mZ0ApTA-y4

Ha venido y me lo ha dicho. Me ha dicho que me quiere. Me ha dicho que hace tiempo que nota que le pasa algo conmigo y que no sabe qué es y que dándole muchas vueltas a la cabeza, al final se ha dado cuenta de que me quiere. Debo estar loco. Porque me lo ha dicho y no sé cómo tomármelo. Si me lo hubiera dicho... no sé. Es como raro. Porque yo con ella tengo una relación de hace muchos años, somos amigos desde hace... y me viene ahora con esto. No sé. Estoy bastante abrumado. Me parece que le ha tenido que pasar algo que la ha trastornado o algo, porque yo no le he dado pie a nada. Y lo mejor de todo es que me lo ha dicho riéndose, como muy contenta. Vamos, que no tenía pinta de haberlo pasado mal para venir a decírmelo. Que estaba contenta porque me quiere. Porque se ha dado cuenta de que me quiere. Y me ha dicho que no espera que yo le diga nada. Que le da igual si yo la quiero a ella o no, que al menos tiene claro que lo que le pasa es eso. Que me quiere. Que no sabe todavía si se atreve a querer quedar conmigo o a que nos veamos fuera de aquí o qué, pero que bueno, que ya se verá. Y yo no sé qué decir, la verdad. Debería estar contento.
https://www.youtube.com/watch?v=QoF-7VMMihA

Es todo muy raro, no sé qué es. Nos queremos, yo creo que nos queremos. Yo creo que debe ser amor, que el amor debe ser así. O igual no es amor. Que igual es otra cosa. Que puede que yo crea que estamos enamorados y en realidad no sea eso. Que en realidad sea una botella de leche fresca Rania. Que sea un automóvil estacionado con medio culo dentro del parking. Que todo sea nada menos que una elefantiasis enorme. Que un tren sale de Melilla a las tres de la tarde y tiene que llegar a Rabat a las ocho de la misma tarde y no sabemos qué hacer para que así sea. Que en lugar de amor sea un disco girando más despacio. Que lo que yo me figuro como amor no sea más que una ficción. Que lo que yo pienso que es una relación que tenemos desde hace tantos años no sea más que una película que estoy viendo y que como es sin anuncios me estoy cagando encima y no sé cómo cortar. Que lo que yo me figuro como un amor de película no sea más que la película que estoy viendo en la tele en casa comiéndome un bocadillo de lomo con pimientos. El amor es algo raro. Es amor o es otra cosa. Es amor y puede ser mil cosas. Yo, de verdad, creo que es amor. Pero me da le impresión de que ella no lo ve igual. Igual lo ve diferente. Igual lo ve diferente. Es raro. Es confusión. Me sabe la boca a lomo con pimientos.
https://www.youtube.com/watch?v=yrriKuo_iFY

No sé cuánto tiempo hace de todo aquello. Pero la quiero todo el tiempo. No sé cuántos años hace que no la veo. Bueno, la veo, sé que ella está por la calle, que la sigo, que me la tropiezo, que nos saludamos, que... pero no estoy con ella. De hecho no sé si la he vuelto a ver... yo creo que no. Desde aquello, no la he vuelto a ver más. Nunca más. Pero la quiero todo el tiempo. La quiero igual. No sé qué fue lo que pasó, bueno, sí, sé lo que pasó, pero siempre hago el número de que no entiendo nada, de que todo fue una sorpresa y todo eso. La quiero todo el tiempo. No sé cuántos años hace que no estoy con ella, pero cada día parece que, al despertarme, voy a encontrármela a mi lado. Y llámame tarado o loco o... pero hago vida como si ella estuviera conmigo. No sé cuántos años hace que ella ya no está conmigo. Tampoco sé si ella estuvo alguna vez conmigo. A mí me gusta creer que sí. La quiero todo el tiempo. Me dicen que está... que ahora tiene... de todo lo que me dicen me creo algunas cosas y otras creo que son falsas. Yo sé que la quiero todo el tiempo. Preparo café para dos, platos para dos, pongo dos toallas en el cuarto de baño, pregunto a alguien que no está cómo puedo hacer para que la maceta... ya sé que no está, pero me da igual. La quiero todo el tiempo.
https://www.youtube.com/watch?v=XrZ3opXYpf4

Hace tanto calor que no merece la pena estar enamorado. El amor da mucho calor. Espero que tengan un felicísimo sábado por la tarde y un radiante domingo. El lunes, si eso.

jueves, 28 de julio de 2016

Persiguiendo una ida

Los que me conocen ya saben que no soy de hablar mucho. Según como venga el día, puedo parecer fuera de sitio, absorto, abobado, lelo, atontado perdido. Puedo pasar días sin abrir la boca, estar y no estar al mismo tiempo. No suelo dar mi opinión, aburro si la doy y me mantengo siempre en un discreto segundo plano cuando la charla se anima por que no tengo mucho que aportar. Tampoco soy de los que proponen nada, de los que tienen un plan, de los que se tiran a la piscina. Y quizás por eso, me gusta la gente creadora, excéntrica, con un puntito, difícil de encasillar, de perfil difuso, resbaladiza.  
Así, el otro día, mientras estaba desayunando en un bar de la periferia de mi ciudad, que tiene centro y tiene periferia a la vez, apareció una ida. Yo antes muy raramente desayunaba fuera de casa, me tomaba la leche galopeá y salía a hacer lo que fuere. Podría hacerlo ahora de la misma manera, pero desayunar fuera me parece que refuerza un recuerdo de cuando desayunar fuera de casa era parte de un algo que podríamos calificar como fantástico. En este pensamiento, o quizá en otro, andaba yo, como siempre en la parra, cuando entró aquella ida.
Era una ida preciosa. Una ida genial. Entró por la puerta, no sé qué dijo que todo el mundo se rió y salió de nuevo por donde había entrado sin consumir nada. Qué ida, una de las idas más maravillosas que había visto jamás. Era alta, pero no era alta, era más o menos de mi estatura. Creo que puede que fuera alta para los parámetros de lo que se considera que una puede ser, dicen que según que estaturas, para las mujeres... mejor no sigo. Alta para ser una ida. Una ida que vino y que se fue. Como siempre me ocurre, no me resigné a dejarla pasar. Así que pagué mi consumición y me fui tras de aquella ida. La vi avanzar camino del metro, o al menos por el Paseo Lorenzo Serra, camino del metro, atropellada, poseída, nerviosa, ida. Era una ida magnética, que atrapaba, una de esas idas capaces de reunir a gente de diverso signo en torno a sí, capaz de ilusionar a personas de diverso credo, era una ida màgica, de las que entran en cualquier salón de té y la gente deja de tomar el té, de las que entra en cualquier fotocopistería y la gente deja de hacer fotocopias y estampados para camisetas. No la podía dejar pasar. Me preguntaba si, por el rumbo que estaba tomando aquella ida, cogería el metro. La de idas que he visto en el metro. No fue así.
Siguió por la Rambla Sant Sebastià hacia arriba, caminando por la Rambla estrictamente hablando, no por la acera, y se paró en una de la diversas tiendas de ropa que ocupan esa vía tan emblemàtica de la ciudad. Tal y como entró, salió de todas y cada una de ellas. Entraba, tocaba una prenda, salía. No encontraba acomodo en ningún sitio, pensé. Tengo que ir detrás de ella, pensé. Tengo que saber quién es, qué piensa, por qué está ida, por qué.
La ida siguió subiendo la Rambla y cuando llegó a la altura del Cruce, bajó. Porque la Rambla baja a esa altura. La ida, a la que seguía de cerca, pareció no saber dónde estaba durante un instante pero recuperó el sentido de la orientación. Una ida con sentido. Torció hacia la plaza del Reloj y se quedó delante de una tienda de zapatos mirando los productos del expositor. Estamos en rebajas y había todo un surtido de calzados variados que estaban bastante bien de precio y otros que, pudiendo estar más rebajados, no resultaban tan estimulantes. Pensando todo esto, a punto estuve de perder la ida. La divisé a lo lejos, como una sombra, caminaba deprisa por la calle Jacinto Verdaguer y supe, como si lo hubiera vivido antes, que el recorrido que estaba haciendo lo había hecho ya muchas veces. Era una ida insistente.
Efectivamente, cuando llegó a la calle Irlanda, en lugar de seguir hacia el Pabellón o en su defecto hacia la avinguda Generalitat, subió y en la puerta de la comisaría hizo un gesto obsceno. Era una ida peligrosa. No se dio cuenta ningún número del cuerpo nacional de desto y pudo seguir avanzando. Al llegar a la rotonda, el sol le dio de lleno. Era una ida luminosa.
Qué ida esta. Qué divertida. Qué bien me lo estaba pasando, pero yo quería que esa ida me hiciera caso. Llevaba mucho rato detrás de ella y me preguntaba qué tenía que hacer para abordarla y poder decir, por fín, que volvía a... Aunque fuera una ida lenta, porque me di cuenta de que después de todo, ese recorrido que podía hacerse en poco espacio de tiempo, nos había ocupado no una hora, ni dos... eran las tres de la tarde y yo tenía hambre. Quise hacerme el valiente y por fín me aventuré a preguntarle, por dar conversación, si quería comer algo. Me miró con ojos de ida.
- Estoy volviendo.



Persiguiendo una idea

Los que me conocen ya saben que no soy de hablar mucho. Según el día como venga, puedo parecer en otra parte, pasar días sin abrir la boca, estar y no estar al mismo tiempo. No suelo dar mi opinión y me mantengo siempre en un discreto segundo plano cuando la charla se anima. Tampoco soy de los que proponen nada, de los que tienen un plan, de los que se tiran a la piscina.
Sin embargo, el otro día, mientras estaba desayunando en un bar de la periferia de mi ciudad, que tiene centro y tiene periferia a la vez, se me apareció una idea. Yo antes muy raramente desayunaba fuera de casa, me tomaba la leche galopeá y salía a hacer lo que fuere. Podría hacerlo ahora de la misma manera, pero desayunar fuera me parece que refuerza un recuerdo de cuando desayunar fuera de casa era parte de un algo que podríamos calificar como fantástico. En este pensamiento, o quizá en otro, andaba yo cuando como digo se me apareció una idea.
Era una idea preciosa. Una idea genial. Entró por la puerta, no sé qué dijo y salió de nuevo por donde había entrado sin consumir nada. Era una gran idea, una de las ideas más maravillosas que había visto jamás. Era alta, pero no era alta, era más o menos de mi estatura. Creo que puede que fuera alta para los parámetros... mejor no sigo. Alta para ser una idea. Una idea que vino y que se fue. Pero, por una vez, no me resigné a dejarla pasar. Así que pagué mi consumición y me fui tras de aquella idea. La vi avanzar camino del metro, o al menos por el Paseo Lorenzo Serra, camino del metro. Era una idea estupenda, una de esas ideas capaces de reunir a gente de diverso signo en torno a sí, capaz de ilusionar a personas de diverso credo, era una idea mágica. No la podía dejar pasar. Me preguntaba si, por el rumbo que estaba tomando aquella idea, cogería el metro. No fue así.
Siguió por la Rambla Sant Sebastià hacia arriba, caminando por la Rambla estrictamente hablando, no por la acera, y se paró en una de la diversas tiendas de teléfonos móviles. No entiendo qué tenía que hacer una gran idea en una tienda de ese tipo, pero ahí estaba. Tal y como entró, salió. No encontraba acomodo en ningún sitio, pensé. Esa idea ha de ser mía, pensé. Como digo, no hablo mucho, pero pienso bastante.
La idea siguió subiendo la Rambla y cuando llegó a la altura del Cruce, bajó. Porque la Rambla baja a esa altura. La idea, a la que seguía de cerca, pareció perdida durante un instante pero recuperó el sentido. Una idea con sentido. Torció hacia la plaza del Reloj y se quedó delante de una tienda de zapatos mirando los productos del expositor. Estamos en rebajas y había todo un surtido de calzados variados que estaban bastante bien de precio y otros que, pudiendo estar más rebajados, no resultaban tan estimulantes. Pensando todo esto, a punto estuve de perder la idea. La divisé a lo lejos, como una sombra, caminaba deprisa por la calle Jacinto Verdaguer y supe, como si lo hubiera vivido antes, que el recorrido que estaba haciendo lo había hecho ya muchas veces. Era una idea insistente.
Efectivamente, cuando llegó a la calle Irlanda, en lugar de seguir hacia el Poli Nuevo o en su defecto hacia la Generalitat, subió y en la puerta de la comisaría hizo un gesto obsceno. Era una idea peligrosa. No se dio cuenta prácticamente nadie y pudo seguir avanzando. Al llegar a la rotonda, el sol le dio de lleno. Era una idea luminosa.
Qué gran idea. Qué divertida. Qué bien me lo estaba pasando, pero yo quería que esa idea fuera mía. Llevaba mucho rato detrás de ella y me preguntaba qué tenía que hacer para abordarla y poder decir, por fín, que tenía una idea. Aunque fuera una idea vaga, porque me di cuenta de que después de tanto andar, aquella idea se sentó en un banco y no se levantó ni en una hora, ni en dos... eran las tres de la tarde y yo tenía hambre. Quise hacerme el valiente y por fín me aventuré a preguntarle, por dar conversación, si quería comer algo.
- Ni idea...

miércoles, 27 de julio de 2016

Por la cara



Jan Frank Vanderaerden ha publicado por fin un tercer libro de relatos. Hace tiempo que no compartimos nada con ustedes pero creemos que este es un muy buen momento. El volúmen se titula 'Es así' y este pequeño texto que les ofrecemos es el llamado 'Por la cara'.
'Depuys había llegado tarde a la cita aquel día y ya nunca más la volvió a ver. Con esto podríamos dar por terminada la narración, pero lo importante es el impacto que causó en Depuys aquella pérdida. Esa misma tarde, Depuys volvió a su casa e intentó escribir una carta para su amada que no se atrevió a teminar. Tampoco fue al restaurant de Florian para hacer la llamada de teléfono de rigor, la que siempre hacía cuando concertaban una cita. Depuys se quedó sentado en un sofá y miró hacia la pared. Y vio su cara.
Al día siguiente, era domingo, despertó en el mismo lugar en el que se había sentado al volver aquella tarde. Se aseó, se vistió y bajó a la calle con la intención de desayunar en el restaurante de Florian. Bajó, pero dió una vuelta a la manzana y volvió a subir a su casa. Se volvió a sentar, esta vez en el balcón, miró hacia el cielo. Y vio su cara.
Por la tarde, después de comer, quiso hacer una gestión que tenía pendiente desde hacía muchos días y que había ido posponiendo por motivos diversos. Consiguió bajar, algo le llamó la atención. Quiso saber si fuera de su casa... Se sentó en un banco que se hallaba cerca de su portal. Y vio su cara.
Allí se quedó durante toda la tarde. Cuando las primeras gotas de una fina lluvia empezaban a mojar su cara, volvió a subir a su casa, se preparó la cena. En el plato de sopa, vio su cara.
Depuys no hablaba con nadie sobre lo que le ocurría. Se incorporó a su trabajo como administrador de una empresa de exportación de diversos cachivaches. El primer día después de un intenso fin de semana. Bajó las escaleras de su casa y se quedó sentado en las escaleras antes de salir a la calle. Y vio su cara.
Pasaron quince días antes de que Depuys volviera a salir de casa. Había descubierto que en su cama, encogido y encorvado, mirando hacia la pared, podía hacerlo. Veía su cara.
Una visita a casa de su madre le sacó de ese estado. Un chaval del barrio había sido enviado a su casa para comunicarle que su madre estaba enferma y que necesitaba una medicina que Depuys le compraba regularmente. Depuys se vistió, se aseó (primero se aseó y luego se vistió) y salió a la calle. Dio una vuelta a la manzana y se volvió a encerrar en casa. Antes, pasó por el restaurante de Florian y dejó nota en casa de su madre para que enviasen a aquel muchacho a comprar la medicina a su cuenta. En su casa nuevamente, vio su cara.
Veía su cara todos los días, pero a ella nunca más la volvió a ver. Depuys falleció al cabo de unos pocos meses, víctima de un estado de abandono espantoso. No comía, etc.
Ella, Victoria Packer, que había llegado demasiado temprano a la cita, se cansó y se fue. Esperó durante mucho tiempo una llamada, una carta, algo. Esperaba que Depuys volviera a contactar con ella. No conseguía recordar su cara. La encontraron en su casa...'.

martes, 26 de julio de 2016

Crónica del #plegramenet de Julio. La buena gente de Santa Coloma

Voy a demorarme un poco antes de contar nada con asuntos de mi estricto interés. Por ejemplo, ¿es #plegramenet o es #plesantacoloma? Lo digo por organizarnos y contar las cosas todos en un mismo hilo y no hacerlo por libre. Por que si lo hacemos cada uno a nuestra bola, no nos enteramos de lo que pasa. Si es una cosa, bien, si es la otra, me adapto. Soy una persona de fácil manejo, me llevan por donde quieren y a penas doy un ruido. Nos reunimos, nos ponemos de acuerdo, o si no ya me voy fijando yo por dónde va la tendencia y no pasa nada. Pero que hagamos las cosas avisando, que no pasa nada.
Otro asunto es el de la salsa de las bravas. Hay diferentes tipos de salsa para las bravas. Todas basadas en lo que en principio sería el Allioli típico, pero que en cada casa se hace de una manera y no podemos hablar de un standard de salsa. O quizás sí. De un tiempo a esta parte, quizás se me ha estropeado el morro o algo, noto que todas las salsas de las bravas saben iguales. Hay pocas diferencias. En otros tiempos, aún te encontrabas con el chimichurri, la salsa brava picante, incluso algún aventurero que se aventuraba con la salsa rosa. Hoy en día, la salsa rosa está muy estigmatizada, porque nos va lo natural y lo ecológico y sabemos que la salsa rosa es más falsa que un voto a favor en una moción que... perdón, que me voy. En gastronomía estoy bastante cojo, pero por un mero espíritu de constancia, he visto que las salsas de las bravas se parecen. Puede que vengan hechas. Que haya una 'casa de las salsas', que provea de material a los establecimientos locales. No lo sé. Ni siquiera me atrevo a insinuarlo. He dicho puede que. No lo he aseverado.
¿Les ha parecido quizás que este tema es poco interesante? ¿Una cháchara sin sentido? Pues esa misma cara que tienen ustedes, la misma, es la que ponen algunos miembros del equipo de Gobierno local mientras habla la oposición. Esa misma cara. Quizás peor. Ese mismo interés que ustedes han puesto al leer la mierda esta de las bravas, ese mismo interés es el de los medios locales que ni siquiera van al pleno a cubrirlo. Sólo el Xavi Chica y los demás... supongo que ya nos enteraremos por la crónica del Ajuntament o alguna nota de prensa. Queremos medios locales, radios municipales, televisiones... más allá de cubrir actos benéficos, eventos comerciales, la propaganda institucional o la omnipotencia de la alcaldesa... ¿qué contamos los medios locales? Esa misma sensación de... ¿por qué tengo que estar aguantando todo esto? ¿a qué viene tanto entusiasmo si esto no sale de aquí?
Teoría de los dos bloques. La oposición encuentra en los plenos municipales la ocasión de decir lo que piensa sobre esto y aquello. Sobre esa calle que se levanta, sobre esa plaza que no se cubre, sobre esa ordenanza que hay que modificar, sobre esa moción que se presenta y se trabaja y se documenta y se discute... Sobre cualquier cosa. Es esa ventana hacia el mundo, hacia la política, caramba. Fíjense que, hasta el PP, de vez en cuando, parece ponerle interés al tema. No siempre. Pero se lo ponen. Ya saben, temas económicos para el lucimiento del dandy Zambrana, aunque luego se diluya como un azucarillo a medida que el pleno pasa, eso sí, conservando la clase. La clase no se pierde. Como digo, todos los grupos hablan, exponen, con ilusión, con pasión (ejem, siempre hay un manchurrón, pero, la tónica general es esa). Y vean sin embargo esas caras. Ese mirar el movil. Esas caras en la presidencia. Esas caras de agobiazo. Es una sensación la que se transmite tan poco amable, tan poco... sobra. Los plenos sobran, tanto hablar sobra. Sólo el teniente de alcalde Esteve Serrano parece implicarse sin parecer airado (aunque a veces fuerce el papel para que no se diga) y alguna intevención de Mireia. Lo demás, plomizo. Malcarado. O con sonrisilla cínica de ya sé que te duele, pero te tiene que doler más.
En fin. ¿Quieren saber más o menos de qué iba el pleno de ayer? Vamos a ver. Pleno de julio. Si el pleno de junio resultó como un fin de fiesta, una liberación tras unos meses de tensión, campaña electoral, etc., el de ayer fue como... 'nos sobra pleno'.
Durante todo el pleno, durante todo el día de ayer, flota en el ambiente la tensión por la moción que presenta Som Gramenet, al hilo de la petición por parte de la Fiscalía de penas de 11 a 14 años para los llamados 27 i més. Estudiantes, profes y personal administrativo que hace tres años protagonizó un encierro en la UAB. Incidentes, etc. Una moción con complicada digestión por parte de grupos como... y... que... no es fácil. Pero se negocia, se habla, se acuerda y al final se llega a un punto de encuentro. Oriol Corral, regidor de Som, es uno de los afectados. No es fácil. Nada fácil.
Los primeros puntos le pillan a uno descolocado y un tanto frío. Son temas relativos a cambios en la plantilla, al cese de Isabel García como directora Adjunta de Urbanismo... bueno, opiniones diversas, poca polémica, renovación de un convenio con el Incasol, unos a favor, otros en contra. En fin.
Punto tres, este punto era interesante. Propuesta para la aprobación de la carta de compromiso para la participación en el PECT Besós-Marina-Litoral. ¿Cómo se han quedado? ¿Bien, no? Pues eso. Un plan para dinamizar este espacio junto con otros municipios y... tal. Parece haber suscitado poco entusiasmo. Otra vez sale a colación el hilo de la gastronomía, la facultad de Torribera, etc. Potenciar, una inversión, patatín patatán. Los nuestros (ya saben), con Alexandra Sevilla a la portavocía, aducen que bueno, que falta transparencia, y que todo se hace como siempre, en plan bandolero, tirando para delante y sin contar con nadie. Casi todos los grupos se abstienen. Un tema que podría haber suscitado entusiasmo colectivo... perdido. Y empiezan esas caras de... pfff. Si lo váis a votar todo en contra o absteneros, si no hacemos nada bien, no queremos escuchar. Móvil, la hora, árbitro.
Como el día de la Mercé cae en domingo el año que viene, el lunes de Festa major será fiesta en Santaco. Guay o no. Una vieja reivindicación nuestra, de los nuestros, que se vuelve a cumplir, pero por pura casualidad. Veremos cuando la Mercé caiga en martes qué pasa con nuestro lunes de fiesta. Nanay. Ah. Y el 5 de junio, también será fiesta. Toma ahí.
Modificaciones de crédito que se presentan de manera conjunta, explicaciones confusas y oscuras, pero es que... ya digo ahora. Cinco días, Expansión, Gaceta de los Negocios, no se me ocurrirá echar un curriculum nunca. Nada. Ni verlas. Entorno los ojillos, dejo el móvil en la silla, nada. Ni enterarme. Y si además, tengo detrás a las responsables de las redes sociales de Som Gramenet todo el rato chucuchún chucuchún y dale y venga y ahora y ha dicho y no lo ha dico y molt bé y chucuchún... y si encima otro asistente decide que es party time y tiene el móvil encendido y parece que estemos esperando a que entren los bombos y los graves para... festival, pues no me concentro. Sé que hablan de cosas y que las aprueban todas porque esto es asín, pero ya está.
¿Querían saber qué pasó ayer así en plan...? Tendrán que esperar a ver qué dice la tele. O El Periódico. O el Full Informatiu. ¿Han visto que hay páginas en nuestros diarios, incluso en el Full Informatiu en los que no sale la alcaldesa? ¿Le tendrán manía o algo?
Se regula en ordenanza de una forma clara y concreta eso de poner cosas de tu negocio en la calle. Si pones una alfombra (sic) mientras inauguras algo, o ocupas la calle, o sacrificas gallinas a Baal, tendrás ahora una ordenanza adhoc mucho más así.
Ojo, sindicatos. ¿Se acuerdan de los sindicatos? Es un poco como el Heavy. Sigue habiendo gente afiliada y eso, pero son menos de lo que quisieran. Un poco como el rockfest, que de 40.000 al día han pasado a 20.000 al día. Que está muy bien, pero que eso. Los sindicatos, digo. CCOO y UGT toman la palabra para hablar del acuerdo al que se ha llegado con el Ajuntament. Ah, son los trabajadores del Ajuntament. Siendo el Ajuntament y derivados la principal empresa del municipio (dato que me saco de la manga) reviste su importancia. Decimos que bien por el acuerdo, pero que se podría haber extendido a todas las fuerzas sindicales. Los sindicatos hablan y hablan bien. ¿Cómo van a hablar mal? Pero... ¿Se acuerdan ahí fuera de los sindicatos?
Una modificación del PGM. Jordi Mas, el hombre que dijo que la moqueta verde de Can Zam podría converirse en frondosa mañana, presenta una nueva modificación. Él la presenta y cuando los demás le dicen que... él mira y se sonríe. Un trámite. Yo presento esto, vosotros me decís que... y a mí me da un poco igual. Se va a hacer igual. La oposición, bueno, nosotros y Som, hablamos de poca transparencia, de incoherencia entre lo proyectado y la necesidad, de poco respeto por  el patrimonio... bah. Res. Tontería que briegues.
Obras de interés especial. Desde un restaurante, la concesionaria del gimnasio de Can Zam a la Universidad de Barcelona, todo el mundo tiene derecho a que su obra sea considerada de interés especial. Especial interés tiene el especial énfasis que pone el regidor de Ciudadanos, Dimas Gragera, cuando dice que... 'una ampliación son más puestos de trabajo'. Visto así... Es todo tan sencillo. Puestos de trabajo. La trascendencia de los puestos de trabajo, que se creen puestos de trabajo. Para la buena gente de Santa Coloma. La universidad, en Santa Coloma. Soy un pejigueras y un tonto a las tres, pero cada vez que se insiste y se recalca lo de la universidad en Santa Coloma es como... Paco Martínez Soria. 'Quién nos iba a decir que aquí en Santa Coloma íbamos a tener una universidad...'. Uy por favor, lo que haga falta. Rockfest, Universidad, un planeta de sensaciones. Bussiness Friendly.
Pero es que ya les he dicho que yo soy un sectario de mierda. Lo sabe casi todo el mundo, pero si no lo saben se lo digo ahora. Yo, lo que se dice yo, soy muy burro. Yo no tengo tanta cintura, ni tanta ductilidad, ni capacidad para adaptar... yo soy muy de... pero mucho.
Bueno. Que nos vamos acercando al final. Se está haciendo ameno esto, verdad. Dan ganas de que, si se tira el poli viejo y se hace algo, que se haga un Audiorio pero a lo bestia, para 2.000 personas y hacer los plenos ahí. Y con música, con humoristas locales, con un grupo de gente haciendo tapas, algo así, castellers, zumba, peña hablando de James Joyce... Show. Sentido del espectáculo. A lo mejor así...
Hace un mes, Gent d'Esquerres Icv-Euia y Som presentamos (no se sorprendan, es que yo soy de Gent d'esquerres, no se asusten, ya casi acabamos) una moción al hilo de la campaña No es No, para prevenir agresiones y violencias machistas en las fiestas mayores y eventos multitudinarios. El Psc pidió retrasarla. Ayer se presentó una propuesta de resolución para iniciar una campaña piloto de sensibilización para las próximas fiestas. Bien. La intervención de la regidora Petry Jiménez, me hizo revolverme del asiento. No sé realmente el porqué, pero me sentí incómodo. Era como ir difuminando el tema. Pidiendo perdón a la población, a la buena gente de Santa Coloma, que es maravillosa y bla bla bla, pero que bueno, que en estos eventos multitudinarios, ya se sabe. No sabía ya donde mirar. Y que bueno, en Santa Coloma lo que se va a hacer en realidad ya se está haciendo. Sonaba a... 'no vamos a dar una mala imagen de la ciudad así nos vaya...'. Lo que sea antes de parecer que aquí... lo que hacemos es algo que ya se hace, porque Santa Coloma es el lugar de la buena gente. Yo que sé. Me sulfuré. Nosotros nos sumamos y Alba, de Som, hace una intervención dándole vueltas al tema, porque lo tiene que votar a favor y al mismo tiempo... y se va poniendo roja y habla de un intento de agresión y de una conducta poco empática por parte de la policía local y se arma. Esto es muy grave. Esto no pasó. Esto pasó. ¿Lo denunció? Pues entonces nada. Ojo. ¿Lo denunció? Pues entonces... Y así nos quedamos. Con esa misma cara. Ostia, qué difícil es.
Declaración institucional para manifestar el rechazo al cierre de grupos de educación secundaria y en defensa de la educación pública en la ciudad. Salen a hablar, toman la palabra como se dice de manera formal, miembros del Consell Escolar. Miguel Ángel Para, profesor, hace una intervención magistral. Sale y dice que ellos quieren apoyar al Ajuntament. Es decir, que no sea la alcaldesa, el regidor o la regidora, la que por su cuenta haga las cosas, sino que quiere, el consell Escolar, ir también, ser parte, acompañar, todos juntos. Pero no es ese el espíritu. Todo se basa en 'fue la alcaldesa, y entonces ella habló por teléfono... y...', tal y como apunta la regidora Mireia. Pues nada. ¿Las elecciones que son, dentro de tres años? Ya me acordaré para dar las gracias. Por todo.
Que por si no lo saben, que nos hemos quedado sin Oficina de la Seguridad Social en Santa Coloma. Pero que ya está. Estamos en contra todos, hasta los del PP. Han escuchado el clamor de la ciudadanía, supongo...
Mociones. Vamos que nos vamos. Moción para garantizar el acceso universal a los libros de texto en Catalunya. A favor. Los libros, la educación, la presenta Ciudadanos. Si hubiera tenido un piano a mano, lo dicho, al Auditori. Momento Joan Pastor, inolvidable, apoya la moción diciendo lo siguiente: 'Nosaltres hem vist que la moció está ben plantejada i tal... i li donem suport'. Bravo. Cortita y al pie. Tan cortita que... Nuestro Jonatán Fornés también hace las intervenciones hoy breves. Dimas las hace también extrañas, comienza con mucho brío pero luego... Pero oye, es la gente, y la gente es así.
Hey, no vayas presumiendo por ahí, laralaralaralaralala... hey... Julio Iglesias. Qué tío. Tiene dos, tres canciones quizás, que... oye. La de Me olvidé de vivir... así con los ojillos entornados. Pero esta, hey, no vayas presumiendo por ahí... y le preguntarían... oye, julio, julio, cómo llamamos al disco... pues hey mismo. Qué grande. Moción para pedir el cierre definitivo del CIE de Barcelona. Ojo ahora. Punto y aparte.
Se redacta una moción. Se incluye, junto a lo de pedir el cierre del CIE, que se adopten una serie de medidas a nivel local, para complementar.... como por ejemplo el empadronamento de todas las personas que vivan en Santa Coloma y que en nuestra ciudad no haya acciones policiales guiadas por el perfil racial, no estigmatizar a la población extranjera y convertirla en sospechosa, no hacer de la inmigración un problema. Pues el PSC dice que esa moción no es. Que la buena era otra. Que la buena era la que se presentó en la Diputación y que esta no es. Que quitan eso y la dejan solo con... Y se arma. Bienvenidos a un nuevo episodio de 'Alexandra Sevilla meets Nuria Parlon'. O al revés. El caso es que se arma el típico lío de si se vota primero la enmienda, o no, o se está a favor o no. Y al final, menos el PSC, todos los demás votamos en contra. Ciudadanos se abstiene. El tema es, yo hago una moción, si no estás de acuerdo, la votas en contra. Si quieres hablamos de qué se puede poner o no. ¿Saben lo que es el CIE? Es el lugar al que llevan a los inmgrantes, un centro de internamiento, en plan, te dejo aquí hasta que sepamos qué hacer contigo. Suena bien. Digo. Si no estás de acuerdo, votas en contra. Y ya está. O negociamos. Pero eso de cambiarla y dejarla a tu gusto... preséntala tú. El PSC se enfada. Núria Parlon se enfada tanto, que Esteve Serrano tiene que pedir la palabra y decir 'cálmate, déjame a mí'. Trifulca tras trifulca... Qué necesidad hay de agarrarse esos rebotes. Ya, que vamos a degüello, que todo lo vemos mal. 14 regidores, más que suficiente para pasar de todo. Pero no. Efecto contagio, la Sevilla se convierte en la portavoz de los descontentos. 'Muy bien, claro que sí'. Nada. Que votamos en contra de nuestra propia moción. Som también. El mal rollo sempiterno.
Hay una campaña en twitter que habla de #parlonempadronaja. A nadie le gusta que le metan el dedo en el ojo.
Llega la moción de apoyo a Som 27 i més, como he dicho al principio... ¿se acuerdan del principio? Todos votan a favor. El PSC a favor, nosotros a favor. Ha sido un día duro. No ha sido fácil llegar hasta aquí. Negociar, hablar. Cuando se quiere, se puede. Hablar, negociar. Sentarse, reírse, llorar, volver a hablar, discutir, cambiar. Yo no valgo para casi nada de todo eso, y quien vale, vale. La moción sale adelante.
Yo espero que al Corral no le caiga nada. Era una historia difícil y que con voluntad, personal y política se saca adelante. Y así tendrían que ser más cosas. Muchas más cosas. Quizás aquí se demuestra que en Santa Coloma somos algo diferentes. No sé si somos buena gente, si somos más tontos que un zapato o si todo el mundo va por la misma senda cuando dice una cosa, pero... lo de ayer fue un ejemplo. Para lo bueno aquí, para lo malo unos minutos antes.
Nos despedimos con una intervención de María de Ciudananos, buscándole las vueltas al PSC por el Pretoria one more time y deseándonos acto seguido unas buenas vacaciones. A Mireia se le escapó una risa.
A todos se nos escapa la vida por entre los dedos.
En aquest país quan és festa... Delapierre.

lunes, 25 de julio de 2016

Música Acuática - T.C. Boyle

Hay libros que te gustan más que otros. No esperen hoy, no esperan nunca aquí, una crítica especializada. Esperen más bien que les transmita una emoción. Can i borrow a feeling. Hay libros que empiezas a leer sin conocimiento. Sin saber qué te vas a encontrar, sin saber del autor, de su carrera, de su estilo, nada, y sin embargo, a las pocas páginas sabes que estás leyendo algo que te atrapa. Nada tiene que ver el hecho de haber tardado casi tres meses en leer el libro con que me haya gustado el libro o no. De hecho, y ya repito mucho 'hecho', a cualquiera que me haya preguntado y a veces sin preguntar le he contado lo siguiente (y creo que a partir de esta serie de explicaciones a bocajarro puedo elaborar ya una pequeña crítica, si no les importa):
Me estoy leyendo (contaba entonces)un libro que me está gustando muchísimo y me da coraje no leer más. Entre pitos y flautas, no leo apenas, pero sé que me estoy leyendo un libro que me entusiasma, con cada página que leo me divierto, me inspira, me dan ganas de leer más. Es de esos libros que cuentan una historia que me gustaría contar a mí. Y que me gustaría contar justo de la manera en que está escrita.
Se trata de dos historias que acaban convergiendo. La historia de Mungo Park, un joven explorador escocés que, cuando comienza el libro, está buscando a finales del siglo XVIII el río Níger enviado por una de esas sociedades británicas que 'abrieron el mundo' primero con fines científicos y hasta humanístas pero que escondían básicamente intereses comerciales. Mungo Park está acompañado por un guía mandinga, Johnson. Todo el mundo tiene su historia. Al mismo tiempo, en Londres, un rufián llamado Ned Rise lucha todos los santos días de su vida por no caer más abajo. Una vida de desgracias infinitas, de mala suerte, de mala pata, de mala fé. El libro alterna también la historia, no menos importante, de Aylin Anderson, prometida de Park, que le espera en Escocia. Kipling y Dickens sin filtro. Verne con diarreas.
Basada en la historia real de Mungo Park, el libro es fascinante. Cada personaje, como digo, tiene una historia. Una historia cruel, divertida, brutal, tremenda, llena de altos y bajos, con momentos de euforia, de pensar que todo puede ir bien, pero no es posible.
Música acuática está lleno de diarreas, cagaleras, vomitonas, supuraciones, pústulas, enfermedades, dolores indecibles, sufrimientos bárbaros, hambre, sed, frío, adicciones, monos, sexo enfermizo, depravación, maldad, infecciones, epidemias, llantos, pena, desesperación, injusticia, robos, alcoholismo, explotación, avaricia... y aventura. La aventura de vivir, diríamos si nos pusiéramos algo ñoños. Es la peripecia de una serie de gente que vive sin poder saber (a veces casi es mejor no querer saber qué nos va a deparar el día de mañana y esperar, como si nos tomase por sorpresa, a que nos coja la desgracia que lleva acechándonos desde que nacimos) qué va a poder hacer mañana. Es vivir y luchar desesperadamente por no morir. O por morir pronto. O por conformarse por vivir aunque sea así, de esa manera, borracho, adicto al láudano, muerto de hambre, comiendo cabezas de pescado podrido recogidas en un basurero de Londres. O no saber vivir ya sin la excitación del sufrimiento, de las penalidades sufridas, de estar siempre al borde de la muerte, de sentirte perseguido, en peligro constante, acechado por Dassaud que viene detrás de ti, pasando un calor infernal, sin beber, jodido hasta el límite... y sin poder pasar sin vivir así.
Mungo Park corona su primer viaje. se casa, tiene hijos... pero quiere volver. En una carta le escribe a su esposa que 'sigue oyendo la música del río'. La música acuática.
Mungo vuelve a África. Un segundo viaje. Más organizado, demasiado organizado. El retrato que hace T.C. Boyle de Gorée, la fortaleza africana desde la que comienza este viaje, es tan terrorífico... y siguen adelante. Los mandinga, los fulah, los terroríficos manianas, los moros, los ingleses, los escoceses... y la muerte. O la resurrección.
Son muchas historias, todas pueden valer un libro. La de Johnson, la de Fanny Brunch (qué historia tan triste, joder), la de Fátima, la de Dassaud, la de Glegg, la de Sidi, la de Boyles, la de Banks, la de los profanadores de tumbas, la de los militares enloquecidos, la de Ned Rise, la de Aylin, la de Mungo.
Unos días antes de acabar el libro, me encontré con una gente y hablamos de él. Había quien hablaba mal de Música Acuática, decía que no llevaba a ninguna parte.
Yo creo que es un libro que lleva a un lugar muy difícil. Que fascina y que da miedo.
Me lo volvería a leer.

domingo, 24 de julio de 2016

Això no és televisió. Cocoteva se asoma al Grec

Un anuncio del Atlético de Madrid podría expresar de alguna manera lo que significa la aparición en la muy prestigiosa y exigente cartelera del GREC barcelonés de la Compañía Cocoteva. Apoya a nuestras tropas. El anuncio es aquel en el que el portero 'Mono' Burgos, asomaba la cabeza desde el subsuelo y advertía 'ya estamos aquí'. O 'hemos vuelto', no recuerdo.
Durante tres días, la Cocoteva, junto con los actores David Cano y Víctor Guerrero y la presencia de la súper vedette Gilda Love ha representado una obra titulada 'Aixó no és televisió', que presenta todos los giros característicos de la Compañía puestos al servicio de dos estrellas. La obsesión por romper la barrera con el espectador, de interactuar con él desde la misma cola de la taquilla, pasando por el reparto de comida, bebida y un sentido del espectáculo que tiene más que ver con el cabaret y el music hall con lo que entendemos por teatro. Planteamiento, nudo y desenlace. Olvídense. Se trata de otra cosa. Se trata de provocar. Nada más.
Provocar, haciendo que el público esté siempre alerta. No me gusta que me saquen al escenario. Cuando piden a alguien del público para que ayude a... para que baile, para que... yo me escaqueo. Pero ojo, en mi fuero interno, quiero que me saquen. Y cuando no lo hacen... me da rabia. Y creo que en eso consiste la gracia de todo esto. Que te provoquen, que te incomoden y que te quede luego la sensación de que, ay, se me ha pasado la oportunidad, yo lo quiero probar.
También está el histrionismo, el caos controlado, la sensación de que todo puede irse al garete en cualquier momento. Pero no. Las cosas parecen una cosa, pero no son lo que parecen.
¿Les interesa saber de qué va la obra? Ya estamos en una Catalunya independiente y somos parte de la claca de un programa de televisión. La gran Bichita, perdón, Brigitta Lamoure, nos prepara para lo que va a venir. Antes, la Compañía Cocoteva ha calentado el ambiente, desde la cola, interpelando, bailando, cantando, gritando, armando follón. Un follón que parece espontáneo, pero ojo, son actores. Ellos hacen el papel de trabajadores, antes charnegos y ahora emigrantes, que hacen de regidores, limpiadores, maquilladores, en un canal de televisión pública catalana. La división de los presentadores catalanoparlantes y los trabajadores españoles. Con todos los tópicos posibles. La bandera con el toro, la pantoja, el aflamencamiento al hablar... bien. Y los presentadores que se meten con el público, que lo provocan, lo tratan con menosprecio, lo... pues yo me río.
Me he reído bastante con las provocaciones de Brigitta, un personaje que me encanta. Y con la finura gorda y chusca de Víctor Guerrero, maestro a la hora de bufarse de ti y de mí, de aquella señora y de esa chica que no puede cerrar las piernas. Pero hemos venido a eso, a reírnos.
De nosotros, de los actores, de todo. Y sale Gilda Love y nos cuenta su mili, literalmente. Y ella va hablando y hablando y da igual lo que cuente. Lo importante es el detalle. Es el morro de salir ahí y contar la mili. Hola. Hice la mili en el Sáhara. Y es eso. Y no de otra cosa.
Los protagonistas de la obra son los presentadores, como digo, y la Cocoteva funciona un poco de argamasa para el lucimiento de los dos fenómenos. Y acaba la obra y cuando parece que ya está, suena el teléfono y llega el mejor momento de toda la función. Gilda Love sale de nuevo a escena y entabla un diálogo tremendo con el señor Puigdejambón, y va a ir a Llenalidad, a comer fuet, un fuet que él tiene bien y el Puigdejambón lo debe de tener también... de maravilla. Bravo.
Cocoteva ha asomado la cabeza en el GREC. El toque está ahí. Ahora toca seguir creando. Desde Santa Coloma hacia donde nos dejen. Aunque sea a Mataró.

sábado, 23 de julio de 2016

Mi PSUC. Vuestro PSUC


La foto que ven es mero postureo. Jamás he militado en el PSUC, ni en ninguna organización... espera. Espera un momeno. ¿Es necesario haber militado en algo para sentirse PSUC?
Hoy, 23 de julio, se celebran los 80 años de la fundación del PSUC en el Bar del Pi. Eran momentos chungos, días antes Barcelona se había escapado de un pelo, a tiros, de que el Alzamiento triunfara gracias a que la gente, gente de todo tipo y condición, se echara a la calle para parar el golpe. De esa necesidad de unión, dicen, nació el PSUC.
Leerán hoy y estos días artículos en los que se analiza y se ensalzan las glorias y las miserias del partido. El partido. No hubo otro durante muchos, muchos años. Luego hubo otros que gobernaron, gestionaron, olvidaron, Los nuestros no. Yo soy del PSUC. No significa que no pueda ser de otros, pero si tengo que elegir, soy del PSUC. Así a nivel general. Puedo militar ahora en un movimiento político y social que represente, en parte, una parte, la parte contratante de una manera de sentir el PSUC, que quizás, leyendo lo que se dice ahora, no tenga que ver con lo que realmente el PSUC quiso ser, pero que, llegados a este punto, podemos decir que no fue. O fue.
Sólo sé, que ayer la parte mayoritaria de lo que fue el PSUC celebró los 80 años en una cena. Que otra parte celebró el aniversario el mismo día y por separado en dos fiestas diferentes. Que me hubiera gustado estar en las tres fiestas. En la del PCC. En la del PSUCviu. En la de ICV. En todas.
Leo entrevistas en las que la gente habla y cuenta su experiencia. He estado con gente que era del PTE, por ejemplo, y cuentan su historia de lucha, de precariedad, de... y ahí estaban. Y no eran el PSUC. Pero fueron, y unos volvieron y otros nunca estuvieron y da igual.
El PSUC. Mi padres y mis titos de Ciudad Badia nos llevaron a un mitin de Santiago Carrillo en el Parque de la Ciudadela. Y mi padre y mi tito Basilio nos llevaban a mi primo Edu y a mí en coscoletas y los dos gritábamos 'psuc, psuc'. Así que eso es lo que hay.
Ojo. Como todo el mundo, nadie puede ser fiel a una misma cosa durante todo el tiempo, a nadie se le puede pedir monacato. Pero todos éramos del PSUC y si tengo que elegir, yo soy PSUC.
No PSUCviu, no PCC, no ICV. Ni EUiA. Y aunque me parezca, hoy por yo, mucho más entendible y más pasable y más vendible y qué coño, más útil, la idea de un proyecto como En Comú Podem, yo creo que soy PSUC. Y por eso estoy donde estoy.
Yo me creo lo que era el PSUC. Me creo lo que me cuentan los que decidieron que ya estaba bien de PSUC y que el momento para hacer otra cosa había llegado. Me lo creo. Me creo también a los que en el 81 decidieron que el PSUC se había dejado atrás cierta firmeza leninista y que... me los creo también. Me creo a los que creen que nunca debería haberse dejado pulir al PSUC para dar paso a una ICV verde y forman el PSUCviu. La verdad, es que me los creo a todos.
Leo el artículo de Jordi Guillot en el que dice que el error es haberte quedado como oferta comunista y me lo creo. Leo los tweets de mi joven compañero Carlos, inflamados de fervor y me los creo también. Y por eso soy PSUC.
Porque el PSUC es, y aquí creo que hay un acierto tremendo por parte de quien haya tenido la idea, es el mejor partido de la historia de Catalunya. Porque estábamos todos y todo teníamos claro qué era lo que hacía falta. Y hay mucha gente que creció contra el PSUC y que hoy son compañeros y ahí están. O no. Que nunca se sabe. Que siempre hemos sido hermanos, pero no primos. Y otros que dan muestras de fervor revolucionario sin medida, y otros que descubren que sin tocar poder no se puede estar y se cansan y se pasan al PSOE, al PSC y tocan poder y te pasan la mano por la cara. Y ahí estás, muy digno, pero yo dirijo y digo lo que se hace y lo que no y la gente pasa de vosotros, compañero.
Me consuela una cosa. Nosotros somos el futuro.
El PSUC es un partido fundado hace 80 años y dado por finiquitado en los años ochenta, a finales. Yo podría haber militado en las juventudes, pero venía de mi propia pelea. Y que uno es vago. Y hubo quien quiso mantener viva la llama, quizás convirtiendo su idea en una idea alejada de la realidad. Quizás. El PSUC es un partido que se fundó como confluencia y que ha de pervivir como confluencia. Cuando yo milito en EUiA, creo que milito en el PSUC. Si no milito en ICV es porque creo que si es que no, es que no, aunque muy dignamente ahora recuperen memoria y demás. Pero una cosa es una cosa y otra es otra.
Mi PSUC es algo difuso, pero es lo que es. Yo lo sé. Vuestro PSUC puede ser el enemigo. El partido que no quiso la revolución, el partido al que había que pulirle (hasta hoy) cuadros y bagajes, el partido amenaza, el partido del que aprender. El partido de la gente.
Quería escribir algo sobre el PSUC, joder, es el 80 aniversario. Si tenemos algo de sangre en las venas, si nos corre algo, si nos acordamos de la gente que estuvo, que sin estar hizo, que lo votó, que levantaba el puño en,... joder. Hay que decir algo.
Visca el Partit Socialista Unificat de Catalunya. Que vivan los escindidos, los disidentes, los que se aburrieron, los que se pelearon, los que aguantaron, los que peleron, los que organizaron, los que teorizaron, los que ponían las mesas, los del PSUC, los del PCC, los del PSUCviu, los de ICV, los de EUiA (con perdón de los troskos), los de Podemos que no lo saben pero están ahí, los de En Comú. Porque todos somos lo mismo y todos somos PSUC. Los que estamos en lo cierto y los que estamos equivocados.
Los que levantamos el puño y los que no. Los reformistas y los ortodoxos.
Al final, hemos sido, libra por libra, los que más hemos (han) hecho por que esto sea siempre diferente. Por estar en la vanguardia y en el tajo. Por saber verlo venir y por aferrarse a lo que era ya un caso perdido.
Hoy el PSUC no existe. Pero está más vivo que nunca.
Miremos las caras de los de siempre. Ese miedo. Ese saber que nosotros vamos de verdad.
Es ese miedo.
Es el PSUC.

viernes, 22 de julio de 2016

Miscelánea

La música. La música es muy importante para ir tirando. La música nos hace creer que hay algo superior a nosotros que, en realidad somos nosotros mismos. Es decir. todo parece irreal, sobrenatural, fuera de la realidad y es mentira. Somos nosotros los que hacemos la música. Nosotros, incluso cuando no la hacemos, cuando la imaginamos, estamos haciendo música. Visto el interés que suscita el tema, voy a cambiar de asunto. Podría hablar del calor que está haciendo, de la situación de la política a nivel nacional, internacional e incluso local, pero paso. Hoy no tengo ganas de nada de eso. Hoy, por ejemplo, quisiera estar en un sitio en el que no puedo estar. ¿No tienen la sensación a veces de que les gustaría estar en otro sitio? La música, y al final vuelvo al mismo tema, la música nos puede ayudar a pensar que estamos en ese sitio. O a recordarnos sangrantemente que no lo estamos. La música nos ayuda a estar mejor, pero también puede ser un acicate para seguir sufriendo, para seguir recordando que tú no estás allí. La música es importante para ir tirando, para olvidar, para estar en el Fórum bailando como un loco pensando que estás en el mejor de los mundos posibles, para estar en tu casa deseando ser una persona a la que no le guste especialmente la música. Pero estar. Todo es más o menos así. La música va a venir por ese lado.
https://www.youtube.com/watch?v=cf1x3cIomzY

Los músicos cantan, las nubes se levantan. Tengo ganas, cada vez más, de haber sido otra persona. De haber pensado antes... mejor dicho, de no haberlo pensado. Eres una persona que pareces muy seria y luego no lo eres tanto. En realidad no soy nada serio. En ningún orden. La gente, me dicen, no quiere a alguien con dudas, quiere a héroes. Ese es un grave problema, destapo las cartas demasiado pronto. En fin, es la gracia de mi gracia o el motivo de mi... la música. Este sábado tocamos en la Rambla Sant Sebastià, a eso de las ocho. Haremos ruido, esperemos que nos salga todo bien. Ayer estaba algo nervioso, hoy ya no tanto. Vamos bien. Un follón de mil demonios en mitad de la calle. Ellos se lo han buscado. Las nubes se levantan. El otro día amenazaba lluvia y al final no llovió. Lleva sin llover unos cuantos días. Amenaza pero no acaba de dar. Yo no digo nada, pero como se le ocurra llover mañana después de todo el pollo... no lloverá. No llueve nunca. La música la hacemos los seres humanos con la intención de expresar algo, de hacer sentir a los demás algo, de llevarles a otro sitio. También, en algunos casos, podemos hacer música solo para demostrarnos que no somos tan serios. Que somos una risa. Para que lo vea la gente.
https://www.youtube.com/watch?v=CbVSFVOJnLU

Si me dieran una peseta, no digo ya un céntimo, una peseta, por cada vez que estoy convencido de que la risa, su risa, es capaz de hacer de un día pésimo un día magnífico, sería millonario. Este pensamiento, llevado a sus últimas consecuencias, puede resultar fatal. Pero aunque suene tópico, aunque suene manido, aunque parezca que lo has escuchado mil veces, es real. Si me dieran una peseta por cada vez que tengo un pensamiento tópico, ñoño, cursi, repipi, sería millonario. No lo parezco, porque hago gala de seriedad y tal, pero si me conocieran, en las distancias cortas, soy un pastel de nata, un merengue, una copa dalky. Lo que pasa es que cuando se me descubre suele ser tarde. Ya se ha quedado. Ya es la hora de cerrar. Ya no hay tiempo material para comprobar nada. Entonces, qué queda... queda tomárselo a risa. Tomárselo como lo que es, como una concatenación de circunstancias que nos llevan a pensar que, realmente, deberías ser otra persona. Que, si lo que esperas es prosperar de una manera convencional, familia-patria-sindicato, has elegido el camino equivocado. Y ya no hay tiempo para rectificar. Quizás el método sea homeopático, yo intento explicarme. Luego.
https://www.youtube.com/watch?v=TbUbVRi5328

Bah, tengo que ir deprisa, intentar acabar antes de que llegue. Tengo que intentar acabar todo esto antes de que llegue donde tiene que llegar. A ver si me da tiempo. Tengo que escribir deprisa, lo que sea, algo que tenga medianamente sentido y que sea entendible, pero menos. Que de a entender pero que no acabe de ser comprensible del todo. Escribir con un reto. Escribir con un objetivo. No escribr porque quede bien, porque luego te pases el día mirando los lectores que tienes, no. Escribir con un objetivo real. Escribir para una persona solo. Hay una canción de Arnaldo Baptista que dice algo así. Una persona solo. Pero no la vamos a poner, porque hoy nuestro rollo es otro. Me queda la mitad del texto por escribir y seguramente no voy a llegar a tiempo. Seguro que no hago la vuelta rápida. Ayer tocábamos las canciones a un ritmo endemoniado, llevábamos tiempo sin ensayar y no teníamos medida. Tenemos rollo para una hora y media, yendo deprisa. Despacito y con calma, podemos amancecer allí. Pero igual que escribo para una persona solo, puede ser que acabe tocando también para una persona solo. Y eso ya sería entonces el indicativo de que, finalmente, todo es para una persona solo. Eso no puede ser. ¿Cuándo dicen que se acaba el verano?
https://www.youtube.com/watch?v=jNPUJ0cobWM

Tengo que darme mucha prisa, porque se me acaba el tiempo. Antes de que den las once y media, debo haber acabado esto. Como sea. Calidad, cantidad, variedad, vaciedad. Vaciedad de contenidos. He ido a un sitio y voy a contar lo que vi. Voy a expresar lo que me parece la gente que va y lo que hacemos cuando estamos todos juntos. En el sitio en el que escribo, me he vuelto invisible. Los que antes me saludaban, ahora me han convertido en transparente. Siempre acabo queriendo ser otra persona. Ayer, viendo a Oleguer Pujol saliendo del juzgado, quería ser esa persona. Esa persona es un modelo. Yo quiero ser así, exactamente así. Viendo a muchas personas que se parecen a Oleguer Pujol, sin ánimo de juzgar sus comportamientos. Vi su porte, su estilismo, su todo, y pensé 'claro, es así, es como debe ser'. No busques si no hay. Que no hay. No busques más, que aquí no está. Me acompañan un mosquito por las noches y una mosca por la mañana. Que se quede ahí. Que no aparezcan más visitantes extraños. El amenazado. De qué sirven todas las cosas que uno sabe y uno dice, si ella no las puede leer. Escribir para una persona solo. Tocar el sitar para una persona nada más. Eso es a lo que se acaba reduciendo todo. Afinar, comprobar, palpar, para una persona nada más.
https://www.youtube.com/watch?v=zuIP3jojtOw

Es lo que hay. Un día nublado, pero con mucho calor. No creo que haya llegado a tiempo a cumplir el reto. Son ya las doce menos veinte. Siempre haciendo siete cosas a la vez. El caso es que las cosas no parecen ir a mejor. Si me dieran una peseta, solo una peseta, por cada vez que he visto la risa y haya pensado yo que el mundo, el universo conocido es bueno, es mejor, tiene un sentido solo con haber visto la risa. Si me dieran esa peseta, ahora mismo podría pagar todas las multas de todos los catalenes vivos. Si cada vez que he visto la risa y he tenido el pensamiento de que, científicamente demostrado todo ojo, el mundo es mejor, me dieran esa humilde peseta, podría ahora mismo pedirme una cerveza fresquita y trasladarme, junto con la música, el calor y lo poquito de alcohol que lleve la cerveza, a un mundo mejor. Un mundo en el que todo sea diferente. No hace falta que todo se diferente, un mundo en el que yo sea otro. Nada más. Un mundo en el que todo sea igual que aquí, o mejor, lo poquito que se pueda ser mejor, ya que hemos convenido que todo es irreformable. Pero al menos, dejarme ser otro. Dejarme ser una persona que se parezca a Oleguer Pujol. O al juez Pedraz. Me da igual. Ese modelo. Tener algo que contar. Tener algo que decir. O no tenerlo. Pero no ser yo.
https://www.youtube.com/watch?v=K5zP5uIm-Yo

Todo es susceptible de ir a mejor. Siempre. Quedémonos con eso. Que tengan un muy buen fin de semana. Si pueden y quieren, mañana estamos ahí en la Rambla a eso de las ocho de la tarde. Sabrán quienes somos. Parecemos otras personas.

jueves, 21 de julio de 2016

Nic Nac Noc

¿Cuántas veces puedes empezar a escribir un texto? Si hay más de dos intentos fallidos, si has escrito dos o tres veces algo y tienes que volver a empezar. Lo he vuelto a hacer. La batería del portátil se va a acabar. Hablas con alguien, le cuentas lo que te ha pasado esta mañana, tienes que ponerte a escribir algo. Sobre lo que ha pasado esta mañana, mejor no escribir, a nadie le gusta hacer leña de uno mismo. Ni siquiera a mí. Aunque buena parte de lo que aparece por aquí suele ser bastante así. Los niños juegan en la plaza, el sol hoy es como todos los soles de este mes de junio. Por la foto, podría hablar de Baal, enmascarar algo con Baal. Voy a contar lo que hice ayer. Ayer por la noche me puse a leer el libro que me estoy leyendo. Salí a la terraza, hacía mucho calor. Me puse a leer y me serví un vasito de vino blanco, fresquito. Es un Rueda muy baratuno y con un vaso que te bebas matas el deseo ya para largo. Ahí estaba, en la terraza, con el libro que debe ir poco a poco llegando a su fin y que efectivamente, cada vez se acerca de manera inmisericorde a su resolución, con el cielo algo nublado, eran las ocho de la tarde. Desde hace unos días me preocupa algo lo de no saber escribir. Alguien me dijo que ponía muchas comas. Ayer, repasando un texto, me dí cuenta de que escribo fatal, que muchas frases no se entienden, que puntúo como me sale de las pelotas y que no controlo los qués los porqués y todo eso. Me puse a leer y al cabo de media hora empezaron a caer unos gotones de lluvia muy gordos. Amenazaba con llover durante toda la tarde pero esperó a que yo me sentara en la terraza para empezar a... me metí para dentro y puse toda la instalación de lectura en la salita. Al cabo de tres minutos no caía ni una gota más. Así que volví a salir. No habían pasado diez minutos que volvió a llover. LLovía y no llovía. Jugaban conmigo. Baal juega conmigo, supongo. No lo hace con maldad, simplemente se entretiene proponiendo situaciones extrañas. Con todo ese calor, me hice una pizza del tarradellas. Desde que como de casi todo, me sorprendo viendo los champis cortados antes de meter la pizza en el horno. Escucho la radio, porque no tengo la tele operativa. El mando del tdt se ha desconfigurado y no me funciona. He perdido las instrucciones. Así que escucho la radio. En Rac1 escucho cosas sobre las elecciones americanas, hoy no tienen ganas de hablar del procés ni de nada. Al cabo de un rato, la cambio a la Ser, ahí sí que hablan de cosas que me interesan, pero me aburro de escuchar y no poder comentar con nadie, así que la quito cuando acabo la pizza y me pongo a leer. Es esto. Me pongo a leer y al cabo de unos minutos de lectura, el libro me entretiene muchísimo, descubro que me estoy durmiendo. Pero es demasiado temprano para irme a la cama. Me quiero terminar el libro esa misma noche. Pero tengo mucho sueño. En esa pelea me encuentro cuando decido mirar por ultima vez lo que ocurre en el mundo a través del móvil para llegar a esa franja horaria en la que ya no duele decir que te has ido a dormir. Tengo miedo de que la lluvia haya provocado un cataclismo de mosquitos y que esta noche todos ellos vengan a dormir conmigo. Normalmente suele venir uno. Ya no me pican. No noto que me piquen. Vienen, zumban a mi alrededor, me molestan, pero llegados a un punto ya no me pican. No tengo picaduras. Tenía una picadura bien gorda en el tobillo. Me rasqué y me salió una pequeña heridita. He dormido bastante regular, a las cinco y media me ha despertado algo. Algo. Supongo que he tropezado con el móvil que lo tengo en la cama y he debido pensar que era otra cosa. Pero me he asustado. He estado pensando en que podría haber cosas en la cama. He encendido la luz. No había nada. Un mosquito, algo. Siempre cuento lo mismo. Tengo mosquitos. He dormido hasta las cinco y pico y luego me he levantado a beber agua. Siempre cuento lo mismo. Se me van agotando los temas de conversación. Me voy de vacaciones al pueblo. No es un tema especialmente interesante comparado con. Comparado con. Nic nac noc. Comparado con. He cogido el hilo. Nic nac noc. Piensas que siempre habrá alguien que se lo está pasando mejor. Que estará haciendo algo mucho más interesante. Que podrá decir, a ver si esta noche no nos pican los mosquitos. Esta noche no hay follón en la calle. El otro día hubo follón, pero mejor no cuento nada, porque no es algo de lo que uno deba alardear. No le interesa ni a la ciudad, ni a los vecinos, que no hicimos absolutamente nada por intentar, de alguna manera, en algún modo, poner fin a aquello. Nic nac noc. Voy hablando de cosas hasta que vea que la barrita del texto está suficientemente... no sé cómo decirlo, hasta que vea que el tamaño del texto corresponde con lo que uno suele... Al fin y al cabo, va a dar igual. Nadie va a llegar hasta tan abajo. Sales en el texto. Todo el rato. Se me acaban los temas de conversación, no sé qué buscar ya en las redes sociales que pueda ser de interés. La vida, mi vida cotidiana, es así. Una sucesión de naderías. Nic nac noc. El futuro tiene la cara de algo que te toca por las noches y no sabes lo que es. Y sabes que no es bueno. Que no tiene cara. Que no hay nada. Nic nac noc. Hoy seguro que me acabo el libro.

miércoles, 20 de julio de 2016

Catalunya Old School

El que veuen és una Senyera. Durant molts anys, les banderes que es veien en aquest país eren així. Quan va començar el gloriós camí cap a la creació d’un nou Estat, aquestes banderes van ser substituïdes per l’Estelada, la del triangle blau, que quan erem petits identificàvem amb la JNC i que va guanyar la partida a l’Estelada de l’estel roig, massa radical i que podia fer plorar als nens. No sóc cap caçador de tendències, però em ve un flaire de que es tornarà a portar un altre cop. Tornen els 80. O pitjor, els 90.
Fa un any es va presentar Catalunya Sí que es Pot, una confluència feta adhoc per les eleccions plebiscitàries del 27 S, on participàvem Podem, ICV i EUiA. Pensàvem que ho petariem i ens vam fotre una bona hòstia. En aquell moment així ens ho semblava. Avui, passat un any, penso que el que pensàvem que havia estat (això si) un fracàs, en realitat ha estat un èxit. Si ens haguéssim convertit en res, en una opció sense res a dir, sense una proposta pròpia... es a dir, si haguéssim passat a ser insubstàncials, buits, hauríem fracassat, però, no ha estat així. Ara per ara, som ‘el saco de los golpes’. Si en el seu moment la dicotomia ‘España vs. Independencia’, ens va passar per sobre, perquè la nostra proposta no va trobar lloc i la gent va preferir a) o b) però sense decantar la balança cap a cap puesto, un temps després va resultar que la mateixa proposta, amb la unió de Barcelona en Comú i amb el nom d’En Comú Podem, resultava guanyadora a Catalunya en les eleccions generals de desembre.
Si ja erem molestos, incòmodes, abans, des de desembre ens hem convertit en ‘el otro’. Està Junts pel Sí, formada per CDC (ara PDC), que no és ni de dretes ni d’esquerres, ja ho sabem junt amb Esquerra Republicana de Catalunya que és d’esquerres, i gent independent que treballen tots junts per aconseguir una Independència que ens permeti volar lliures cap a la... llibertat, perdó. No vull fer de menys el propòsit. Hi ha gent que estimo que pensa que l’únic camí per canviar el sistema és amb un nou país. Respectable. Que això s’hagi de fer de la mà d’un partit com CDC que penso jo que prioritza sempre l’ordre establert a qualsevol altre aventura, em sembla una il·lusió. Un fake. Una trola. En fi. Al seu costat, la CUP, formació que descobrim dia a dia que no és pas manolítica, perdó, monolítica, i que te al seu seno interno diversos punts de vista sobre el Procés que seran convenientment explotats fins la seva eclosió, deglució o entrega de las llaves de la ciudad de Breda.
Tot era bonic i preciós. Si la CUP es posava anti, anti, anticapitalista de veritat, es pressionava i llestos. President Puigdemont, de dretes i a caminar fermament cap a... però les eleccions del 20 de desembre... de sobte, els morts de gana aquells que es van quedar plorant a la seu d’ICV de rigor, guanyen unes eleccions generals que des de ERC i CDC es van plantejar com una xufla i que la CUP fent gala de rigor i fermesa, va obviar. A tot això, s’enrecorden de Ciutadans? Van quedar segons a les plebiscitàries i nunca más se supo. I més fort... qué pasó con el PSC? El PSC sí que es Old School. Potser per això a Santa Coloma som Old School també. I serà culpa nostra si, després de tota aquesta perorata, no situem a Santa Coloma, al menys, al segle XXI. En fi. Sigo.
On vull anar a parar? Al 20 D, En Comú Podem va guanyar trencant el relat de que era todo sí o no. Adéu Espanya. Mejor Unidos. Pues no. Ni para ti ni para mí. Des de l’esquerra... no m’enrollaré gaire. El cas és que des de llavors i amb les eleccions del 26j, som l’enemic. De tots. Junts pel Sí, veuen que el nostre discurs les rompe el negocio. La CUP, que porta massa temps sense dir res, no té quota de pantalla i també carrega. Si ataquem a CDC, per exemple, han d’atacar-nos perquè... perquè... som el nou PSC. Tú te acuerdas del PSC? Bueno, para pedir alguna cosa en el Ajuntament, però a part d’això... què més?
A ver si llego donde quería llegar. El cas es que després del 26j, som el pimpampum. Com a Catsiquespot i com a ECP. Que si som unionistes, que si som el nou PSC, que si ens hem de sumar al procés, que si Espanya no paga la pena, que si és irreformable, que treballem en lo que tenim a tocar que és la independència... que ja es veu, que asoma por el horizonte... y de repente: CDC vota a Ciudadanos para la vicepresidencia del Congreso. Ull cuidadu!!!!
Los hechos: presentem a Xavi Domènech, com a català, republicà i d’esquerres, ferm defensor del dret a decidir, del referèndum, etc, per a presidir el Congrés, tercera personalitat de l’Estat en mans d’una persona que juga en una altra lliga. Oportunidad de oro. Si ens recolzen ERC i CDC, podem passar a la segona volta i allà que es mulli el PSOE. És senzill. Però bueno. Hasta aquí podía llegar la broma. No pot ser. Hem vingut a defensar a @krls. Vale. En la segona volta, com que no quedem ‘finalistas’ recolzem al Patxi Lòpez. Que me aspen si me hace puta gracia apoyar a Patxi Lòpez, pero que no es digui que no hem intentat fotre al PP. Res, tampoc val per passar l’examen d’autèntica fermesa ideològica, voluntat de ruptura i... entonces va CDC y vota a Ciudadanos para vicepresidente del Congreso. Me repito.
Què vull dir? Que em sembla que tot acaba sent un cuento xino. Els companys d’ERC ens ataquen, nosaltres ataquem sobretot a CDC, pero surten a defensar-los ERC i companys cupaires que es senten amb l’obligació de no fer nosa al Procés i sumarse al carro. S’enrecorden de Ciutadans? Res. S’enrecorden de PSC? Res. CDC ha decidit recolzar conjunturalment a PP i C’s a canvi d’un grup propi per defensar millor el govern de @Krls cap a la independència que PP i C’S volen tombar.
Votar a Patxi Lòpez del PSOE pot resultar penós. No seré jo qui ho negui. No voler votar a Xavi Domènech, pot ser menys entendible, però al cap i a la fi, som els seus rivals, els qui volen treurel’s del poder i construïr una cosa nova, no una cosa amb CDC. Però passar per alt el vot cap a Ciutadans després de tot, passar per alt un pacte del teu soci amb el PP, fent-nos passar por el aro, amigo, eso no.
Ara sí. Espanya és irreformable, la caspa, no volen canviar, és el tercer mundo. Però no oblidem que aquí, els capitans del vaixell, a la hora de la veritat, són capaços de recolzar qualsevol per un grup parlamentari. Bé, no és qualsevol, és un partit neoliberal, partidari d'una política econòmica idem a la que... @krls. No és tan difícil. Ja ha passat abans. Però, companys d'ERC i la CUP, perquè els defenseu?
Ahir, a la nit escoltava RAC1. Electric Funeral. Aquesta Diada potser es mobilitzarà menys però... potser el tema de la RUI... que la CUP ara sap que en la moció de confiança no pot badar... aquest matí un tertulià parlava que CDC havia actuat legítimament pel grup, però que sospitava que no fos tot una estratègia de ECP per fotre el marron a CDC. Fantasia.
En fi. Que eso. Jo critico CDC i no entenc ERC. Contradiccions nosaltres, les que vulguis i més. Som molt comunistes i tal, però de vez en cuando hemos caído en la tentación posibilista. La vida es asín. Pero no hem votat, crec recordar, mai un partit de dretes. Que es defensi CDC.
I anava a dir moltes coses, però al final crec que no he dit res important. Que tornem al relat mitològic, Espanya fatal, marxem, etc. Però res. Espero que la independència arribi aviat i ens estalviem veure més imatges recolzant aquesta gent tan ufana i tan superba. Però això ja no serà mai. Tornen els 80.
Bon vot en fals. 

martes, 19 de julio de 2016

Lenin irreformable

Paso. De todo. Pero paso tanto que no pienso levantarme más. Ya estoy cansado. Paso. Os voy a dar la razón. Me estáis diciendo todo el rato que si soy o que si no soy. Pues os voy a dar en el hueso del gusto. Aquí me quedo. Aquí estoy, ya podéis venir, o podéis iros o podéis hacer lo que os de la gana. No me pienso levantar más. Ni para atrás ni para delante. Paso. No me muevo. O sea, que llevo nosecuántos años ahí para arriba y para abajo, que si disfrazándome, que si haciendo numeritos raros con... y ahora vas y me dices que no, que esto es una ful y que os esperábais otra cosa. De verdad, que no entiendo de qué váis. Me he cansado. Me quedo aquí. Paso. No me vengáis a ver más, ni a llamar, ni a hablar conmigo, ni a pedirme a ver si... nada. Paso. Me quedo aquí sentadito y si decís que lo hacéis todo vosotros tan deprisita y tan bien, ahí os lo dejo. Todo para vosotros. Venga. Os juntáis los cuatro amiguitos que sabéis tanto del tema, que lo véis todo tan clarito y tan así y en ese par de semestres que decís que lo tenéis todo planteado, lo apañáis, lo escribís y lo ponéis en práctica. Mira cómo lo veo desde aquí. Desde aquí mismo. Sentadito, tranquilamente. Con la camisa por fuera y todo, porque paso de todo. Y ya puedes venir. Que de aquí no me voy a mover. Mira, estoy tan así, que no voy a ir ni a comer. De verdad. Estoy muy hartito. Que si da igual lo que haga, que al final no se mueve nada, que mucho rollo pero seguimos en lo mismo, que es lo mismo de siempre, que nosotros lo vamos a hacer por nuestra cuenta y verás qué fácil y qué rápido, pues venga. Venga. Adelante. Coger el mando y tirar hacia delante. Venga. Yo ahora estoy aquí de narices, que he cogido el sitio bueno y no me pienso mover. Estoy ahora más a gusto que en brazos. Así que vosotros por vuestra cuenta lo hacéis mejor, pues nada. Yo ya paso. No sé, de verdad. A veces creo que nos haría falta, yo que sé, la extrema necesidad de ver las cosas perdidas. No me explico bien. Nos falta la necesidad real de ver las cosas mal. Que nos dejan. Que nos dejan creer que lo vamos haciendo, que todo es fácil y que es mover una caja de sitio y ya está todo listo. Y que hay cada lagarto por ahí dorándole la oreja a la peña que yo que sé. Estoy medio medio. No sé, es como si me hubieran venido los años de golpe, me hubieran caído encima. Ha sido pararme y encontrarme como... no sé, como hastiado. Y es que claro, viendo a tanta masa tan predispuesta y tan preparada y tan eficiente en hacer de este mundo algo mejor, desde lo pequeño a lo grande y desde lo local a lo nosecuantos, pues nada, estoy mayor. No tengo remedio. No veo las cosas, Estoy completamente equivocado. Y mayor. Pues nada. Vosotros, que lo véis todo desde la perspectiva de lo de sonreir y de la solidaridad y del viaje hacia... pues nada. Seguir vosotros. Yo me quedo aquí con mi movida, mi sillita, mi camisita por fuera que mira que a gustete que estoy y a ver ahora cómo me voy a poner a hacer. Nada. Que si no tengo remedio, pues me quedo aquí apartadito y cuando ya lleguéis donde queréis llegar, me llamáis si tenéis tiempo y me lo enseñáis. No voy a poner ni una pega. Sólo quiero verlo. Creo que me voy a meter un poquito para dentro que tengo algo de fresquete.

lunes, 18 de julio de 2016

La Vieja Memoria. 80 años en guerra.

¿No han visto el documental 'La Vieja Memoria'? ¿Seguro? No es posible. Bueno, si no lo han visto, yo puedo hacer un resumen. Hoy es 18 de Julio y toca hacer algo con el tema de la Guerra Civil. Hace unos años yo mismo me quejaba de que había demasiada pasión por el tema de la Guerra y la Postguerra. Que mucha película sobre la guerra civil, pero que al final, de revisión de lo que pasó y lo que pudo pasar y qué hacer con la memoria, nada. Aspavientos y poco más. Recuerdo pero sin acción. No vean más películas sobre la Guerra Civil. Vean 'La Vieja Memoria'.
Se trata de un documental del año 1977, 41 años después del inicio de la Guerra Civil española, en el que protagonistas de la época de todos los bandos daban su versión de los hechos con un planteamiento artístico que deja los documentales musicales de Scorsese a la altura de una peli de Ozores. Los hechos comienzan con la proclamación de la 2a República en 1931 y terminan con la derrota republicana en 1939. Nos hablan, a veces dialogan entre sí, conservadores de la CEDA, falangistas de pitiminí y falangistas de puñetazo, republicanos bien hablados, anarquistas con mando en plaza y anarquistas de camisa remangada y Federica Montseny que es muy grande, comunistas, Pasionaria que es enorme y Líster que es... total, fascistas, gente de Esquerra Republicana, Tarradellas, Escofet, gente del POUM, pijos como el José Luis de Vilallonga que acaban contando las historias más descarnadas, políticos que conoces, militantes de base. Franquistas que prosperaron, otros que no. Gente en el exilio, gente que se quedó.
Hoy es 18 de julio. Yo de la Guerra sé sobre todo, cosas que me contó mi abuelo Antonio. Bueno, habré leído libros, como la biografía de Franco de Paul Preston y algunas cosas más, pero sobre todo, cosas que contaba mi abuelo. Tres años de guerra, los moros, las pilas de cadáveres ardiendo en Guadalajara, las batallas de Teruel, la gran batalla del Ebro y oir 'las máquinas' como él las llamaba, disparando y pasándoles las balas así... y luego seguir para arriba, pasar por Santa Coloma, pasar por Sabadell y obligar al que estaba allí a que abriera el granero, que se lo estaba guardando para los fascistas. Y pasar a Francia y a Argeles-Sur-Mere y escucharle decir que los franceseses eran unos cabrones. Tres años de guerra, tres más de campo de prisioneros y tres más de premio de servicio militar. Y supongo que tuvo suerte. Mi otro abuelo, sin noticias de Gurb. Sé que se escaqueó y poca cosa más. De mis abuelas... esa es curiosa. Sé cosas de mi abuelo, pero no de qué hizo mi abuela Juliana o qué hizo mi abuela Benicia.
La guerra. Perdimos la guerra. Escuchar a mi abuelo y saber porqué perdimos la guerra. Ellos tenían italianos, alemanes, moros, material... los nuestros poca cosa. Y sin poder vernos. No podíamos ver a los fascistas, pero... entre los nuestros... quizás solo fuera cosa de los políticos, pero la imagen que se da en el documental es terrorífica.
Desde los primeros momentos, tiene uno la certeza (confirmada porque sabe cómo acaba el cuento) de que todo va a ir mal. De que los otros tienen un plan, de que los nuestros tienen uno, dos, tres, cuatro, quince planes. De que no sabes con quién te quedas. Sí, claro, eres de la Pasionaria. Eres muy de Líster, pero que mucho de Líster. Pero... cómo no vas a entender a los del POUM, a la Montseny, a todo un Abad de Santillán. Todos tienen su parte de razón, todos parece que dicen algo con sentido, pero en realidad, es nada.
En la biografía de Franco, hay unas palabras del general Mola al hilo de los bombardeos sobre Bilbao que venían a decir más o menos que 'había que matarlos a todos'. Ese era su plan. No era un golpe, no era una guerra, no era una reacción ante nada. Era un plan para matarnos a todos. Para que nunca más se levantase la mala hierba. 'Estos van a comer retama', era lo que decían en mi pueblo. Que nunca más volviera a ocurrir eso de la República, eso de cambiar el orden, eso de que estos piojosos dijesen qué se iba a hacer o qué no. Aquí se hacen las cosas así. España es así. No somos muchos, somos uno. No somos plurales, somos de esta manera. Los demás no son, los demás lo único que pueden hacer es morirse.
Vean hablar de Barcelona, de Catalunya, del 37, del 36 y de los burgueses mirando por la ventana a ver qué pasaba y si ganaban los suyos o seguían escondidos. Guerra contra Catalunya. Ciencia ficción.
Vean 'La vieja memoria'. Vean las manifestaciones de Villalonga, vean las palabras de los falangistas que el 19 de julio querían ganar Barcelona por sus cojones y se encontraron 'con carne murciana' que fueron los únicos que les frenaron. Vean cómo somos. Ellos son políticos, dirán, ellos nos dividen, pensarán.
Veamos hacia dónde vamos. Me da mucho miedo lo que está pasando. Aquí estamos muy felices con nuestro juego de las terceras elecciones. En Reino Unido está al mando lo peor. En Francia asusta lo que puede pasar en unas generales. En Austria van camino del éxito. En Turquía aplaudimos el golpe o aplaudimos la represión. No sabemos dónde vamos. Si tenemos un plan, nos encargamos de sabotearlo.
El sábado escuchaba la radio, la Ser. A vivir que son dos días. 50 años de los 40 principales. El primer número uno, the mamas & the papas. Era 1966, y la pareja de locutores hablan de 'una España que ya empezaba a cambiar'. 'Sí, claro, había una dictadura pero ya se respiraba...'. 1966. Ya, bueno. Es eso. Al final, mejor casi no pensar en todo eso, Vean el documental, lean a Paul Preston, escuchen a su abuelo. A su abuela. Si hablan bien, si no hablan, pregúntense por qué.
Libertad sin ira. Pregúntense por qué las cosas son como son. Por qué siempre ganan los mismos. Por qué todo es siempre como tiene que ser, dentro de un orden, como dios manda, com cal.
80 años con el 18 de julio como una escopeta cargada. Con la memoria intacta.

domingo, 17 de julio de 2016

Merodeando por Can Zam. Al borde del Rock Fest

Unas J'Hayber blancas. Podrían ser unas J'hayber con las rayas azules, también valían. Pues bien, el tiempo ha pasado, las modas evolucionan, lo que parece inalterable sufre mutaciones imperceptibles a ojos del que está involucrado en el tema. Mutaciones que son visibles a ojos del que está fuera. Sí, siguen habiendo cinturones con balas. Sí, siguen habiendo chalecos tejanos sin camiseta debajo. Sí, siguen habiendo cortes de pelo que remedan mulets, el corte de pelo de Conan, intentos de llevar el pelo largo cuando no puedes llevar el pelo largo, el pañuelo en la cabeza porque empieza a clarear, pantalones de pitillo... incluso, llegamos a ver unas mallas de aquellas de colores azul y blanca, mallas que no llevaban las chicas, que llevaban los chicos. Vimos todo eso, vimos a heavys con todos, absolutamente todos los accesorios. Las gafas, la riñonera, la funda para el móvil, las llaves colgando, los colgantes con la estrella del mismo demonio, todo eso. Todo eso, pero faltaba algo.
Efectivamente, ya no se ven las J'hayber. Ni las blancas, ni las otras. Ni siquiera las negras, más modernas. Nada. Su tiempo ha pasado. Ahora hay otros calzados, las bermudas no casan bien con este modelo, por lo que quiera que sea... no será que no se encuentren estas bambas, porque estoy convencido de que en Calzados Sánchez, las tienen. Seguro.
Hemos merodeado por Can Zam dos veces durante esta edición del Rock Fest. Una el sábado por la noche y otra esta misma noche. Merodear. Se trata de ir, mirar, tomar algo, palpar el ambiente, tomar algo otra vez, intentar escuchar algo, reconocer a alguien que quizás nos conoce y no nos quiere saludar, saludar a alguien con quien departimos un momento y que nos pregunta extrañados qué hacemos ahí... no tendríamos que estar ahí.
En mi caso, y perdón por ser pesado, se trata de dar fe de que no es que no me guste la movida metalera, rumbera, rockera, indie, hiphopera, electrónica, lo que fuere, es que para Can Zam a mí me gustaría otra cosa. Otra cosa, que puede ser tan artificial, chusca y poco favorable al progreso económico de la ciudad como cualquiera, pero es un plan compartido por bastante gente. Un parque verde y frondoso. ¿Significa eso que estoy en contra de que se hagan festivales que plaguen el pueblo de gente consumiendo en bares y tiendas? No. Pero en otro sitio. Campo de la Grama, campo de fútbol del lo que sea, etc. Allí. Pero prefiero un parque entero, verde, parque verde con árboles artificiales, matojos artificiales, cesped artificial, verde, con plantas, árboles, etc., a un erial. Un descampado. Un arenal que espera de año en año que aparezca Mr. Marshall para sacarle partido.
Dicho esto en la primera noche de excursión estuvimos en la barra del chiringuito del lago. Estaba tocando Iron Maiden y no escuchamos nada. Ya lo deben hacer a propósito, claro .Desde fuera no se escucha una mierda, para que pagues y... incluso ponen música en las barras para que escuches menos. Un surtido musical que va desde Bon Jovi, Anthrax, Led Zeppelin, Mägo de öz, e, incluso, para sorpresa mía, Héroes del Silencio. Toma tomate.
¿Había mucha gente? Mientras tocaba Iron Maiden, no. No es no, no es muy poca gente. No es que no había casi nadie en la barra. Pero es que estaba fuera. ¿Vimos mucha gente durante el trayecto? Eran las diez y algo, vimos gente que iba al festival, pero no era como para asustarse. Claro, es que estaba todo el mundo dentro del Festival, viendo a Iron Maiden. De 10 personas, 8 llevaban camisetas de Iron Maiden. No soy fan de Iron Maiden. Me gustan dos canciones. ¿Y? Nada. Bien. La gente parecía salir contenta. Nos tomamos dos cervezas, apreciamos que padres e hijos comparten gustos musicales y nos fuimos para casa.
Hoy he ido yo solo a hacer resistencia pasiva. Me gusta Anthrax y quería escuchar desde fuera el mogollón de sonido infernal que seguro que hacía indistinguibles las canciones pero... oye, un fan es un fan. Desde la petanca he visto pasar a mucha más gente, no había una aglomeración terrible en las barras ni mucho menos, He escuchado a Anthrax, yo solito, Creo que ha durado poquísimo. He seguido un rato más a ver quién tocaba después, pero no lo he reconocido. Gente comiéndose un frankfurt, heavys jovencísimos con todos los accesorios pero sin las bambas j'hayber y sin datos en el móvil para poder subir fotos y fotos de lo bien que me lo estaba pasando. Solo una ha colado.
En fin. Que ya está. Que otro año más. Que al parecer la gente no se queja del ruido, que gana adeptos la versión de que 'mejor que lo hagan aquí que en otra parte', etc. No sé. No estoy de acuerdo. Si aquí no hay sitio (ya, ya, si Can Zam es un erial y lo tienes hecho un erial, pues lógico que...), pues tendrá que ir a otra parte, pero... bueno. Me ha parecido que había menos guiris de lo que uno presume que va a venir. Gente de fuera, la furgoneta esa que lleva aparcada en frente de la piscina dos días y que viene de La Granja, Segovia.
Santaco no es BCN, pero el Rock Fest, sí.
¿Qué hacemos con el Rock Fest? Nosotros nada. Nosotros a disponer. A lo que nos digan. Si es otro año, otro año. No pasa nada. Y a presumir de festival, de sentido solidario, de beneficios sin cuento para el comercio local, etc. Foto. Otra foto. Etc. Ayer me di cuenta de lo cerca que está la parada de Can Zam del Festival, y de que sí, hay gente en la terraza del Sporting y gente que fue a comer al Airiños, y eso es bueno. Y ya está. No voy a seguir criticando, que parece que si critico es porque... y no.
Yo solo digo que, bueno, que lo he visto ahí y que, en fin. Que yo que sé. No sé yo. Una vez allí, la verdad, los de la petanca y los del chiringuito, bien, y quizás bares que están muy ahí, pero el repunte económico global...
Si al menos los heavys supieran que hay tiendas en Santa Coloma que venden las J'hayber...

viernes, 15 de julio de 2016

Miscelánea

Vas a un concierto. Un concierto muy guapo con el Lluis Coloma Trio & Dani Nel.lo, en el Auditori. Un concierto de blues, de rythm'n'blues, rock, jazz, un conciertazo para disfrutar y para hablar de él durante un buen rato. Un concierto organizado por una entidad con carácter solidario. Un concierto en el que tocan Let it be me, que yo me meto el moco de decir que es de Bob Dylan, del disco Nashville Skyline pero me equivoco y lo sé al instante, es del SelfPortrait y muy posiblemente sea una versión que hizo Dylan de una canción previa. Estás en esas, deseando hablar del concierto, están los músicos en el lugar donde vas a hacer un bocata después. Tienen la tele puesta, has mirado un momento el teléfono móvil mientras pides o no pides. Ves el Twitter, ves una foto en la que dicen que ha pasado algo en Niza. Miras la tele con algo más de atención y lo ves. Un camión se ha llevado por delante a un cerro de gente mientras miraban los fuegos artificiales del 14 de julio. Y parece entonces que el concierto ha ocurrido hace tres semanas, que casi no te acuerdas de lo que has ido a ver, que no has ido a ninguna parte. Sólo está eso, el camión arrasando con todo. Y volver a hablar de qué ha podido pasar, de qué tiene alguien en la cabeza para considerar que por un Ser Supremo tienes la capacidad no sólo de mandarte a ti mismo a la mierda, también de llevarte a 84 criaturas a las que ese mismo Dios ha traído al mundo, a la mierda. Y aquí seguimos, entre los vivos.
https://www.youtube.com/watch?v=u_WndjM21iI

Y discutimos como siempre, Sobre la integración y sobre... ¿cuántos muertos hubo en el atentado de Estambul? ¿cuántos muertos hubo en el atentado de Bagdad? No es por hacer la típica comparación entre unos muertos y otros, pero da que pensar. El atentado de Estambul, en el aeropuerto, joder, yo he estado en Estambul, un montón de gente ha estado en Estambul. Nos podía haber pasado a cualquiera. El Soldat estuvo ahí hace poco. El de Niza, joder, siempre hay alguien que conoce a alguien que ha estado allí. Esta reflexión es un poco chufla, quiero decir algo pero no me sale. ¿Cuántos muertos hubo en Bagad hace una semana o así? Lo mismo, un camión, una furgona, cargada de mixtos y para delante. No está claro que lo de Niza haya sido un atentado. Pero es una barbaridad. Pillar un camión y tirar hacia la gente, embestir, saber que debajo de las ruedas hay gente que está palmando. Es eso lo que da más miedo. Gente que ya no hace click, que ha perdido el sentido de lo que es... no sé. Qué espesor. Un atentado en el que al primero que se la bufa todo es al que lo comete. En el atentado de Estambul, el que está en el suelo ya herido, podría haber tenido un momento, uno, de lucidez. Ojo, que me voy, pero no. Sigo, aprieto, todo a la mierda. Y tendré una vida preciosa allá en ese paraíso en el que te premian por crear un infierno.
https://www.youtube.com/watch?v=lz-izm-LOvk

Hoy empieza el RockFestBCN que se celebra en nuestra amada ciudad de Santa Coloma. No sé si hoy o mañana toca Anthrax. Me va a dar una rabia inmensa no ir a ver a Anthrax, pero no voy a ese festival. Por un motivo de peso, porque molaría que el Festival lo hicieran en otro sitio. Es el mismo texto de los años anteriores. La Plataforma en defensa de la Serra de Marina i Can Zam, que reúne a diversas entidades, asociaciones, partidos, etc., propone un Can Zam como parque verde y frondoso. Un parque para el pueblo. Y un parque no es un descampado que espere cada año la llegada de un macrofestival. No es eso. Como no lo es, pues por mucho que venga Anthrax o Slayer, pues no. Seguramente muchos compañeros que también pelean por el parque vayan hoy al festival, porque les puede más Iron Maiden que la lucha por el parque, aunque sea por un día. Y no digo nada. Quizás porque en conjunto, el RockFest tampoco es que sea mi festival. No he sido nunca heavy, aunque me haya gustado bastante Anthrax, y no voy a perder la cabeza por los Twisted Sister. No sé si fuera otro tipo de festival si mi postura no sería otra y me comería todo lo que estoy diciendo. Pero bueno. Parque verde y frondoso, no a un espacio hipotecado en la ciudad para un evento que todvía no sabemos qué beneficio real nos aporta, queremos un parque, no un espacio vallado y vacío. Con lo que me mola Anthrax, copón.
https://www.youtube.com/watch?v=Hx_m7Y9nGtU

Anthrax. Nos molaba al Edu y a mí. A mi hermano también lo podemos meter en el club de fans. Anthrax eran heavys, pero eran heavys raros. Porque fueron de los primeros en mezclar el ruidaco con el hip hop, parecía que tenían cierto sentido del humor, y eran capaces de hacer canciones muy chungas junto con canciones cachondas. Y daban mucha caña. Y tenían al cantante por antonomasia. Efectivamente, somos de Joey Belladona. El cantante heavy con voz de cantante heavy para un grupo que en muchas ocasiones quería escapar de todo ese rollo, o al menos eso nos parecía a nosotros. Como no éramos especialistas en el tema, nos empezó a gustar el State of Euphoria, con la de Be end, End All, que luego me enteré que no era ni mucho menos el mejor disco del grupo. Bueno. A nosotros nos molaba mucho. No teníamos el Among the living, por ejemplo, tampoco le dimos mucha cancha al de después, el Persistence of time. Y luego llegó el The attack of the killer b's, y ese ya nos flipó del todo. Era un recopilatorio de singles y rarezas y claro, eso era lo que nos molaba, rarezas de un grupo raro. Cuando cambiaron de cantante, creo que al Edu siguieron gustándole, porque a él le molaban más los grupos así y yo pasé del tema. Luego volvió el Belladona y los ví en directo, hace mil años. Tengo la camiseta aún, con la sobaquina blanquísima.
https://www.youtube.com/watch?v=Ky20ckAHi_E

Hablas mucho y no dices nada. Te enrollas mucho y aburres. Lo que escribes no se entiende. Pues yo a veces creo que me quedan los textos demasido cortos. Que las cosas que digo son demasiado explícitas. Que el problema es que a veces me pongo a escribir y las frases se me van alargando y alargando y alargando y no sé cortar. Que lo que cuento en realidad no acaba de decir nada que no se sepa ya. Que no tengo nada que decir pero que me empeño en hacer ver que sí, que tengo algo ahí detrás, profundo y tal, que merece la pena ser contado. Y lo único que estoy haciendo es pasar el tiempo, emplear el tiempo en rellenar cada día, si se puede un espacio. Mientras estoy tecleando esto, no estoy haciendo daño con otras cosas. No tienes nada que decir, pero te puedo escuchar por todas partes. Eso, quieras que no, también es un arte. No decir nada durante días, durante años. Todos los días sumando palabras y palabras sin decir absolutamente nada. Pero es un poco así también como está la cosa, ¿no? Estamos, vamos, nos movemos, lo hacemos, lo tiramos abajo, llevamos los papeles a la oficina que nos reclama el impreso, planeamos el viaje, volvemos de algún sitio, concretamos un proyecto que tenemos el cabeza desde hace tiempo, mandamos a la mierda nuestro presente sin importarnos nada. Fuera de sitio, fuera de todo. Sin hacer nada.
https://www.youtube.com/watch?v=U_VMd-Ll7Vc

Seis. En teoría siempre son seis las canciones de la miscelánea, pero debo elegir una canción más de Anthrax. Escoger la palabra, el tema, el concepto, el hilo conductor. Tengo una larga lista de temas que tratar, a pesar de que parezca que siempre tengo en la cabeza los mismos asuntos. En fin. Que no voy a ir a ver a Anthrax. No sé ni siquiera si tocan hoy o mañana. Hoy es viernes. Ayer fue jueves. Todos los días son un día. Tienen un nombre, una etiqueta, un algo que hacer. Aunque no tengas nada que hacer, te acostumbras a una rutina de cosas, de momentos álgidos, de esperar que pase algo, de lamentarte porque no ha pasado. Pero... amigo. No lo entiendes. Gente que pasa por delante, altos, que miran por el cristal, altos, muy algos, con una camisa de manga larga, con el aspecto de haber hecho algo importante ya de buena mañana, No lo entiendes. Yo soy el hombre. Soy malo, soy tan malo. Me fijo en lo que hace la gente y lo aprovecho para los textos. No lo entiendes, yo soy el que lo escribe. Yo soy malo. Yo soy la ley. Lo sabes. No lo sabes. No lo entiendes. Soy malo. Soy el hombre. Tengo un blog, Ni siquiera sé lo que pasó ayer en el Tour. Solo podría hablar de tópicos sobre lo de Niza. Tengo un blog. Soy malo.
https://www.youtube.com/watch?v=GiHdr4rWG98

Y ya está. No pongo ni Dallabnikufesin, con esa historia de amor de final tan trágico, ni la pasada de Belly of The Beast, ni Keep it in the Family..., quizás toquen alguna de esas esta noche. O mañana, cuando toquen. Veremos. Buen fin de semana y cuenten cómo fue si van.