viernes, 30 de octubre de 2015

Funesta crónica de un concierto de Los Planetas en l'Auditori Barcelona

Hace de esto ocho años y por eso creo que ya lo he contado muchas veces. Cuando Los Planetas sacaron La leyenda del Espacio, en el grupo de colegas tuvimos una seria discusión sobre el disco. Sabíamos que era lo mejor que habían hecho Los Planetas, pero no nos poníamos de acuerdo en el porqué. Dependía de nuestra situación. Los que estábamos totalmente felices y enamorados, pensábamos que el disco era sufrimiento primero y redención después. Los que no, sólo veían negrura, revolcarse en el fango y el anhelo de lo que podría ser y no es.
Concierto de Los Planetas en el Auditori de Barcelona. No iba a ir y finalmente fui. Un concierto de Los Planetas en un recinto con butacas, en un anfiteatro, sin haberme bebido ni una triste cerveza antes y con unas ganas enormes de estar en otra parte. En ninguna otra parte. Por empezar por el final, somos ya gente mayor. Los asistentes somos gente de orden, gente con una edad, no quisiera empezar a calibrar las perspectivas y situaciones laborales de cada uno, pero yo creo que el 80% de la gente son gente bien. Lo que pasa es que si miro a mi alrededor, no veo a esa gente, pero la percepción mirando así a lo lejos, es esa. Y me equivoco seguro, supongo que es porque me parece que todo el mundo es mejor que yo. Sus vidas son mejores, todo les va bien. Van a ver a Los Planetas. A mí Los Planetas van a darme una paliza.
Yo quiero doblarme como una hoja de papel. Quiero doblarme, doblarme en muchos pliegues, hasta quedarme como una pequeña bola, como un taco de papel, como algo que te puedas meter en el bolsillo, olvidarlo en una bolsa, quedarse en un rincón. Quiero doblarme, plegarme, hacerme muy pequeño y ya no estar. Todo el concierto pensando en eso. El concierto empieza con cantos árabes, no sé si llamando a la oración. No es el canto del muecín de Carlos Cano, son otros cantos, pero me encantan y hago la broma de que el concierto podría acabar ahí. Porque sé que el machaque emocional va a ser muy bestia. ¿Quién va a un concierto a pasárselo bien? ¿Quién puede pasárselo bien en ninguna parte?
Salen y tocan la de los profetas, una canción que debería ser de despedida pero que tocan para abrir. Me gusta mucho, aunque la letra sea complicada y bíblica. Me encanta. Me quiero meter dentro de alguna parte, me quiero meter en algún sitio, doblarme. Es una canción muy larga, que si estás por la labor, te mete dentro de un agujero del que no quieres salir. Pero pese a que yo estoy muy por la labor, no estoy. Se me va la cabeza. Empieza un carrusel de canciones ‘lentas’, algunas de La leyenda del espacio, la de Ya no me asomo a la reja. La de Señora de las alturas, me gusta, pero menos. La cosa va avanzando y noto que cuando tocan así, flojo, lento, se oye muy bien, pero cuando aceleran y crecen se nota un poco de barullo. Como no he bebido nada y quiero centrarme en algo, intento fijarme en las letras, para encontrar más palabras que me hagan daño. Las encuentro.
Van pasando las canciones y llegamos a Corrientes circulares en el tiempo. La estructura del concierto ya es clásica. Al principio las canciones de los últimos discos, lentas, espesas, en el tramo final, los éxitos de siempre. Corrientes circulares en el tiempo. Quiero tenerte a mi lado todo el tiempo. Entender las letras, no es fácil. Pero entiendes lo principal. Quiero tenerte a mi lado todo el tiempo. Las letras de los Planetas. Sabiendo que muchas de las letras en realidad se las dedica J al Floren, por motivos que… quizás en ocasiones se pierde la magia, pero es muy difícil que no se te lleven por delante. Cuando pasa esta canción ya todo está perdido. Si sabías que no te lo ibas a pasar bien, quedas en evidencia. Quieres hablar y quieres comentar cosas, pero no te sale. Quiero doblarme como una hoja de papel, doblarme en muchos pliegues. Quiero no estar allí. No quiero recibir más. Pero es el mejor lugar para estar. Cantan la de Santos que yo te pinte. Pues lo mismo. Me meto para dentro. De esta me sé más letra y la canto. La canto para mí. Si me diste la espalda, la cantan también. No es de las preferidas, pero ayer me hizo mucho daño. Se empiezan a animar y sacan la artillería. Devuélveme la pasta que me debes, Nunca me entero de nada… esta le gusta mucho al Abel, también echo de menos a la Pepa. No han venido. Es un concierto raro. La gente está sentada pero tiene ganas ya de ponerse de pie. Cantan la de Un buen día. Aquí ya la gente no aguanta más y se levanta. Es una canción que me gusta y que tarareo, aunque haya versos que la gente canta con entusiasmo feroz que a mí me dicen poco, otros versos sí que me vuelven a meter muy para abajo. Me he puesto triste justo antes de irme. Eso. El día va pasando. No he vuelto a acordarme de ti hasta pasado un buen rato. Eso. Doblado como un papel, escondido, en un rincón. Mejor no estar ya en ninguna parte.
Seguro que me estoy dejando alguna canción que a la gente le dice muchas cosas. Al final tocan la de Alegrías del incendio y me siento morir. Yo recuerdo cuando esta canción era eso, pura alegría, celebración de lo fantástico que es estar con alguien que quiere estar contigo. Escuchar esta canción cuando estás jodido, es eso, una puta mierda. Mira que eres bonita, qué guapa eres… cómo cantas eso. Cómo cantas eso si quieres estar doblado. Me estiro. Me doy cuenta de que cuando me levanto para cantar como todos, me estiro. Quiero hacer como que bailo y eso, pero lo que hago es estirarme. Levantar los brazos. Quiero estar doblado y me estoy estirando. Se van, pero vienen los bises. Se van y vuelve a sonar el canto de los muecines llamando a orar. Es genial, de verdad. Los bises comienzan con Segundo premio. Tenía que pasar. Una mierda todo. Esta canción es para mí la canción con la que empiezo a ser muy de Los Planetas. Como dice Y. durante el concierto, esto de estar sentado tampoco está tan mal, porque esta canción la habremos escuchado sentados en un sofá a oscuras unas mil veces. Es una canción terrible, y aunque hay fallos de sonido y suena a veces muy embarullad, me chifla. Pesadilla en el parque de atracciones. Siempre está bien, pero no me dice lo mismo que cuando la tocaban las primeras veces.
En cambio, De viaje cada vez me toca más. Si ya me gustaba, es una barbaridad. Sigue sonando algo enfollonada, pero como ya la tienes en la cabeza da igual si el J la canta como el culo. Suena bien porque te tiene que sonar bien. Qué podría ser mejor que estar siempre juntos tú y yo. Da igual cómo lo hagan, si tocan esto, siempre suena bien.
Saco fotos, envío fotos, no quiero mirar el móvil. Acaba el concierto con una canción un poco bajonera. Nos vamos. Insisto en ir a tomar una birra, por lo menos para irme con gusto a cerveza a la cama. Comentamos algo del concierto. Hacemos cuatro bromas. Me meto en la cama y me doblo.

jueves, 29 de octubre de 2015

Caminando con Jesús

Iba el otro día caminando con Jesús y me dijo que estaba atravesando un momento de profunda crisis. Una crisis de fe. Yo le escucho siempre, porque Jesús siempre tiene cosas importantes que decir y porque no acostumbra dejarse ver demasiado. Cuando estoy con Jesús, siempre pasan cosas importantes. Cuando estoy con Jesús, aprovecho el tiempo. Sin embargo, aquel día, dando un paseo como siempre por las calles de la ciudad, lo ví algo cansado. Alicaído. Normalmente, cuando vamos los dos juntos es él quien domina la situación, quien dirige los pasos, el que marca el camino. Sin embargo, el otro día, le preguntaba para dónde quería tirar y contestaba con evasivas, le daba igual, por allí mismo, donde yo quisiera. Así, le pregunté qué era lo que le pasaba y me dijo que no lo veía claro. El qué no ves claro. No veo claro, me dijo, casi nada. Se explayó un poco más, pero tampoco me supo concretar demasiado lo que tenía dentro. O quizás no quiso. Dijo que tenía una crisis de fe. No en él mismo, sino en su papel real en toda la movida de la salvación final del género humano. Que a veces pensaba que él no estaba preparado para llevarlo todo hacia delante. Y que, sobre todo, no entendía cómo él, que era Jesús, podía tener crisis de fe en él mismo. Que sabía que las crisis de fe le daban a gente con profundas creencias que quizás se pasaban de la raya, pero que él, que en definitiva era parte importante por no decir sustancial de la conformación de toda creencia... que no sabía que le pasaba. Le dije que poco podía hacer por ayudarle, que a mí, que no soy una persona creyente, me gustaba caminar con él y escucharle y tener muy en cuenta sus observaciones, aunque tuviese muy claro que todo era una ilusión y que en realidad Jesús no existía. Pero yo me sentía bien con él, fuese o no real. Lo importante es, no sé, no pensar demasiado las cosas. Un día, hace tiempo, salí de casa para ir a tomar algo. Había quedado. Y no sé cómo ni porqué, que no llegué al sitio al que iba, que al poco rato estaba caminando con Jesús a mi lado. Y me contaba cosas. Y yo a él. Me daba consejos, yo los escuchaba. Yo no hago muchas preguntas al respecto.
Por eso me extrañó que Jesús me dijera eso. Me dio que pensar. ¿Y si Jesús fuera real? Nunca le había tocado, por lo que me decidí a acercar mi mano a su hombro, para tener una prueba real de que estaba allí. No se me había ocurrido hasta entonces. Acerqué mi mano a su hombro y le toqué. ¿Qué haces?, me dijo. Tocarte, contesté. Pienso que si te toco y eres real, quizás tu crisis de fe venga relacionada con que no eres Jesús, sino alguien que cree ser Jesús.
Se enfadó. Se enfadó tanto que me dijo: si no te crees que soy Jesús, vas a ser tú Jesús. Y me puso en su lugar en la Catedral de Barcelona. El de la imagen, soy yo. Ahí estoy, clavado. Yo supongo que alguien se dará cuenta y dará la voz de alarma, pero nadie dice nada. A Jesús no se le pasa el enfado.

Cuadro de Antoni Boronat. 

miércoles, 28 de octubre de 2015

La portuguesa inesperada

Del libro 'Grandes misterios ocultos entre la maleza', del apasionado aventurero Adalbertus Irenión, recogemos uno de sus textos más breves dado que no tenemos mucho espacio para explayarnos en esta ocasión. Otro día, será otro día.
'Convine lo siguiente. Si existe un lugar en el que una religión ubique a sus dioses, debe haber un lugar en consecuencia en el que esos dioses estén realmente. Si los hombres han creado el Olimpo, es que el Olimpo está. Sé que es difícil de asimilar que algo que es invento humano pase a ser realidad tangible, y, aunque cueste verlo, yo lo tenía clarísimo. Si hay un Olimpo, y existe un monte Olimpo de verdad, los dioses están en el monte Olimpo, aunque no les hayamos visto allí. Seguro que están.
En tanto que esta idea me sobrevino durante un viaje en barco hacia la India, pensé en un lugar en el que se ubicasen todos los dioses del panteón hindú. Pregunté al pasaje y entre los eruditos presentes ninguno supo darme razón más allá de las típicas referencias a ciudades sagradas. Uno de los más sagaces de mis acompañantes me sugirió que preguntase en la cocina, pues los concineros y camareros eran de nacionalidad indo-pakistaní y ellos me sabrían ayudar de una manera más efectiva. Así lo hice. Un ayudante de cocina, una persona de semblante serio, bigotes retorcidos y espigado talle, me dijo que no hiciera caso de los libros sagrados y las ciudades santas. Que fuese a Amritsar y que de allí tomase cualquier camino, sin mirar brújulas ni destinos y que, cuando se volviese abrupto, cuando considerase que ya era impracticable, cuando tuviese la sensación de que ya no se podía avanzar más, saliera de la vía y caminase hacia mi izquierda, encontrase lo que se encontrase y que confiara en que los dioses estarían en ese preciso lugar.
Si a lo largo de mi vida hubiera dudado un segundo de lo que un desconocido me sugiriese, mi fama sería escasísima y mi nombre, Adalbertus Irenión, no sería tan famoso como es hoy. Así que ya sabrán que hice lo que se me indicó. En Amritsar dudé un tanto, ya que la ciudad es sagrada para los sijs y a mí me interesaba el panteón hindú, pero me lié la manta a la cabeza y me lancé. Me hablaron de un buen sitio para comer a las afueras de la ciudad y cuando terminé, me lancé a caminar por la calle hasta perderme por un sendero que me condujo a un paraje hermosísimo y cuanto más hermoso era el paraje más empinado era el sendero, de tal manera que hubo un momento en el que el sendero se diluyó para proponer una escalada en toda regla a un monte que ya califiqué como santo. Pero en ese instante recordé la observación de mi amigo el cocinero y cuando pensaba en trepar, di un paso a la izquierda, saliéndome del ya casi invisible camino y después de ese paso, otro y otro más. Con cuidado para no caerme, pues todo era muy inestable, miraba al suelo, Fue levantar la vista y toparme con un río y dentro del río un elefante y en torno al elefante todos los dioses hindúes. Bueno, allí estaban Brahma, Visnú y Shiva, juntos, pero no se miraban ni se hablaban. Noté mal rollo. El elefante no era tal, era Ganesha, y a su alrededor Krishna, que me pareció guapísimo o guapísima, porque no supe distinguir si era o no era, danzaba, sobrevolaba, se posaba, se quedaba quieto, hacía mil cosas y al mismo tiempo nada, transmitiendo inquietud y paz a la vez. Una sensación rara. Indra, Kundra, Varuna, estaban por allí, rodeados por otros dioses y semidioses más pequeños que componían cuadros de danza, o bien afilaban espadas, o se posaban en flores de loto, o se peleaban con Dharma, que me pareció que no casaba con su nombre, pues el nombre me transmite sosiego y él era como... repugnante... No parecían percatarse de mi presencia, salvo Kali, que me miró con su rostro horrible y, aunque pensé que daría alguna voz de alarma, siguió agitando sus múltiples brazos aparentando dar mucho miedo sin llegar a nada realmente. Mi vista iba de un lado a otro reconociendo divinidades y situaciones encantadoras a veces, anodinas las más, cuando me percaté en una figura que me llamó la atención. Sin lugar a dudas, Santa Teresa de Portugal no podía estar sobre aquella flor de loto. Y era ella. Vamos que si era ella. Me fijé y me volví a fijar y sin duda... Decepcionado por aquella falta de seriedad y sin ganas de preguntar nada porque igual la respuesta me dejaba peor cuerpo, volví sobre mis pasos y me fui.'

martes, 27 de octubre de 2015

Crónica del #plegramenet del 26 de Octubre. Irresistibles al desaliento.

Me voy poner estupendo. Hay un momento en las películas de David Lynch en que todo salta por los aires. Son películas en las que hay una historia que circula por un sendero, vas siguiendo el hilo, hasta que llega una situación, una mirada, un aire, algo, que hace que todo se pierda, la historia cambie, todo pierda sentido y nada recupere la forma que tenía. Si no fuera así, no serían películas de David Lynch. De la misma manera en algunas películas de Sam Peckinpah, el director se las componía para que, en un momento dado, los protagonistas tuvieran que ir a México por alguna cosa y ahí la historia dejaba ya de interesar y sólo importaba México, la fiesta, perder el sentido, el argumento se caía, nada importaba.
Toma esto. Lee. Podría haber pasado que en lugar de una reconvención hacia una regidora, le hubiera pasado un cuento de Monterroso. O una crónica desde el futuro del Athletic-Sporting. O una historia de España en la Copa Davis. O un discurso sobre la Mat. Toma. Lee esto. Sin ensayar ni nada. Interpretación perfecta. Personaje de carácter. Entra en escena, lee un texto y se va. O se queda en escena, manteniendo el tipo. Aguantando. Ya ha intervenido y deja espacio sin hacer sombra a quien protagoniza la obra. Dame la entrada. Lee esto. Ahora voy yo.
El pleno de ayer. Ayer hubo pleno, por si no había quedado claro y hay gente que con el tiempo y la falta de interés ha perdido el hilo. Un pleno denso, muy interesante en el que había mucha tela que cortar. Un pleno en el que se abordaban puntos de importancia, como la aprobación de las ordenanzas fiscales, asuntos relativos a Grameimpuls o la aprobación de un Plan para la mejora de la Calidad del Aire en Santa Coloma, entre muchos otros. Punto 10. Punto rojo. Monta y cabe.
Si recuerdan el pleno anterior, SOM Gramenet, formación que cuenta con 6 regidores, se había erigido en portaestandarte de la lucha contra el sistema. Sus intervenciones eran aguerridas, salían de dentro de, conectaban con una gente, su gente, que estaba en la sala esperando escuchar las duras palabras de sus representantes contra el sistema que nos rige. Pues ayer no. Ayer yo llegué a escuchar un 'el Ayuntamiento no tiene la culpa de todo lo que pasa', que hizo que me removiera en mi silla con cierta incomodidad. Incluso, desde la sala, se llegó a aplaudir una intervención del teniente de alcalde socialista Serrano que apuntaba a un cambio de gobierno el 20-D. El giro al centro, el ataque de responsabilidad, el 'entendiendo que hay cosas que ya se están haciendo nosotros...'. Bueno. Es una manera de verlo. Nosotros, (si, esos de Gent d'Esquerres ICV EUiA, con el nombre tan largo y tan incómodo), decidimos decir lo que es. Lo que es, es. En cada punto. No dejarnos nada. Ir y decirlo. Bien explicado, correctamente, crítica política a lo que se está haciendo y lo que se podría hacer. Vamos, una cosa que es muy entendible que irrite a quien quiere ser Gobierno socialista y oposición alternativa al mismo tiempo. 'Nuestras medidas son más apreciadas dentro que fuera'. Traducción: Ada Colau es tope de colega y vosotros sois unos catetos que no queréis entender nada. ¿Y? David Zambrana, portavoz del PP local, no nos merece. Su sitio debería ser otro. En una Escuela de Negocios, en una Universidad pontificia, o en el Foro de Davos. Clases magistrales de Economía. Sus diálogos con Esteve Serrano son magistrales. Pero desconecto y me pierdo. Si alguien me pasara una nota por escrito para saber qué están diciendo... Entiendo todas las letras, no teman, si entiendo la mía, puedo descifrar cualquier jeroglífico. Llévame a mí. Estoy de oferta.
Puntos importantes. Grameimpuls. Pedimos que Grameimpuls, ya que participamos como Ajuntament en foros sobre economía social y cooperativa y nos codeamos con lo más 'in' de la nueva realidad de la izquierda, podríamos aplicar todo lo apuntado más allá del 'luego no es oro todo lo que reluce'. Esto es, que podríamos hacer de Grameimpuls un verdadero espacio en el que impulsar... no me toques lo que no suena. Primeras caras de desabrimiento. Ya están estos metiendo el dedito en el ojo. Empezamos bien. Estos somos nosotros. Hay que reir y vivir. Y alegrarse de que otros, nosotros, en nuestra pequeña e insignificante e intrascendente e irresistible existencia, nos esforcemos en seguir queriendo ser cuando ya sabemos que no somos. Vuestro desabrimiento nos conmina a seguir adelante con propuestas constructivas y elaboradas. Me pasan una nota. Llueve.
Ordenanzas Fiscales. En nuestra línea de no dejar pasar el tiempo, porque el tiempo vuela y un día te das cuenta de que el tiempo se te ha ido de entre las manos y ya no vuelve, y miras el pasado y dices 'qué coño he hecho' mientras que otros han aprovechado todo lo que la vida les ha ofrecido y han ido con la cabeza alta y el verbo dispuesto, atrapando los sueños con un cazamariposas tejido de ideas y de esperanza. Me pasan una nota. Me queda poco tiempo. Decimos, en resumidas cuentas, que las ordenanzas fiscales, pues que mira, que nos vamos a abstener, pero que tenemos algo que decir. Que apostamos por la tarifación social, esto es, que pague más quien más tiene y menos el que menos tiene, que no todo el mundo pague lo mismo, que se abran espacios, que hay medidas que se dicen igualitarias pero que no lo son tanto y que se apueste por un modelo distinto que ya se está poniendo en práctica en otros lugares, no muy lejos y que nuestros gobernantes municipales conocen bien. Tan bien, que Esteve Serrano nos saca eso de que 'no es oro todo lo que reluce' y que eso de la tarifación social está muy bien, pero que manzanas traigo. SOM viene a decir lo mismo que nosotros pero hoy los discursos son más flojunos. Hoy por ti, mañana por mí. Estar cerca del Sol, puede derretir las alas. Me lo han pasado escrito y lo he tenido que leer, porque a mí solo no se me hubiera ocurrido. Nuestra propuesta está currada, lo saben, y se han preparado una respuesta. Que si Sant Feliu... bien jugado. ¿Y? Vamos, que mucho foro pero que al final, subvención como toda la santa vida de dios.
Ciutadans. Dimas Gragera lo hace muy bien. No lo parece, porque no se quita la chaqueta y da sensación de prisa, pero lo hace muy bien. No comparto nada de lo que dice, pero lo hace muy bien. Decir que hay nivelón en el pleno del Ajuntament, que hay gente muy competente, puede sonar a 'nen, te está subiendo el azúcar', pero respecto al consistorio anterior, ojo. Amigo. Gente de poso y verbo. Contenido y continente. Así sí. Os váis a cargar esto.
No es personal, son solo negocios. No es personal, es política. Es crítica política. Si creemos en otro modelo no es por dejar mal a nadie, es porque creemos que el modelo debe ser otro. Y no hay que mirar como si hubiera inquina personal. Mal. Si creemos que con las ordenanzas fiscales se puede conseguir una ciudad más justa, se dice. Si además, contamos con el apoyo de SOM que se suma a nuestra propuesta (como hablan después en el pleno, es lo que tiene, que parece que se sumen aunque supongo que lo traen escrito de casa). Otro modelo es posible. Aunque no guste. Pero son muchas cosas ya que no gustan.
La madre del cordero. Te estaban esperando en la esquina. A que aparecieras diciendo que lo del Pla per la Millora de la Qualitat de l'Aire a Santa Coloma no lo ibas a apoyar porque se basa en datos desfasados, porque no se ha hecho una memoria de participación... y llega el momento lyncheano. Entonces se desata la hidra de lerna y la teniente de alcalde Lídia Montero lee una nota que le acaban de pasar y con una interpretación magnífica reconviene a la ex regidora de Medio Ambiente Alexandra Sevilla, que acaba de argumentar que lo del PAMQA es... que en cuatro años no ha hecho nada, que a qué viene ahora todo esto si en cuatro años no ha hecho nada. Toma tomate. Y entonces Sevilla replica que qué dice usted y que no nos calentemos y da datos para argumentar su crítica al Plan y la alcaldesa entra en escena y... muy feo. Cuatro años allí y esa regidora sin hacer nada y la alcaldesa sin darse cuenta y nadie la avisaba... qué mal. ¿No?
Yo estaba allí. Y fue todo un bajonazo. Si. El pleno se perdió, hubo mociones, se habló, se aplaudió, se intentó rebajar el tono y la tensión. El argumento se diluyó. Una esfinge. Planos cenitales de los dos motoristas y discusión de quién le dio antes. De qué pasa. De esto qué es. Le da. No le da. Yo voy con Rossi y me sabe mal que se porte así. El viejo que le da una patada al joven. Miedo al joven. Somos dos regidores contra catorce. El chiste de Gila.
Como estamos en octubre no damos con el tono en el vestuario. Teresa Franco ora se pone la chaqueta, ora se la quita. Dimas no se quita la chaqueta. Se la quita. Hace calor. Yo tengo frío. Tomás a mi lado tiene frío, le suena el móvil con Satisfaction a todo meter, esto creo que fue antes del golpe de teatro, el señor Zambrana del PP habla de fomentar el uso de las energías renovables, bonitos símiles con bicicletas y motocicletas que van a venir y que entusiasman al público, todo iba bien, y de repente, una patada al castillo de arena. Ya no juegas más. Yo tengo frío, digo. Llevo una camisa solo. Me pican mucho los ojos. O es del movil o es del ordenador o es del constipado eterno. Algo me pasa con los ojos.
Mociones. Vamos. Levantemos esto. Con todo perdido, se presenta declaración institucional (aunque en el papel viniera firmada solo por el PSC), consensuada por entidades y partidos, en relación a la oportunidad de hacer de manera simplificada la evaluación de impacto ambiental de la MAT a su paso por Santaco. Piden la palabra Josep Ramon Aragó por la Plataforma en defensa de la Serra de Marina i Can Zam y Tomás Fernández, de la Favgram. No sé, yo ya no escuchaba nada. Estaba sudando, trastornado por el enfrentamiento de antes. Asustado. Pensando si yo, llegado el punto, haría lo mismo. Lee esto. Di lo otro. Bien hecho. Se aprueba la declaración institucional. Red Eléctrica se hacen los sonsolillos con el tema y van haciendo. Desde la PSMCZ decimos que hay que ser más contundentes, que se contraviene la ley. Seguimos para bingo. El 20D hay elecciones. Quienes hoy están a la cabeza de la mani, esperemos que no se bajen.
¿Recuerdan que en el pleno pasado la PAHV presentó una moción y se la tiraron para atrás por un defecto de? Pues ya se hicieron los deberes, todo correcto, se leyó y se pasó el examen. Todo correcto. Declaración institucional de apoyo para exigir una nueva ley reguladora del derecho a la vivienda que garantice medidas para hacer frente a la emergencia habitacional. Correcto. Adelante.
Buena entrada en el pleno, porque han venido los de la PAHV, los de Ciutadans que traen su claca y los de ICV que traen la suya propia también. Estupendo. Contesta y argumenta por parte del Equipo de Gobierno, Luis Fuentes. Bien. Empieza bien y al final vuelve a tener ese momento de implosión, de crear un agujero negro en el que se mete y cuesta salir. Querer terminar de leer y no llega nunca el final. Joder, que luego el tío es de hablar y hablar y no para y que me tengo que ir que me están esperando y bla bla bla y ahí lo tienes, temblando como una hoja. Qué mundo.
Moción de suport al Correllengua. Bueno. La apoyamos, el PP no recuerdo ahora... pero Ciutadans llega a su momento cumbre. Dimas Gragera se viene arriba, nacionalismo y tal. Es el momento de Oriol 'Demóstenes' Corral. Tras las buenas críticas de su pleno anterior, se crece y hace una exposición geográfica que me hace mirar el móvil. Que uno no apoya la moción y el otro sí. Ciutadans mete puñaladitas a diestro y siniestro. A nosotros y a PSC. PSC, se defiende.
Mociones contra la violencia machista, apoyando la marcha del 7N y el 25N dia contra la violencia machista. Salen a leer Laura Terraza, de Zona 8, un colectivo feminista local y Marga Dordella de Dones Artemis. Muy bien las dos, pero especialmente Laura Terraza. El PP en boca de Laura Rodera dice que aprueba la moción pero que... pff, que presentarla ahora, pfff. Habrá a quién le mole más Zambrana, el Alfonso Alonso local, pero después del calamitoso estreno de Rodera en los debates de TV de la campaña electoral, Rodera también le da. Pero se prodiga poco. Es que el otro es una eminencia. Cuando terminan de hablar, nadie aplaude. Ni se queja. Ni nada.
Moción de apoyo a... no, el PP no la lee. Como bomba final, dicen que ya que el Rocío no lo van a hacer en Montcada, que sería buena cosa... y ji ji y ja ja. Con la iglesia hemos topado. Y como dice el Jonatan, hace frío y hace calor y no sabe uno qué ponerse ni cómo ponerse.
¿Le da o no le da? Sea como sea, el Mundial de Motos continúa y tenemos cuatro años por delante. Que nunca me tenga que ver en ese trance. Me pasan una nota. Memorizo el texto. Corta ya.

lunes, 26 de octubre de 2015

Lenin duda

¿Y qué dices que te dije? ¿Te lo dije? Es que estoy seguro de que te lo dije, no te creas. Me caliento. Y lo peor que tengo no es que me caliente, es que alguien me ría la gracia. Como alguien me haga palmas, me lanzo y ya no sé volver atrás. Luego pienso, a lo mejor debería haber actuado de otra manera, no ser tan así, pero siempre me pasa igual. Luego, lo mismo otra persona me dice que en el mismo caso ha actuado de otra manera y digo, oye, pues es verdad, tiene razón y yo en cambio he hecho aquí el tonto. Pero es que... es que no tengo freno. Me hago gracia yo solo, mucha gracia, y eso es lo que me pierde. No es tanto que otro me haga palmas, que también, que me gusta que me digan que ole, como a todo el mundo, pero es que el principal problema que tengo es que soy muy gracioso. Me tengo por muy gracioso y por muy listo y no me pongo freno. Me pongo a pensar tonteces y a decirlas sin más. Porque me creo muy gracioso y no me sé decir que no. Y como note que la tontería tiene éxito, me lanzo cuesta abajo y sin frenos. ¿De verdad te dije eso? ¿Y te sentó mal? Claro, te tuvo que sentar como una patada en los estos. Y ahora no nos puedes ni ver. Bueno. Es normal. Supongo que ahora que vamos ganando esto no lo notaremos, pero cuando las cosas se pongan feas, echaremos de menos a la gente. Y esto es difícil de cambiar. Porque nos creemos que somos la puta ostia y a lo mejor un día no lo somos tanto y echamos de menos a la peña a la que hemos mandado a la mierda. ¿Te dije eso? ¿Y lo tienes por escrito? Me cago en la mar. Normal que no nos puedas ver. Pero oye, es que pensándolo así de golpe, a ver qué te parecería a ti. No sé. Que actuar fríamente es algo que define a la gente con visión y a la que no la tiene. Y yo no la tengo. Me las doy de que sí y la gente me hace caso, pero fallo más que una escopeta de feria. Ojo, que no siempre fallo, pero... no sé. A veces creo que debería hacer las cosas de otra manera y pensármelo más y sobre todo no hacerme tanta gracia. Porque nunca se sabe. Y entonces ¿tú ahora estás bien? Porque sé que otra gente lo ha pasado mal. ¿Tú estás bien? No sé. La verdad es que es un tema peludo este. Porque el primer impulso es pensar 'pues si se va, que le den'. Pero uno luego piensa... que le den a ella o que nos den a nosotros. Porque no sé, igual no pasa con todo el mundo, pero hostia, a veces uno duda. Que ahora vamos muy para arriba y todo el mundo está a favor y tal, pero y si mañana la cosa se tuerce y encima nos vamos quitando de en medio a peña por... por que me hago gracia y tal... no sé. A veces uno no sabe cómo acertar. Se cree en el momento que lo está haciendo de puta madre y luego resulta que no. Es un poco como todo. Oye, de verdad, que si de dije eso y encima te hice tal... que mira, que ahora disculparme va a ser muy forzado, pero no me lo tengas muy en cuenta y mira, que nunca nos tengamos que ver en un trance parecido que la vida es muy larga. Y lo peor es que siempre se aprovechan los mismos de lo gracioso que... A fuerza de palos, acabaremos acertando algún día.

domingo, 25 de octubre de 2015

Cremats. Sueño, frío y Willy Toledo.

Quienes me conocen saben que actúo en la vida movido por dos sentimientos básicos: uno es el rencor y el otro si me ven por la calle se lo explico. El rencor. Soy una persona rencorosa y que tardaré lo que sea necesario en hacer pagar la afrenta, pero la pago. Yo vi en una campaña elecotoral reciente al compañero Willy Toledo apoyar a una formación rival y muy digna, bajo la excusa de que eran verdaderamente rupturistas y que bla bla y que aquí en Catalunya él votaría a tal porque eran mucho más molones que los que supuestamente son los suyos aquí, que somos nosotros. Nosotros, como siempre, aquí no molamos. Es nuestro sino.
Yo no pido a los actores, a los artistas, que sean consecuentes con su forma de pensar. Hay que vivir, hay que comer, hay que tirar para adelante. Pepe Sacristán era muy de izquierdas, hizo películas que harían llorar al niño Jesús. Bien. No pasa nada. No he visto, sin embargo, a Pepe Sacristán, José Sacristán, hacer alardes. El hombre, muy prudente, no se mete en jardines, actúa, hace películas, cada vez más dignas y mejores y, supongo, se puede permitir el lujo de elegir.
Sea como sea, digo que lo que escribo ahora lo hago desde el rencor. El sábado compré mi entrada para ver a Willy Toledo actuar en la obra llamada Cremats en el Teatre Sagarra. Ni idea del argumento ni de nada. Willy Toledo en una obra en mi ciudad. Voy a verlo. Porque Willy Toledo es un personaje comprometido con tal y con cual y mira, si en las elecciones apoyó a este o a el otro, pues mira... buena voluntad.
La obra va de lo siguiente: Un matrimonio, el marido que es Toledo, llama por teléfono a la mujer para decirle que la deja. Bueno. La deja por una alumna de 23 años. Bien. La mujer entra en cólera y el marido habla con la amante para arreglar una especie de atraco que tiene que hacer nosequién en su casa y así... el atracador va a la casa, resulta ser hermano de la amante, tiene que sonsacar a la mujer dónde está una póliza, pero además es un pistolas y se pone tonto con la mujer y la mujer se pone tonta con él y tracatrán.
A partir de ahí, un enredo de puertas que se abren y puertas que se cierran. Lo normal, te estás tirando a la mujer de otro que es tal, y que su padre era nosequién y que tú no lo sabes pero él no es quién tú te piensas y la madre del Willy Toledo es también parte del ajo y también es amante del otro y bueno. Eso. Gente que va caliente, mujeres que ven una buena desta y ya se abren de tal, todo muy moderno y muy así. O sea, todo como muy de ahora, muy mensaje, muy contenido y propuesta, muy rupturista. Teatro de ponerte a pensar. Dos opciones. O ponerte a pensar o ponerte a dormir. Hubo risas, las hubo, gente que se rió, sí. Pero gente que también se quedó grogui a media obra, pues también. Y hacer volar tu imaginación hacia... hacia un sitio calentito. Abrigadito. Porque en el Sagarra, en el teatro de nuestro pueblo, yo cojo frío. Igual es algo personal, pero yo cogí frío. Ya el día anterior, en lo del Spoken Word, se me cogió un refrescor que me tuvo toda la noche con más mocos que una oveja, pero al día siguiente constaté que en ese Teatro hace frío, hay corriente o algo. No tengo constancia de que esto se lo lea mucha gente, pero si alguien puede hacer llegar a donde sea que se miren lo del fresquito porque llega el invierno y no estamos para sustos, pues eso.
Y nada, La obra, pues mira, más antigua en chistes y gracietas que la polka, pero bueno. No vas a traer aquí un Ricardo III, total, si esto es Santa Coloma ¿no? ¿Y dice usted, caballero, que esta obra lleva tres meses en cartel en Barcelona? Supongo que la gente espera que Willy Toledo diga algo subversivo y revolucionario en el escenario, pero no. Se lo pueden ahorrar. Si le vieron en El otro lado de la cama, quédense con ese recuerdo maravilloso y ni se les ocurra picar en esto.
15 napos en Atrápalo. Tirados en el arroyo inmundo del 'dárselas uno de rojo yendo a ver a un compañero que actúa'. Otro día me lo pienso un poquito más.
Willy Toledo, ya me has visto.

Maureen O'Hara, domingo por la tarde. Eleanor Parker, jueves por la tarde.

El jueves pasado no pudimos ver el partido en la peña y nos tuvimos que refugiar en un bar de nuestra calle. El bar era suficientemente amplio para que nosotros viéramos al Athletic y en otra tele un único cliente viera una película en la que Eleanor Parker protagonizaba la acción junto a un Robert Taylor que llevaba un sombrero de esos de cola de mapache en la cabeza. Era una película del Oeste y la estaban dando en 13tv. El partido del Athletic era muy interesante, jugamos bien y ganamos. Pero una única persona, un señor mayor, un personaje del barrio, viendo una película de 13tv, un jueves por la tarde, a eso de las ocho, un western de esos que posiblemente has visto dos millones de veces, era intrigante. Ya saben. De esos momentos en los que se te presenta el fantasma de las navidades del futuro. Viendo una película, en un bar casi desierto, tú solo. Mayor y solo viendo una película en un canal de derechas, sin casi volumen. Porque esa es otra, no se oía nada. El volumen estaba bajo y casi no se oía. ¿Qué hacía aquel hombre allí viendo una película que no escuchaba? Eleanor Parker creo que es un motivo más que suficiente. Elanor Parker es de esas actrices de película antigua que no recordará mucha gente. Un bellezón de esos de rompe y rasga que hizo películas en las que acompañaba al guapo, películas de aventuras, de romances, en los que ella se hace la fuerte pero acaba rendida ante los encantos del mozo de turno. O no. En El hombre del brazo de oro, Eleanor Parker es una señora mala que finge una enfermedad muy chunga para tener atado al pobre Frank Sinatra, que se ha enamorado de Kim Novak. Pero a ver quién es el listo que no se enamora de Kim Novak. Sea como sea, Eleanor Parker es motivo más que suficiente para ver una película. No sé qué película era. Hubo un momento en el que el señor se fue al lavabo y cuando volvió se encontró con que en la pantalla estaban dando otra cosa. No había acabado la película pero en ese canal habían decido dar un avance de las noticias. El hombre se puso como una furia, bueno, como se puede poner un señor ya mayor que en otro tiempo creo asegurar que no era tan suave en sus modales, porque pensó que le habíamos cambiado el canal. No era así. Le dijimos que estaban dando noticias y que la película igual había acabado. Pensaba que le estábamos tomando el pelo, pero al momento volvió la película y la pudo ver finalizada. Que nadie se tome a mal esto, pero antes, a ese señor le llamábamos Robin. No recuerdo por qué al señor que acompañaba le llamábamos Batman. No había recordado este dato hasta ahora mismo.
Hoy me he enterado de que ha fallecido Maureen O'Hara. Otra actriz de las que le vuelven a uno pequeñito. Con su melena pelirroja, la recordaremos como la fiera salvaje de la que se enamora John Wayne en 'El Hombre Tranquilo', un peliculón de esos de John Ford, que no era un western, pero que seguramente también habrían tenido al señor aquel, al Robin, atado a una silla durante horas el solo, importándole una mierda si el diálogo era bueno o era malo. O si la O'Hara, o la Parker, enseñaban mucho o poco. Hizo más películas, y según vi una vez en una biografía de esas de Internet, era bastante de derechas, más que nada porque era del colectivo de actores que apoyaba a los republicanos. Muy amiga de John Wayne, y eso ya marca. Y qué. Es curioso que mirando fotos, uno recuerda a Maureen O'Hara como un mujerón, una mujer grande, bien, y en cambio en muchas fotos aparece mucho más delgada de lo que uno la recuerda. Bueno. Son apreciaciones sin sentido. De domingo por la tarde.

viernes, 23 de octubre de 2015

Miscelánea - Vainica Doble

Ha muerto la última de las Vainica Doble que quedaba en pie. Primero fue Mari Carmen Santonja y ahora ha sido Gloria Van Aerssen. Vainica Doble molan mucho. No molan todas sus canciones. Algunas, porque parecen muy ñoñas, no te paras a escucharlas y las descartas. Por casualidad, las escuchas y te atrapan. Poco a poco, Taquicardia, por ejemplo, no es de las canciones que me gustaron de primeras. No le hice caso. Pero cuando me enteré de la noticia ayer, por motivos que no vienen al caso, fue la primera canción que se me vino a la cabeza. Sístole, diástole, sístole, diástole. Ya saben que tengo predilección por las canciones que repiten algo, que se alargan. Y en este caso, lo que se alarga no es otra cosa que el latido del corazón. Taquicardia. El corazón a tope. Aquí vemos una versión en directo, con gente de la escena progre de los 80, como Hilario Camacho, aquel extremeño que se me ha ido de la cabeza ahora, y Joaquín Sabina, entre otros. El corazón. Un médico de guardia que me cure esta taquicardia. El corazón. Tengo delicado el corazón. El pobre corazón que no debe dejar de latir, que tiene que seguir como sea, dándole. Pero al que maltratamos demasiado. Una canción que es simple, que es bonita, y que dice lo que tiene que decir. Es eso. Gente que parece norml, por mucho que no lo fueran, cantando cosas sencillas, y algunas con mucha mala leche, otras muy delicadas. Sea como sea, ahí van algunas de las canciones que más me gustan de este dúo. No serán las mejores, pero son las que más me tocan. Sístole, diástole. Es una canción de los BJM, pero con más gracia aún.
https://www.youtube.com/watch?v=37skXxDkQQY

Vainica Doble tienen para mí, dos himnos nacionales oficiosos. Dos himnos a los que la palabra nacional les hace mucho daño. El primero, para mí, es Caramelo de Limón. Yo sé que la de Déjame vivir con alegría, es mejor. Pero ya saben, aparecen las aceitunas y eso me... en fin. Caramelo de Limón es una de las canciones que más he puesto en misceláneas, enlaces, etc. Me encanta. Es ese país ceniciento, ese país que encontramos todos los días. Que parece mejor de lo que es. Que merece más de lo que tiene. Que podría ser de otra manera. Da igual. Caramelo de limón, el sol de mi país. Cielo blanquecino y gris. Palomita de anís. Y si mola la letra, lo que me gusta mucho es la música, que me parece brutal. Me gustan las canciones de Vainica Doble con banda, con grupo, con batería, bajo, guitarra. Me encantan. No son las más numerosas, porque su rollo parece que era otro, pero cuando coinciden con banda, son muy buenas. Y tienen discos enteros como el Contracorriente, que son de un rock molón de verdad. Pero, como digo, no parece que fuera ese su rollo. Aquí, en Caramelo de Limón, como siempre, como si cantaran en inglés, yo creo que cantan una cosa y lo mismo dicen otra. Yo creo que es una canción de desamor  un país. Sea ese el país que quieran. Este mismo. Un país que no merece la pena. Blanquecino y gris. Pero es el sol de mi país. El sol de mi país. Palomita de anís. Veo a los jugadores de la selección cantando el himno. Palomita de anís.
https://www.youtube.com/watch?v=EXP80JHc2eM

Este es el segundo himno. No nacional. Déjame vivir con alegría. Con alegría. Casi nada. Una canción que es un canto a una manera de ver las cosas que ya no se lleva. Se lleva de boquilla. Se lleva para promocionar un tipo que luego no se cumple. Porque ya no podemos vivir con alegría. No quieren. No me hace ninguna gracia, que me tengas compasión. Vivimos demasiado bien y eso no es productivo. Así no se vive como dios manda. Trabajo, familia, sindicato. Trabajo. El trabajo dignifica. Hay que trabajar para ser una persona de provecho. Déjame vivir con alegría. Sólo con el trabajo se redime la persona. Mañana será otro día. Pero no. Eso ya está perdido. Tenemos que pagar, tenemos que ir, tenemos que salir, tenemos que mirar de... tenemos que hacer... No sé. Yo cada vez tengo menos ganas de hacer nada. Tengo menos ganas de tener ideas, si es que alguna vez las tuve. No tengo nada que aportar. Déjame vivir con alegría. La canción pertenece otra vez a la misma sesión que Taquicardia. Tiene ese rollo cumba que me encanta. Oscurita es mi pigmentación, y mi cuerpo es enjuto y resistente. Con un dátil inventé la democracia. No me hace ninguna gracia que me tengas compasión. A la mierda todo. Esa intro con el arpa, es bestial. Un himno. A la mierda todo.
https://www.youtube.com/watch?v=eNU8pSvHtxE

En el disco Contracorriente hay una canción que escuché hace muchos muchos años y no supe encontrar nunca. La canción se llama Alas. La he puesto alguna vez más por aquí. Es una canción oscurita y de mensaje... no sé. Es una canción que va creciendo. Cantando pío, pío ir volando al sol. Filo del hacha del podador. Cuando dicen esa frase, todo parece que se va jodiendo. Hacha del podador que cercena y extermina. Es decir, las alas de la gente, que nos van cortando, de una manera u otra. Alas que uno cree que le están cortando. Nunca entiendo lo de las alas que da el hambre y que da el valor, esa alabanza al conquistador. Pero no la entiendo y sí que la entiendo. Porque al final vienen los cóndores negros de boina roja. Y todos sabemos quiénes son esos cóndores. Alas. Si las alas de todos los ángeles se pusieran en movimiento. Qué canción tan buena. Este disco es así, con banda, con grupo, con guitarras eléctricas que dan fuerza. Pero esas voces que son tan dulces y tan bonitas y que de repente sueltan una frase que te deja seco. Alas. Cóndores negros de boinas rojas.
https://www.youtube.com/watch?v=_PgLGUDimWE

A todos nos suenan Vainica Doble por la tele. Por la sintonía de Con las manos en la masa, por la banda sonora de Juncal. La cocina. Para un programa de cocina, una canción como La cocinita, no hubiera caído nada mal. Pero tenía una mala leche esta canción. Como un espejo, un espejito, mira que bien. Qué mujeres tan apañadas. La mujer hace la comida, se encarga de hacer el conejo, se encarga amablemente de limpiar los platos, friega que te friega, mira qué bien. Pero las cosas no son lo que parecen. Las alfombras de la casa vuelan y para perseguirlas se sube una a la escoba y se va volando. Una canción de nuevo con una batería, una canción que es pop y tiene un punto de... no sé. Tienen muchas cosas así, que te las cantan con esas voces que parecen de señora mayor, buena, dulce, un poco piradas, y que en realidad gastan una mala ostia que tira para atrás. No sé, es un grupo raro este de Vainica Doble. Le gusta a gente rara, pero no le gusta a toda la gente rara. A Madame Diana, por ejemplo, no le gusta. No se entiende.
https://www.youtube.com/watch?v=J-bQ2-LC57I

Y acabaremos con una de sus primeras canciones. Le los refranes. En esta canción dicen todo lo que se tiene que decir y lo dicen con las palabras más claras y precisas. Con los refranes. Frases hechas, dichos, que se van perdiendo. Cada vez se utilizan menos estas palabras. Nota uno que se hace mayor, además de por las inevitables movidas físicas, porque habla de cosas viejas, como un viejo, utilizando refranes y dichos y diciendo por ejemplo que 'cada vez se utilizan menos estas palabras'. En mis tiempos. Sea como sea, En fin. Toda la canción se basa en refranes que terminan en uno solo que es el fundamentel. Haz bien y no mires a quien. Una canción también con banda, de las que me gustan a mí. Me dejo Gur Zakun Kin Kon, me dejo Roberto querido, me dejo la de las caras de Eva, me dejo la del Oso poderoso, me dejo la de Magnificat, me dejo la del cascabel al gato, me dejo... un montón de canciones buenas de verdad. Me dejo también la de dos españoles tres opiniones. Espera, esa no me la voy a dejar. Refranes. Haz bien y no mires a quien.
https://www.youtube.com/watch?v=3puF1rEXqhM

Estoy absoluamente de acuerdo contigo, pero como lo has dicho tú, no voy a estar de acuerdo contigo. Así es. Dos españoles, tres opiniones. No se puede tener más mala leche que en esta canción. Si dices blanco yo digo negro, si dices rojo yo digo azul. Siempre diré lo contrario que tú. Diré que no si tu dices que sí. Es nuestro sino. Dos españoles, tres opiniones. Más refranes. Así estamos. Pensando en qué va a decir el otro para decirle que no. No marques mi compas, amigo. Ese es el tema. Un momento, quién se ha creído usted para decirme lo que tengo que decir. O lo que llevar. O lo que votar. Oiga, usted no es quién. Pues no sé yo nada del tema, como para que... oiga, es que no hay derecho. Es que nos están obligando a hacer lo mismo que proponemos nosotros, es que, dónde vamos a parar. No. No lo haré. En este país, hay mucha gente, cada cual opina diferente. Una canción de mediados de los setenta... cada cual con su ego, para luego al final, todos borregos. Esa es la triste conclusión.
https://www.youtube.com/watch?v=v9mXEl2JZ2U

Antón no pierdas tu son. A ver si pasamos el fin de semana en paz y armonía y vamos salvando así las destas hasta que... Buen fin de semana y tómense un algo a la salud de las Vainica.

jueves, 22 de octubre de 2015

Historia del Rock and Roll (en inglés)

Son diversas las voces que se han dejado oir mostrando una absoluta disconformidad una vez expuesta mi teoría sobre la histora del rock and roll. Desde distintos ámbitos se han pronunciado personas que, o bien dicen no entender de qué estamos hablando, o, por otro lado, consideran que mis afirmaciones son erróneas. Bien. No tengo mucha intención de aceptar críticas por muy argumentadas que sean y vengan de donde vengan, porque en la autocrítica está el error. Sostener el qué y el cómo, sean cuales sean las circunstancias, hace de una teoría, de una idea, de una postura vital, algo admirable y tenido en cuenta. La duda y el viraje, se paga. Dicho esto, achaco las distintas apreciaciones hacia el texto de ayer a un problema idiomático. El uso del castellano para hablar del Rock and Roll, es en sí, un error. Es por eso, que lo que tengo que decir hora, lo haré en inglés.
El Rock and Roll tiene idioma. Pensar, vánamente, que el idioma es secundario, que lo mismo es cantar en francés, en catalán, en urdu o en turcomano, es simplemente una barbaridad que demuestra que la ignorancia es muy atrevida y que de valientes están llenos los cementerios. La historia del rock and roll nos demuestra que solo los anglosajones han logrado obras perdurables, y dentro de los anglosajones, únicamente los norteamericanos han sido verdaderos garantes de la pureza estilística del género. Lo demás, imitaciones y pamemas. Un francés cantando rock and roll, Johnny Halliday, por ejemplo, es tan creíble como La Niña de la Puebla rapeando. Puede hacerse, el resultado es entrañable, pero no es. El rock and roll, es algo que se demuestra más real e imitable cuanto más se aproxima uno al género original, aquel que ya dijimos que se desarrolla en los años cincuenta y muy primeros sesenta. De la imitación a la parodia hay una fina línea. De la parodia al escarnio, prácticamente nada. El Rock and Roll cantado en italiano, por ejemplo, en la voz de Adriano Celentano, tiene un valor muy apreciable. Vean al joven Celentano dejándose la vida cantando y rocanroleando, magnífico. Pero no es real. Se está haciendo el americano. Como nos hacemos los suecos, nos hacemos los soviéticos, o nos hacemos, por ejemplo, los vascos si queremos entrar en otras consideraciones. La imitación puede ser a un tipo humano o puede ser a una época. Por ejemplo, imitar a Elvis requiere imitar un personaje y una época concreta del personaje. Creo que es una buena línea de debate, pero me gustaría abrir alguna más.
El Rock and Roll sin mujeres. Quizás explicado esto en inglés quede mucho más claro y me pueda explayar en el término. Busquen imágenes de rock and roll, simplemente. Bandas de rock and roll. Den nombres de las luminarias del género. ¿Cuál es el papel de las mujeres? Algún nombre hay, claro, no me vienen ahora, pero hay algunas mujeres rockeras muy apreciables. Rockeras. Pero rock and roll es rock... y se abre otro debate no menos áspero que me atrevo a iniciar en unos momentos. Mujeres en el rock, hombretones atormentados o duros como un pedernal. Hombres sudorosos y hombres asfixiados mientras cantan. Hombres que se reúnen con hombres  hablar de cosas de hombres, escuchando discos de rock and roll, bebiendo cerveza, con camiseta de jack daniels. Las mujeres no hacen rock and roll. Bailan rock and roll, se visten de rock and roll, pero no producen rock and roll. Sí, es cierto, nombres hay, pero no son los principales. Ocurre en el rock y ocurre en todos los géneros  y muy tristemente en casi toda la producción cultural. Está bien apunarlo y llenamos otro párrafo, pero el inglés es un idioma muy sonoro y lo acepta todo. La onomatopeyización del idioma. Es cómodo.
Rock y Rock and Roll. El rock. Me gusta el rock. Aquí el escenario es más libre. El rock vive y no muere. El rock and roll es más estricto en su definición, que ahora no estoy en condiciones de aportar, pero que está ahí en nuestra cabeza y a todos nos gusta pensar que, de hecho, sabemos de esto. El rock es más laxo. Hacer rock puede hacerlo prácticamente cualquiera. Heavy rock, blues rock, pop rock, prog rock, punk rock. Y así hasta que te canses.
La historia del rock and roll con mayúsculas o con minúsculas, es una historia de redención y victoria a toro pasado, cuando a nadie le interesa el género. Nos interesa la música cuando ya no les interesa a sus productores originales. Nos interesa todo cuando ya está pasado de moda, pero nosotros creemos que todo está de moda todavía. Porque lo decimos nosotros. El inglés es un idioma que se entiende a medias. Yo mismo creo que no sabría cantar una letra entera de una canción en inglés, aún habiéndola escuachado mil veces sin inventarme algo.
Lo que no quita para que este texto esté escrito en un inglés más o menos entendible que, espero, haya aclarado un poco las cosas.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Historia del Rock and Roll

En plena vorágine especulativa en relación al futuro de la música, bueno es hacer una consideración sobre los orígenes del género llamado Rock and Roll. Parte esta reflexión de una primera aproximación previa realizada hace unos días en una conversación informal, por la cual llegué a la conclusión de que el rock and roll es un género antiguo y pasado de moda, al cual nos podemos agarrar de una manera sentimental y fanática al mismo tiempo, sin tener en cuenta que la música va por un lado y nuestro pensamiento está allí, en otro mundo, que ya no existe. El rock and roll es un género que nace a mediados de los años cincuenta y que, por datar de alguna manera su final, fallece definitivamente cuando el pop en forma de Beatles hace su aparición. Cuando esto ocurre, el rock and roll sigue produciendo material y los artistas del género siguen siendo reconocidos. Incluso hoy día encontramos a personas que hacen de la fidelidad al rock and roll una forma de vida. Pero no son personas que estén instaladas en esta realidad. Tampoco lo están quienes continúan celebrando a los Beatles y al pop como la música definitiva. Todo es antiguo y ya no merece la pena seguir hablando más del tema porque se sabe dónde se empieza y nunca dónde se acaba. De lo que estábamos tratando es de los orígenes del rock and roll.
En este punto, quisiera aportar mi propia cronología, mas no creo que sea realmente interesante sino como muestra de una erudición que no me deja ni bien ni mal. El rock and roll nace en los Estados Unidos de América. Y como hemos dicho, y he dicho yo que soy el que esto escribe, se data en los años cincuenta, después de que algunos bluesman electrifiquen su sonido en Chicago y de la mezcla de blues, hillbillie, country y rythm'n blues, surja una cosa nueva. Esa cosa nueva es el rock and roll. Unos de una manera otros de otra. Esa es la historia del rock and roll, en resumidas cuentas. Unos géneros musicales, en principio independientes y enfrentados al menos de forma nominal dado que unas músicas son de afroamericanos y otras son de blancos transparentes, producen una melange que se da en llamar rock and roll. Luminarias del género, pues muchas y variadas. No es mi papel dar tampoco nombres porque condicionaría los gustos de la audiencia lectora y soy muy, pero que muy partidario del libre albedrío y de considerar que, en definitiva, llegar al rock and roll hoy puede ser tan válido como hacerlo en su momento. Y si con esto contradigo lo que he dicho en el primer punto, así son las cosas, porque en la contradicción, en el conflicto, está también la alegría y lo que podríamos calificar como acicate de la civilización. Hoy digo una cosa, mañana otra y en la discusión sobre si dije o si no dije, vamos avanzando. El rock and roll puede morir cuando Buddy Holly se estrella con el avión, Buddy Holly, muy posiblemente ya no fuera rock y fuera un proto popero, pero esto es ya copiar una teoría existente y, aunque me agrada sobre manera calcar lo que piensan otros porque me reconforta, ahora mismo me parece burdo.
La historia del rock and roll es más breve de lo que pensamos. Y lo es porque el género nace y muere muy deprisa y lo que viene después ya son recuerdos, reflejos de una época pasada. Elvis es Elvis hasta que se va a la mili, luego vuelve otra persona y ya no es lo mismo. Es otra muerte del rock. Chuck Berry sigue vivo y coleando, pero repite lo que hizo. Repetir es muy saludable, sobre todo cuando la idea es buena. Incluso puede pasar que repetir una idea mala la convierta en aceptable. Se encuentran excusas para que esa idea sea buena y listos. Se encuentran explicaciones a tanta  repetición y todo queda arreglado. O más o menos bien.
Soy partidario de tratar con cariño al rock and roll. De mostrar clemencia hacia el rock and roll. Los rockeros. El rocker. Rocanrolear. Disfrazarnos de tiroleses para recordar la tradición del canto alpino. Es eso. El rock and roll no ha muerto, vive en los corazones de todos los niños rebeldes que sueñan con la música como medio de expresión. El rock and roll de señores de mediana edad con traje y barba cuidada. El rock and roll sin mujeres.
La historia del rock and roll está acotada, concentrada en unos años muy concretos. Lo demás es una secuela y un qué pasó con.
La canción melódica, sin embargo, es eterna y a ella le juro fidelidad hasta el día que muera.

martes, 20 de octubre de 2015

Historia de Rock and Roll

No sé a quién se le ocurrió decirle a aquel señor que viniera a cantar con nosotros, pero fue una de las cosas más extrañas que me ha pasado en la vida. Por aquel entonces jugábamos en las ligas menores. Teníamos un grupo majete, éramos todos muy colegas, ensayábamos dos o tres días a la semana y más o menos casi cada mes tocábamos en bares de la ciudad una o dos veces. Nos lo pasábamos bien, con un repertorio de rock más o menos clásico, ajeno a las modas. Éramos jóvenes pero escuchábamos música de viejos. En aquel tiempo, como dicen en la Biblia, mediados de los ochenta, el rock estaba echo polvo. Pero a nosotros nos daba igual. Ensayábamos en unos locales, cerca del polígono Montorete. Un día, apareció un señor mayor, gordo, que decía que había visto un cartel nuestro en un bar y que quería escucharnos. Era alto, corpulento y tenía la cara hinchada. Tenía el pelo recogido en una coleta, calvete por delante, se notaba que se teñía. Nos quedamos un poco sorprendidos con su propuesta, sobre todo porque no pensábamos haber puesto en ningún sitio carteles. Nuestros conciertos eran siempre en los mismos sitios, con la misma gente y, por aquel entonces, eso de hacer carteles para conciertos, no lo hacía cualquiera. Sea como sea, le invitamos a vernos ensayar y el hombre se sentó en una silla que teníamos, echa polvo, en una esquina. Tocamos unas cuantas canciones. El señor nos escuchaba con la cabeza mirando al suelo y notábamos que respiraba fuerte. Le tocamos una canción de Little Richard, Lucille, y levantó la cabeza. Nos pidió si podíamos tocar Heartbreak Hotel y si podía cantar con nosotros. Yo creo que puse alguna pega porque de saque siempre digo que no a todo, pero el resto del grupo no objetó nada y cantó con nosotros esa canción. Se ahogaba mientras cantaba, pero entonaba estupendamente. Mientras cantaba hacía movimientos con la cadera, y movía los brazos... como Elvis. Cuando acabó de cantar volvió a sentarse. Nos pidió una lenta, Love me Tender. Se la tocamos. La cantó sentado. Casi no se le entendía al cantar, pero tenía algo. Le felicitamos, un poco por compromiso. Esperábamos que dijera que se lo había pasado bien y que se tenía que marchar, pero no. Se quedó hasta el final del ensayo. Cuando acabamos, nos dijo lo siguiente: 'no os lo váis a creer, pero soy Elvis. Elvis Presley. Me gustaría cantar con vosotros, Aquí casi nadie me conoce, llevo años viviendo en la ciudad y nadie me ha reconocido. Tengo el gusanillo de cantar y me hablaron de vosotros... por matar el tiempo, si no os importa, podría cantar con vosotros...'. Yo estaba flipando. Aquel hombre no era Elvis. Elvis estaba muerto, primero. Segundo, no era posible que el señor ese fuera Elvis porque seguro que le habrían reconocido, por mucho que él dijera lo contrario. Y tercero... aquel hombre no podía ser Elvis. Si no se le parecía. Tenía la cara muy hinchada y estaba... ya, ya sabía que Elvis había pasado sus últimos años como una foca, pero aquello... y se ahogaba. No podía ser. Pero al resto del grupo le hizo gracia y le animaron a que viniera. Cada viernes por la tarde venía. Cantaba canciones de Elvis. Se movía como Elvis. Nos aprendimos Falling in love with you como final de los ensayos, ahí el hombre se moría. Pero tenía algo. Le preguntábamos cosas sobre la vida de Elvis y medio respondía. A veces se ponía a llorar. Otras veces se quedaba dormido. Pero cuando cantaba, clavaba al personaje. Movía las manos así como Elvis, señalaba, se ponía de rodillas y luego no se podía levantar y lloraba. Cuando lloraba, le tocábamos Love me Tender. Lo hacía muy bien, todo sea dicho. Nos propusieron tocar en un bareto. Le dijimos que si quería venir con nosotros. Dijo que sí. Fue un desastre. Cantó dos canciones, se asfixió al querer cantar un rock and roll de Chuck Berry, se sentó. Pidió pollo frito. No había. No volvió a los ensayos. La banda iba mal. Habíamos perdido la ilusión. Chefe, el bajista, me dijo al cabo de un tiempo que aquel hombre era Elvis de verdad, que el único que no lo había visto era yo. Que habíamos desperdiciado una ocasión tremenda de ser famosos. Que yo era un gilipollas, que le tenía envidia a Elvis, que era Elvis, porque hablaba con acento americano, porque cantaba como Elvis y se movía como él. Todos dejaron la banda. Yo me quité del rock and roll y con mi novia hicimos un dúo de tecnopop. Aquel señor no podía ser Elvis. Hasta hoy que pienso que no podía ser. Pero a veces recuerdo cómo cantaba Falling in love with you y pienso... que no. Que no puede ser. No volví a ver al resto de la banda. Pero el año pasado, fui de vacaciones a Las Vegas, con la que ya es mi mujer y con mis dos hijos, y por hacer la gracia fuimos a un sitio de esos de música en directo. No sé qué pasó, cuando entramos un señor muy mayor muy echo polvo, cantaba Love Me tender. A media canción, la banda terminó, ayudaron al señor mayor aquel, que cantaba muy bien, y se fueron. Yo no quiero pensar mal, pero alguien dijo 'hijodelagranputa, mira por donde viene'. Había mucho ruido y lo mismo me confundí.

lunes, 19 de octubre de 2015

¿Qué es el rock and roll?

Tenía yo un montón de cosas que decir sobre el tema que nos quedaba pendiente, pero lo voy a dejar porque creo que debo dar alguna opinión sobre este asunto, que no es menos importante. ¿Qué es el rock and roll? Pues yo tengo muchas cosas que decir sobre este asunto. El rock and roll es algo que he visto hacer muchas veces. He ido a muchos sitios, he comparecido en más de un evento relacionado con el asunto, he escuchado lo que han dicho al respecto algunos entendidos en esta materia o bien en temas relacionados con lo mismo y puedo decir sin miedo a equivocarme que el rock and roll, tal y como lo entendemos y lo que más o menos tenemos en la cabeza todos, pues el rock and roll es muy parecido a como cuando estás en esa situación en la que tienes que traspasar la raya y ir al otro lado. Estás aquí y ahora ya no estás aquí, estás allí. Te cambia un poco la cara y haces como que te estás moviendo de una manera que no es la manera que acostumbras. Te mueves y entonces pasa algo. No es una definición muy aproximada del tema, pero creo que si me pongo, puedo ir afinando algo sobre ello. Es, por decirlo de alguna manera un tanto científica, una batería que puede ser muy voluminosa o no, una guitarra que debería ser eléctrica, otra guitarra -y esto mucha gente lo vería opcional- que hiciera ritmos simplemente, y para acabar el bajo. Que haya un cantante es también muy conveniente. Un cantante o que toque la guitarra el cantante. Da igual. Teniendo todo esto, podemos combinar. Un piano, también. Vale. Aquí supongo que el querido lector ha perdido ya el interés y puedo hablar de lo que a mí me interesa.
El rock and roll me interesa desde mucho antes de lo que parece. Porque me ven así con esta pinta y pensarán que yo era antes una persona de esas que el rock and roll ni fu ni fa y resulta que no, que yo antes, de muy pequeñito, era muy del rock and roll. Mucho. Era una persona muy jovencita, un niño apenas, y ya, en mi sangre, en mis músculos y en mis huesos y en mi boogie boogie flu, era ya rock and roll. Sin pensar. Escuchaba discos de mi padre, de grupos que cantaban rock and roll y pensaba que esa música, tan antigua, me gustaba. Y ya está. No lo llevaba mucho más allá. La cena está haciéndose y tengo todavía un rato para seguir reflexionando sobre este tema. Los Llopis. Un grupo argentino que cantaba canciones clásicas adaptadas al español. Un single de The Beatles. Ya está. Si me lo aceptan como ser un niño rock and roll, favor que me hacen.
¿Qué es el rock and roll? Ahora ya en serio. El rock and roll es justo lo contrario a lo que yo creo que es el rock and roll. Propónganme otro tema. No tengo mucha idea sobre este asunto, la verdad. Pensaba que sí, que podría decir algo inteligente, algo que pudieran comentar con amigos e iniciar un interesante debate y eso, pero no. No llego. El rock and roll. No me viene nada. Por decir, algo, por aportar algo, podría decir que es muy diferente a lo que yo me imagino. Tengo un amigo que dice que él sabe lo que es el rock and roll. Le he dicho durante todo el día que a ver si me da alguna idea para escribir algo, pero pasa un huevo de mojarse. Dice que es un tema muy complicado y que él no quiere meterse en un jardín. Yo sé que lo sabe, pero no quiere mojarse.
El rock and roll, y ahora quizás me estoy jugando mi prestigio, debe ser ya muy mayor. Pero en las fotos sale guapísimo. Y tiene la voz clara como la de un ruiseñor. Debe ser porque no tiene nada que ver con el rock and roll.

Feliz cumpleaños Chuck Berry, con retraso.

jueves, 15 de octubre de 2015

De culo

- Pues así será. Todo lo veo mal. Irá a peor. Por mucho que nos esmeremos, ellos son mejores. Por mucho que pensemos, ellos lo harán mejor. Son más. Tienen de todo. Hasta las fotos nos salen en negativo.
- Qué negativo ni qué ostias. Siempre estás igual, con lo bonita que queda la manta de atrás.
- Pues no sé, me ha dado un bajón.
- Bueno, que no se diga que no soy una persona elegante y no pregunto porqué. Va ¿por qué? Mira, ahora al menos suena una canción que te gusta.
- Sí. Bob Dylan poniendo voces. Pues no sé. Porque nos toca estar de bajón, nos toca perder y siempre pensar en perder. Otros lo hacen todo bien y les escriben bellos versos de alabanza. A nosotros no nos hace caso nadie. Yo quiero ser como esos que salen siempre en los diarios y...
- Un momento, que me pierdo ¿quiénes son los otros? ¿Los que copian o el PRI?
- ¿El PRI?
- Es igual, Bob Dylan.
- No, no, ahora no te quedes ahí. Explícame eso del PRI.
- ¿Es que no lo ves?
- Yo, menos la manta, lo veo todo en negativo.
- Va, que te digo lo del PRI. Es ser el niño en el bautizo y el muerto en el entierro. Sacar el córner y rematarlo. Gobierno y oposición a la vez. La Revolución detrás de la Virgen del Pilar.
- ¿Cómo te pasas no? Eres muy valiente. Decir esas cosas. ¿No piensas en que la gente te tiene que votar y, bueno, esas cosas igual...?
- Sí, siempre es mejor abstenerse. Parece que todo ha cambiado y es más importante lo que digan de tí que lo que realmente eres. No sé cómo explicarlo. El PRI.
- Y dale con el PRI. Me molesta un poco el papel de plata en la cabeza.
- Pero es lo que se lleva ahora.
- Yo pensaba que con el papel de plata iba a protegerme del frío, del cambio de tiempo. Pero no. Estoy destemplado.
- Estás llevando la conversación a un punto...
- Qué punto. Punto blanco.
- Punto rojo, no participo.
- Peste alta.
- ¿Qué es peste alta?
- ¿Tú no has jugado nunca a peste alta? ¿De qué planeta vienes tú?
-  Peste alta no sé lo que es.
- Uno llevaba la peste. Entonces si te tocaba, te pasaba la peste. Solo podías librarte si estabas 'en alto'. Subido en algún sitio.
- Ah, entiendo.
- Qué entusiasmo ha levantado la peste alta... ¿Viste lo del Companys ayer?
- Sí, subida en un tiesto.
- Sobrevolando el Turó del Pollo, ya te veo. Fue muy interesante. Companys era de los nuestros. Bueno. De los míos. Republicano y de los míos. Casi como el Iceta. Eso decían hoy en la radio. Si no levantas los cuatro deditos como los... eres como el Iceta. Hasta Companys.
- Sí, eso he oído.
- Oye, no te mojas nada.
- Pero si antes me decías...
- Ya, pero...
- Que nos cuentan una historia en la cual parece que todo el mundo ha sido siempre indepe y no es así. Y yo creo que es mejor. Y además te das cuenta de que la historia se repite. Como un péndulo.
- ¿Un péndulo?
- O un mirall.
- ¿Net?
- No, en serio. Cuando pasa todo lo del Estatut de Núria, cuando los republicanos se enfrentan entre ellos, cuando los tuyos de fuera no te reconocen como suyos sin cambiarte, cuando la única vía para luchar contra un estado represor es hacerte independentista. ¿O no?
- ¿Tú eres indepe? ¿Indepe porque has llegado a este punto?
- ¿Hace falta esto? ¿Hace falta plebiscitar la conversación?
- Uy, no, no. Yo era por meter baza.
- Puedes hacer alguna reflexión también tú.
- Yo paso. No voy a hacer ninguna reflexión más.
- ¿De culo?
- ¿Cómo? ah sí, es porque con el título este tengo más visitas. Hay una entrada que se llama Pandero que lo peta siempre,
- ¿Y ahora qué?
- No sé. ¿Seguimos otro día? Hoy intentaré ir a eso del Còmic Social. Aunque no lo montamos nosotros, pero yo que sé.
- ¿Qué tiene que ver quién lo monte? Fòrum Grama organiza una charla también esta tarde.
- ¿Qué es más cool? ¿Fòrum Grama o el Còmic Social?
- Va, nen, ¿Quién te crees que eres? ¿Larra?.
- Ya, claro. Pero tengo que medir bien a dónde voy. Si luego hago una crítica o una crónica o algo...
- Invéntate algo nuevo ya, que la gente tenemos derecho a copiar cosas nuevas.
- Bueno, nosotros vamos a empezar a copiar ahora también.
- Como locos.
- ¿Lo de la conga al final no lo vamos a hacer?
- Todo es ponerse.
- Pues así será. Todo lo veo mal. Irá a peor. Por mucho que nos esmeremos, ellos son mejores. Por mucho que pensemos, ellos lo harán mejor. Son más. Tienen de todo. Hasta las fotos nos salen en negativo.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Mecanoscrit del segon origen - Manuel de Pedrolo

A qué colegio fui yo, en qué instituto dí con mis huesos, qué clase de amigos he tenido, cuáles han sido mis referentes para que yo, con estas gafas y con este pedigrí pal de ser tan y tan culto y tan leído, jamás en mi miserable vida me había dado por leer el Mecanoscrit del segon origen de Manuel de Pedrolo. Nada, ni en el colegio, ni en el insti, no entró como lectura obligatoria y de ahí salté a otras cosas. Sí que recuerdo, por ejemplo, un libro parecido que me tocó en el insti creo, en el Ramón Berenguer. Yo fui al insti al Berenguer, con otra gente ilustre como... y tal. Allí leí El dia dels Trífids, también con tema apocalíptico y ese libro he de decir que me gustó mucho. Ese no es el tema y se nos va el día escribiendo tontunas.
Leer este libro con más años que una estufa tiene sus cosas. Cosas que se supone que de joven tienen que impresionarte, de mayorcete ya no lo hacen tanto. Y sin embargo, la historia tiene su miga. Una chica jovencita, una niña casi, de 14 años o así, ve cómo unos niños tiran a un canal o a un río a un niño por ser de color. La niña se llama Alba y el niño Dídac. Mientras lo está sacando del canal, se oye un estruendo y al salir ya no queda nada. Unos platillos volantes han provocado la destrucción de la humanidad. Su aniquilamiento. De la humanidad y de casi todos los animales. Sólo viven los pájaros y plantas. A ver cómo se las apañan los dos niños para sobrevivir. Pues sobreviven.
El libro está escrito con gracia, con arte, con el suficiente ingenio para presentar un tema tan chungo con normalidad, las cosas que tienen que hacer los dos críos para sobrevivir y para perpetuar la especie, también con mucha naturalidad, sin dramatismos, afectaciones, apasionamientos, sin morbo y sin ambages. La vida de Alba y de Dídac no será fácil, pero tampoco va a ser un drama desesperado y un contínuo recordar lo bien que estaban antes, ni entregarse al salvajismo, ni a la búsqueda desesperada de otros seres humanos...
El tiempo pasa y la vida va avanzando, el libro nos cuenta cómo van creciendo poco a poco los críos y cómo van trasladándose y descubriendo indicios de que otros seres han sobrevivido. Incluso tienen un encuentro con uno de esos seres que destruyeron el planeta, al que eliminan fríamente, quedándose con una de sus poderosas armas. Un arma que les servirá más adelante para resolver algún encuentro con seres humanos que sobrevivieron y que...
No voy a contar demasiadas cosas más. La especie perdura, porque si no, se supone, que no se recordaría el mecanoscrito y nadie lo habría recogido. Las dos o tres páginas finales, si el libro es bueno, son geniales, con los estudios realizados sobre la validez del texto y su rigurosidad.
Paréntesis de nuevo de vida personal. El otro día, escuchando la radio, hablaron del estreno de una película sobre este libro. No tenía ni idea cuando lo comencé a leer una semana antes. Apagué la radio de inmediato, ni siquiera he querido ver trailers de la peli. Sé que salía Sergi Lòpez actuando y no entiendo qué hacía allí.
Un muy buen libro para saldar cuentas con la juventud. Ya está leído, quizás un poco tarde. Un libro muy recomendable para quienes empiecen a leer y una historia, una situación que nos da que pensar. Qué haríamos nosotros en una situación semejante.
En fin.

martes, 13 de octubre de 2015

El hombre que se quiso matar - Rafael Gil

He de decir que los primeros quince minutos, diez si me apuran, de película, no los ví sino que los escuché desde la cocina mientras me hacía una sopa. Y si me tengo que guiar por el argumento que daban en el teletexto, pues muy mal. En el teletexto decían que el señor Solá, eminente arquitecto, perdía un trabajo y a su novia el mismo día y que decidía suicidarse anunciando su plan en una conferencia. Pero que un caradura llamado Argüelles iba a aprovecharse de su situación. Ya podía uno esperar al tar Argüelles 'el caradura'. En fin.
Una película del año 1942, española, dentro del ciclo de películas españolas que están dando de manera inmisericorde en La 2. Pelis de todo. El otro día, creo que el domingo, vi una que se llamaba Premoniciones que no estaba mal, con Marta Etura. Ayer emitían El hombre que se quiso matar, basada en una novela de Wenceslao Fernández Flórez. Suficiente para dedicarle la noche al asunto. La peli, como digo, es del año 1942, española. Supongo y seguro que no me equivoco demasiado, que en España en aquellos años se fusilaba como Dios manda y esa España que dibujaba la película, era más bien irreal, pero la historia tiene su gracia. La forma de expresarse, la forma de hablar, ese actorazo que era Antonio Casal, al que también recordarán de películas como La torre de los Siete Jorobados, que tampoco he visto. Todo es interesante en esta película.
Un arquitecto sin trabajo se enfrenta a su novia, que le reprocha que es un manta y que no hace nada por mejorar su situación. Tanto es así que se cansa de esperar a que reaccione y lo deja. Transido de dolor, -todo el dolor que puede darse en una obra basada en el cachondo de Wenceslao Fernández Flórez-, decide terminar con su vida. Primero, se coloca en las vías del tren. Intento fallido. Luego colgándose de la lámpara de su casa. Segundo asalto. Aparece entonces un vecino suyo, interpretado por Xan das Bolas. Xan das Bolas es un actor que, en su momento, yo pensé que era otro actor. Y no. Era otro actor. Aquí aparece todavía más o menos joven, pero se le conocerá en ese cine caspa de los años sesenta ya de mayorcete. Qué nombre. Xan das Bolas. No se llamaba así tampoco.
El vecino le dice que dónde va suicidándose y el otro que sí, que ya le da todo lo mismo y que va a anunciar que se suicida en una conferencia que tiene que dar. Cierto, lo anuncia y se queda todo el mundo a cuadros. Decide hacer lo que le viene en gana, ayudar al prójimo, ayudarse a si mismo quedándose más a gusto que un pepe y ligándose a una muchacha que birla delante de los morros de su novio. Un pollo, que dicen en la película. La muchacha es hija de un señor que tiene una empresa de arquitectura, fíjate tú, y allí que va el señor Solá a pedirle, trabajo y la mano de la hija. Se convierte en un tío famoso, la gente le conoce y le deja hacer lo que le viene en gana. Se suicidará cuando vea la corrida de su amigo El niño de la alpargata, al que hace aplaudir por parte de los puristas, sólo porque es el hombre que se quiere matar.
Momentos impagables, el diálogo con el periodista, al que mete a trabajar de dependiente. 'Es que yo tengo un ideal, quiero escribir una novela', dice el periodista cuando le preguntan que porqué no se suicida. 'Mejor vivir bien que escribir mal', le contesta Casal.
Es Wenceslao Fernández Flórez, como Jardiel Poncela o Miguel Mihura, escritores muy buenos, graciosos, con un sentido del humor muy negro, pero que, ay, eran de derechas. Alguno muy de derechas, otros menos. Pero lo que es, es.
Al final... en fin, no es cuestión de hacer spoiler, pero estamos en el año 1942 y lógicamente aquí no se va a suicidar nadie, pero bueno. Una película graciosa, de otro tiempo, pero que le hace a uno pensar. Últimamente, piensa uno mucho.

domingo, 11 de octubre de 2015

John Lennon es el mejor

El mejor de los Beatles, se entiende. Se cumplen nosecuantos años del nacimiento de John Lennon y con solo dos días de retraso y ante la multitud de voces, de emails, de mensajes al móvil que me han pedido que diga algo sobre el tema, me voy a pronunciar. John Lennon son los Beatles. Si con esto no os dáis por vencidos, no sé qué más puedo decir.
Empecemos. Uno por uno. Ringo Starr son los Beatles, claro. No se puede escuchar un disco de los Beatles sin reconocer la batería de Ringo. El fraseo, el golpeo, la simplicidad. Eso está dicho y visto y oído incluso. Pero no era compositor. Era un personaje simpático y en solitario no hizo demasiado. George Harrison es, para muchos, el Beatle preferido. Introvertido, místico y con una obra musical muy recomendable, a mí, personalmente, se me cayó mucho cuando ví la biografía que hizo Scorsese. Me parece que era un señor al que no le gustaba demasiado la música. Le gustaba vivir bien y no complicarse la vida demasiado. Pero la música... una vez que deja The Beatles, poco a poco se va cansando y, en fin, coge la guitarra poco y... no sé. No quiero seguir, porque va a parecer que me cae mal George Harrison y nada más lejos. Cada canción de Harrison con The Beatles es oro. Pero sin Harrison, también hubieran vivido. Creo. Mccartney. Paul Mccartney es los Beatles, eso está claro. Pero para mí, con sus pros y sus contras, es un personaje plano. No tiene excesivas contradicciones y en sus canciones, en principio y si no me dejo ninguna, no hay demasiados rollos. Amor, vivir tranquilo, alguna paranoia a su tiempo, musicalmente hablando es capaz de hacer de todo, desde baladitas ñoñas hasta lo más bestia y salvaje. Bien. Pero, siendo su repertorio bestial, me parece que hay algo en las canciones de Lennon, en el personaje propiamente, que le hace especial. Especial. Escribo una palabra y luego pongo un punto. Un punto. Ya paro.
John Lennon es un personaje equívoco. Si algo pasa con las canciones y con el mismo personaje es que, podría ser un loco enamorado y al mismo tiempo un cabronazo, podía ir de revolucionario y al mismo tiempo tener dudas y pedir que le contasen fuera, o dentro, según. No sabía. Se moja, se manifiesta, y puede decir una cosa y la contraria. Puede hacer canciones tiernas y canciones en la que no se entiende nada. Puede hacer cosas simples con una guitarrita o con un piano o bien puede marcarse un Revolution nº9... son cosas musicales, sí. pero es algo más.
Es una especie de imagen de tío con el que molaría ir de birras por ahí, a sabiendas que es muy posible que acabes con ganas de partirle la cara, o bien, que se la partan por ahí. Antes de eso, te lo has pasado de puta madre con un tío raro de narices que puede hablar de mil cosas y que parezca que no tiene ni puta idea de nada. Por eso es el mejor. Porque es raro, es contradictorio, no es la imagen de la fidelidad a unos principios, a una idea, quizás a una música de manera muy etérea, el rock and roll, pero poco más. Porque es capaz de estar con una mujer del nivel de Yoko Ono y empatar. Porque se la bufa lo que los fachas de mierda digan de Yoko Ono. Porque mucho working class hero, pero lo que le iba era irse de farra y perder la noción del tiempo como en el lost weekend. Porque era raro. Porque tiene canciones que le hacen a uno llorar, estrellar containers contra escaparates, pensar en quien no está, en cómo tirar para delante, en lo chungo que es todo esto, en lo mal que se pasa y en lo de puta madre que es estar enamorado de alguien que te quiere también. O no. En Dios y en la Virgen. Todo eso. Y lo contrario.
Y porque lleva gafas. Y eso no es fácil.

viernes, 9 de octubre de 2015

Miscelánea


Prochino. Prosoviético. Pronokal. Música para aeropuertos escrita por Brian Eno y ayudado en el piano acústico por Robert Wyatt. El título lo dice todo. Ambient. Glups. Escuchando música Ambient, Tolya, qué pena. Música para Aeropuertos. Al parecer (y no sé si esto lo he explicado antes) esta música la pusieron realmente en un aeropuerto de NY. Sea como sea, a mí esta primera 'canción' del disco, me parece sublime. Más de quince minutos escuchando esto. Se te mete en la cabeza y luego, toda la música, todo el ruido, todo lo que sucede alrededor, parece menos. Innecesario. Ser prosoviético, prosirio, neoliberal pero no en lo empresarial sino en lo... no recuerdo qué más dijo mi jefe el otro día al respecto... tiempo de definiciones. ¿Con quién vas a estar? ¿Con tu padre o con tu madre? ¿A quién quieres más? ¿A tus siglas o a la unidad? ¿Qué es más importante? ¿El cómo o el qué? Ciertamente, vivimos tiempos difíciles. De la posibilidad de algo importante, a la posibilidad de ir tirando de nuevo y ver pasar cuatro años más con la sensación de que se nos ha ido el tren. ¿Pero a qué precio? ¿De qué estoy hablando? De lo de esta semana. De lo nuestro. De lo que nos pasa. Tenemos que hablar. Sentarnos y hablar. El tiempo pasa. Ven, te tengo que decir una cosa. No me escuchas, porque te estoy hablando y no me escuchas. No escuchas. Y no me escuchas porque soy yo el que te está hablando. Como si estuviera sonando esa música de aeropuertos.
https://www.youtube.com/watch?v=d81G9W8pEno

El otro día descubrí un disco. Tracks and Traces, también con Brian Eno de por medio. Ya hablé de eso la semana pasada. El disco tiene una canción, la primera, que se llama Vamos Companeros (supongo que no encontraron la ñ). Ya está. No pondremos esta canción, sino la segunda, que es majestuosa lenta, imperial, terrible. Y no parece tener nada. Pero me recuerda mucho a cuando, en los primeros tiempos del local, cuando íbamos a ensayar, nos encanábamos con el pt1 aquel y hacíamos nada, nada y mucho rato. Con la guitarra y el bajo y el teclado. Ahora mi hermano está retomando un poco eso en otro proyecto. Molaba mucho eso. Vamos compañeros. La música y todo eso. Estamos volviendo a hacer cosas. Queremos tener algunas canciones nuevas. Porque las que tocamos ahora ya casi tienen un año y... cosas nuevas. Y retomar canciones viejas, de las primeras, para ver cómo podemos hacerlas ahora que tenemos cacharros más poderosos. La música. Ir al local, empezar a tocar algo, que ese algo sea 'seguido' por el resto del grupo, que uno entre, que el otro se descuelgue un poco, preguntar y ahora cómo seguimos, aquí podríamos ir más despacio, eso suena mal, pero suena tan mal que al final queda bien... y eso. Y queremos tener ya listo el tema de la maqueta o la demo o lo que sea eso y empezar a pasearlo porque molará mucho. Y hacer camisetas. Y tocar en el Nou Camp Municipal d'Esports de Santa Coloma de Gramenet ante 5000 personas y meter unos efectos de luces y la ostia puta y que se cague todo dios con la super arañaca de cristal que le vamos a mangar a... Aires de grandeza, amigos.
https://www.youtube.com/watch?v=UUQtF0NWkPk

Hace pocos días que se cumplieron 30 años del disco Kortatu de Kortatu. Ayer, en el Polònia, hicieron la gracia de decirles a los de la Cup que se volvían a juntar Kortatu para distraerlos. Bueno. Ilusiona ver a gente joven con la camiseta de Kortatu puesta. No voy a hacer ninguna crítica sobre el disco ni sobre nada. No me gusta hacer críticas, a mi lo que me gusta es inventarme pajaradas. Lo que me gusta de verdad. Lo otro, bueno, quizás es un recurso para seguir haciendo ver que soy periodista, aunque no sea verdad. Del disco Kortatu de Kortatu podemos destacar muchas canciones. He visto que en las reediciones del disco en cd, del 98, incluyen Mierda de Ciudad y El Último Ska. Con El Último Ska, bailando esta canción, he protagonizado momentos de mucho reirse los demás de uno, hace por lo menos... 25 años, en un hotel de Torremolinos. No os acordáis. Eledu se acuerda. Hoy he soñado que hablaba con Fermín Muguruza, y no es broma, y hablábamos de la canción Mierda de Ciudad, que también era de las buenas. No es broma, esta noche he hablado con Fermín Muguruza, para que luego me digan traidor. Iba a poner la de La Cultura. Pero no. Voy a poner la de Mierda de Ciudad. Cancionaza. Podría ser mañan, hacerlo mañana. Todo el sábado en casa privando hasta reventar, siempre lo mismo, mierda de ciudad. Una amplia oferta cultural. Veo que es una versión de un grupo que se llamaban The Bussiness. Ayer fue el cumple de Eledu. No habremos cantado esto veces.
https://www.youtube.com/watch?v=OWUal58aNjY

Había muchas canciones por poner, pero ya que estamos, voy a contar un sueño que tuve el otro día. Mi hermano, creo que elchristian y yo, atracábamos un banco. Sin armas ni nada. Al descuido. Un plan fenomenal, todo estudiado, todo pensado. Fijándonos en horarios y demás, Bien. Teníamos prevista la huida. Salíamos andando, normalmente, sin darnos prisa. Acudíamos a una hora muy concreta a un hospital, donde una amiga nos esperaba con un coche para huir. Pero la amiga no acudía a la hora prevista, nada, por cinco minutos, porque nos la llegábamos a cruzar y ya no podíamos escapar. Con el coche, íbamos a ir a aeropuerto, desde donde salía un trasbordador espacial que nos iba a llevar a una base en un planeta lejano. Una base alemana. Una base que tenía Alemania en ese planeta. El caso es que nos teníamos que quedar en tierra durante un tiempo. La policía venía tras nuestros pasos. Llegaban a entrar en casa. Un tío alto y otro más bajito, con una gabardina marrón clarito. Conducían un Renault 5 rojo. Nos seguían. No encontraban el dinero pero sabían que éramos nosotros. Me despertaba sobresaltado, volvía a dormirme y al cabo de un rato, como en otro sueño, aparecía el Renault 5 rojo con los polis dentro, observándonos. Qué desazón toda la noche. Qué nervios. Y yo pensando que realmente había atracado un banco, ojo. De verdad, qué cosas. Y con la policía siempre detrás.
https://www.youtube.com/watch?v=n4LzGliBllU

La cultura. La civilización. El otro día fui al teatro, pero no era un teatro, era un restaurante, El Cinc, que tuvo la idea de hacer una cena teatralizada. Éramos pocos, porque el Cinc es pequeño y cabe poca gente. Hacen muchas cosas en ese restaurante, los domingos conciertos y tal. Hacen demasiadas cosas. Debería alguien cortarle las alas a esta gente que se empeña en hacer cosas en Santa Coloma. Una amplia oferta cultural. Demasiada. Debería alguien darles el toque, por los ruidos o por algo. No se puede consentir. Un local lleno un miércoles. ¿Y quién piensa en los niños? Dos actores de la Excèntrica dramatizaban una relación de pareja. Él es muy bueno, ya lo vimos cantando una canción dedicada a la Vaselina una vez y, efectivamente, es muy grande. Pero soy muy fan de la actriz, a la que vimos (plural mayestático, ojo) también el mismo día que al otro. Creo que se llama Bàrbara Ferrer. Muy buena. Pero bueno. Eso, que mejor que dejen de dar la brasita con el teatro y que sirvan hamburguesas o lo que tengan que hacer y dejen eso de los espectáculos y demás para otra gente. Gente de orden. La cultura y la civilización, sólo me interesan si me dejan tener mi cabello como la melena de un león. Gilberto Gil, cantante que fue ministro, un cantante que llegó a ministro de Cultura. La Cultura, la Civilización. La versión larga, claro. La de 18 minutos. Locurón. Y además, me pusieron anchoa camuflada. A mí.
https://www.youtube.com/watch?v=ebdpsAuHWdo

¿Qué más puedo contar? Se acaban los temas. No he tenido una semana muy vistosa. Me duele el dedo gordo de abrir latas. El otro día estuve abriendo latas ni me acuerdo del tiempo que estuve abriendo latas. Tanto tiempo que me tuve que ir y dejar a los compañeros con la faena. El otro día, abriendo una botella de vino, tuve un pellizco con el abridor y se me puso ese lunar negro que ven en la foto, que debe ser como sangre o algo. Un daño terrible. Llevo una semana, no, dos semanas al menos o casi tres diría yo, con un dolor de rodilla insoportable. Es la derecha, la operada, de verdad que me duele como si me la estuvieran arrancando. Dolor de cortarla. Dolor de terminar de una vez. Cojeo como si esuviera cojo. Quizás es porque soy un cojo y no lo acepto. Luego está que ayer, sonándome los mocos, no sé cómo cojones lo hice que pareció que me había roto la nariz. Y estuve toda la mañana que lloraba y todo de los mocos y la nariz y no poder sonarme porque me pinchaba la nariz. Y me tendría que afeitar la barba o cortarme la barba porque tengo aspecto de mendicante, de dejao, de abandonao. Y lo de aquello, pues se supone que me iban a decir algo en noviembre, november rain, pero aquí nadie dice ni pío. Lo de la rodilla a veces creo que es por las bambas, otras por el tiempo, yo que sé. Y el picor de ojos. Estoy bueno. Pero es viernes.
https://www.youtube.com/watch?v=3iW2_Ec3uEU

Oigan, no hemos dicho nada de lo de la Hispanidad, ni del Pilar, ni nada. Que si se van, pues nada, pero si se quedan por aquí ya saben, saluden y eso. Buen fin de semana a todos y todas las personas con el corazón puro y la mente limpia.

jueves, 8 de octubre de 2015

40 años de nada


A la hora de reconocer los méritos de los grandes personajes de la historia, nos suelen faltar calificativos, espacio para nombrar todas sus hazañas, todo lo que logró, todo lo que aportó a la sociedad, etc. En el caso que nos ocupa, se puede decir que pertenece a un biotipo que no aporta. No soy psicólogo, ni antropólogo, ni nada de eso, pero sé ver a una persona que no es nada ni ha hecho nada en cuanto se me pone delante. Porque yo soy igual. Cuando una persona así se encuentra conmigo, me siento bien, seguro. Somos de la misma especie. Puedo dar fé, que el citado, no ha hecho nada reseñable en 40 años de vida. Nada. Nada que contar. Nada que decir. Nada con lo que contribuir al progreso humano. Nada. Absolutamente nada que pueda uno considerar digno de mención. Ni un mérito. Ni un reto conseguido. Ni siquiera ningún reto planteado. Nada que opinar sobre esto o lo otro. Ninguna queja al respecto. Ni un si, ni un no. Ni una palabra más alta que otra. Nada por lo que será reconocido por las generaciones futuras. Nada. Ninguna afición en la que destaque, porque ninguna afición tiene. Nada que ver. Una persona que no estimula a hacer nada, que no apoya a nadie, que no está jamás para nada. Una persona que es un conjunto vacío. Un ir pasando días, meses, años, esperando que esto pase pronto y que, si nos vamos a hacer daño, el dolor sea el menos posible. Si esto va a ser así, piensa, si esto ya va a ser así siempre, no merece la pena abrirse la cabeza. Dejemos pasar el rato, la vida, lánguidamente, sin más. Sin ir a ningún sitio, sin compartir con nadie penas ni sinsabores. Sin alegrías que referir. Sin ningún proyecto de vida que acometer con ilusión y denuedo. Sin nadie al lado jamás que se preocupe por uno. Ese es el espíritu sobre el que se cimentará una nueva civilización en la que los que somo como él, los que nos sentimos cercanos a su pensamiento y actitud, nos dejaremos arrastrar al pozo de la negrura más profunda y allí nos dejaremos morir. Poco a poco. Una nueva civilización basada, aún más si cabe, en la nada. Gente como él, nos enseña cuál es el camino. Un camino en el que no hay camino, en el que los demás pasan corriendo, incluso caminando confiados, mientras nosotros seguimos escondidos detrás de la fotocopiadora, llegando tarde, no yendo, sin interesarnos realmente por solucionar algo, dejando pasar los días. No nos merecemos nada más. No aspiramos a nada más.
Hoy, el citado, cumple 40 años. Si los primeros 40 años, que otros llenan de joviales ilusiones y de risas y de sanas esperanzas de construir un mundo mejor y un proyecto personal basado en algo, lo que sea, han transcurrido de la manera gris, sepia, patética, en que ha transcurrido esa primera etapa de la vida, no esperen de ninguna manera que en la segunda parte la cosa mejore. Lo bueno debería haber sido disfrutado ya, ahora, solo dolor y padecimientos. Hoy, el citado, es el último del núcleo de gente a la que no merece la pena conocer que cumple 40 años. Ya está. Nuestro tiempo ha acabado. Podemos decir adios y que sea lo que dios quiera.
Sin mucho más que añadir, feliz día Mario Gasén y acuérdate de eledu, que también es persona.