miércoles, 8 de abril de 2015

Crónica de un #plegramenet. La ardilla, la familia!

A ver. Yo, pecador. Yo no soy quién para señalar las faltas de nadie. Yo, los que me conocen lo saben bien, soy un enfadica de narices. Tengo un sentido del ridículo muy acusado y en cuanto noto que alguien está haciendo mofa y befa de lo que digo, expreso o vaya usted a saber, me pongo como una mona. Salto, respondo, me pico, twitteo, digo que nosequé compañero, que encima no le hace gracia a nadie y me pongo peor. Yo soy así. Yo me enfado, me cabreo, me reboto con la peña, me crispo, me enciendo. Progresivamente a veces. Explosivo otras. Soy así. Y os entiendo, compañeros. Os entiendo. Porque yo en la misma situación hubiera hecho lo mismo. Enfadarme, enfadarme y dar golpes en la mesa. Enfadarme y abroncar al público. Enfadarme y abroncar a la mesa. Enfadarme y enfadarme. Y si es el último pleno, es el último pleno. Y si es en la comunión de misijos pues en la comunión de misijos. Aquí y en Palafrugell. Crónica del último pleno de la legislatura. Llegué tarde, por lo que la crónica no tiene sentido realmente. No tengo los datos de lo que ocurrió al principio. Me perdí algunos puntos importantes. Pasa que luego te cuentan cosas y no las has visto. Te has perdido lo mejor. O te has perdido cuando tal ha dicho… y el otro dijo… y le contestó… y me miró… y entonces le dijo a la oreja… y tal. Bien. Llegué en un momento en el que en la calle estaban los de la Assemblea Groga. Ya habían estado, supongo los de la Plataforma en Defensa de la Serra de Marina i Can Zam. Había sobre la mesa diversos puntos de diversa índole que merecían toda nuestra atención, naturalmente, pero que quedaban ensombrecidos ‘con lo que iba a venir’. El punto 20. O 18. Ahora se me ha olvidado. La pinta verda. No había una gran entrada en el pleno. Para ser el último, no es que hubiera sensación de despedida, de último momento, de última intervención, de gente que hubiera ido a despedir a su representante que ya, a lo mejor, posiblemente, jamás nunca volverá a ser concejal. Pues nada. Somos gente dura en este pueblo, caramba. Floja entrada. Llegué cuando ya llevaban media y me pude sentar tranquilamente. En otros tiempos no muy lejanos, si llegabas tarde, no te sentabas. La cosa ha decaído un poco. A lo que vamos. Puntos varios, exposiciones, tomas de posición. La pinta verda. Modificación que lleva coleando desde noviembre. El PSC lo pinta como un plan de ordenación del territorio, que gana más zonas verdes, etc. Nosotros apoyamos la aprobación inicial (inicial, de empezar) en su día, para que hubiera posibilidad de debatirlo y discutirlo con la gente, y viendo la reacción del personal y las insuficiencias del plan, pues votamos en contra. La Plataforma pide la palabra. Comienza el show. Que si no has pedido la palabra, que si la he pedido tres veces, que si solo una vale, que si no vale, que si salgo yo, que si sale el Albert, que si sale este, que si no, que si el Ateneu Julià Romera, Ateneu Julio Romera, Ateneu Pedro Pablo Parrado, Ateneu José Nestor Pekermann y como si fuéramos de otra ciudad, que a ver, que leo, que no leas, que ya has leído, que si no me dejas leer, que si es que hablo en castellano o es que hablo en chino y no te enteras, que yo también hablo en castellano y a mí… que si se oye un silbido de cabrero/cabreo, que si lo de la Ciba entra, pues no entra, pues yo ya estoy, que si lo del dret a decidir lo cuelo aquí y salgo por el plan popular y a ver a quién le toca ahora, que si nena ponme dos cañas que vengo sediento de bajarme del caballo, que si ahora sí que no hablas. Pues esto es el asunto. Al final, nuestro Xavi Pujols hace una exposición del voto en contra. Jordi Mas se enfada. Da golpes. Nos acusa de votar contra un Can Zam Verde y nos lo recordará toda la vida. Toda la vida. Para siempre jamás. Muy bien. Más madera. Vamos que nos vamos, que se aprueba porque el PSC tiene más votos y solo CiU vota a favor. Pues qué vamos a hacer. Caras de estupefacción entre miembros de la plataforma por el voto de CiU y chinazo twittero de un compañero que ni votando en contra nos reconoce… que no hace falta que nos reconozcas nada. Se acostumbra uno a todo. A continuación, las mociones. Moción de apoyo a los trabajadores de Tugsal (la tusa), y el representante de la extrema derecha local que aprovecha para agradecer que el primer anuncio lo pusieron allí. Pues mira qué gracia más graciosa. Mociones contra políticas del PP que se ciscan en las entidades deportivas. El representante del PP directamente se abstiene en muchas cosas. Tiene esa coletilla. Como además de un enfadica soy idiota, me fijo en estas cosas. Directamente me abstengo. Me parece una contradicción. Gramaticalmente hablando… voy a dejarlo que no tengo yo tantas luces ni estudios como para ponerme a analizar nada. Yo no. Válgame la virgen. En el intermedio entre lo de la pinta verda y el resto del pleno he salido a ver a Pepe Velasco, que tenemos un tema a medias con lo de Gramenet per la República, y digo a medias porque el resto de partidos no han venido y ya os vale. Pero bueno. Aprovecho para hacerme un selfie con la alternativa real y socialdemócrata al Ajuntament del futuro. Lo dicho. Si eres tonto un día, como te guste, estás listo. Y servidor lo probó y ya no para. Tonto todo el rato. Mociones de la Assemblea Groga y las Fampas contra el cierre de aulas, a favor de la escuela pública y laica y para adherir a Santaco a la red de Vilas Grogues. Todas las mociones se aprueban con los votos de Gent, PSC y nuestros. De ICV-EUiA, que no me he presentado. Nos presentamos (deja de llorar Lain Entralgo) a las próximas elecciones municipales y la candidata se llama Alexandra Sevilla. Por comentar. En algunas mociones, CiU se abstiene o vota a favor. El PP llega a abstenerse incluso en alguna moción. Caras de sorpresa, confraternización amistosa y risueña con el candidato de SOM, el Aitor, que lleva una camiseta amarilla. Yo no llevo camiseta amarilla. Voy a contarles mi vida. Se me ha roto el suetercillo de rombos de la Fred Perry. El azul. Ese. Un agujeraco en el codo. Enorme. Estoy, que no saben cómo estoy. ¿Por qué les hablo de usted? ¿Quiénes sois? ¿Dónde está mi casa? 

Se aprueban todas las mociones. Hago broma y digo que ya podrían pedir… pero nadie me hace caso. La peña se cansa del tonto de las bromas. Bien. Seguimos que estamos acabando y llega otro momentazo. Moción de apoyo a los refugiados sirios, que lee Antonio de Amnistía Internacional. Apoyo a los refugiados sirios. Pues nada. El Baaz Gramenet que dice que bueno, pero que la culpa es de los americanos y los europeos y que al Assad. Y entonces, por dejar la bola a media pista, lo que pasa, pues pasa lo que pasa, que te puedes encontrar con que el Baaz Gramenet es más grande de lo que parece. Y si alguien es capaz de bufarse de alguien de Amnistía Internacional, pues no sé cómo puede haber 3000 personas que le puedan votar. Por comentar. Y ya para acabar la moción del TTIP. Cojan el Delorean. Vayan a octubre. La alcaldesa quiere leer la intervención. Éramos pocos ya. Eran las doce casi. No había necesidad de enfadarse. Que yo me hubiera enfadado también. Pero si alguien se ríe, no tiene uno porqué ir señalando a la peña. Te has reído. Ya. Se ha reído. Y qué. Son las doce. Estás leyendo algo que ya se dijo. Que no es por quitar trascendencia al asunto. Que el TTIP nos va a joder bien jodidos. Pero ya lo dijimos. Ya lo dijo Esteve Serrano. No hace falta enfadarse. No hace falta. Que hace uno como que no ha escuchado nada y sigue para delante y la vida es eso, seguir hacia delante. Y seguimos. Seguim. O como se diga. Cada uno es cada uno. O lo puedes imitar. Y te puedes enfadar. Y somos una ciudad libre de TTIP y el TTIP es malo porque ya lo dijimos en octubre y ahora pues sí, que la opacidad y tal. Pero que ya lo dijimos. Y mejor. Y no hay que enfadarse. De verdad. Que no digo yo que yo no sea mejor. Que yo soy un berrinches de toda la vida. Pero barraquerones gordos. Y se acaba el pleno y hay dos mociones más y el PP vota con la extrema derecha local y el Carmona se despide con un momento ‘me la bufa más de lo que piensas, chato’. Y ya está. Y si te fuiste antes de hora, pues te perdiste esto. Y si no fuiste porque total, pues ya te lo he contado yo así por encima. La realidad supera a la ficción. Nos vemos. No se olviden de votarnos. A nosotros. Ya les diremos cómo.

Calla, que me dicen que no es el último pleno… ¿ves como no? 

1 comentario:

  1. Ay Tolya, qué rollo la política, no se enfade, sonría.

    ResponderEliminar