lunes, 31 de marzo de 2014

Pau Riba - Dioptria

Bueno, la crítica de este disco (siempre y cuando consideremos que lo que hago aquí con los discos sean críticas musicales), estaba siendo postergada para una ocasión más así ya que el Dioptria de Pau Riba es uno de mis discos favoritos de todos los tiempos. Más aún, entraría dentro de una serie de escogidos discos que no sólo son buenos por ellos mismos, si no que influyen y mucho en mi forma de ver el mundo. Así de simple y así de complicado, por lo que la tarea de describir de qué va o qué me inspira el Dioptria me parecía demasiado grande como para llevarla a cabo siguiendo la línea de este espacio desde su creación: en un momento, pim pam.
Pero surge la pregunta. ¿Cómo convencer a alguien que no le tiene mucha afición al rock o la música en catalán de que este disco le va a encantar? Esa pregunta ha surgido hace poco y me veo en la obligación de. Le dejas una serie de cds a alguien y a la pregunta más más de todos los tiempos '¿qué te han parecido?', que se hace tanto a la semana de habérselos dejado como cuando te los devuelve te responde 'ah, muy guapos, pero el del Pau Riba no lo he tocado'. ¡Cómo!
Comencemos, pues. Pau Riba es un cantautor sui géneris catalán. Descendiente de una familia burguesota, nieto de diputados y poetas, se da al arte. Pretende entrar en el grupo de cantautores llamado 'Els setze Jutges' a mediados de los sesenta pero no es admitido por divergencias 'estético-musicales'. Forma con un grupo de amigos el llamado 'Grup de Folk', con el que versiona canciones de las llamadas en Catalunya 'de Esplai', o adapta canciones de Dylan, creando un repertorio de lo más divertido -si te lo tomas con humor, ojo, si vas en serio cantando awuimawé awuimawé... mal-. También hace cosas en solitario o con Jordi Pujol -otro- que tiempo después se reúnen en el imprescindible Joguines d'època i capses de mistos. Ya nos hemos puesto un poco en situación.
Dioptria, aunque se edita en la actualidad como un doble cd, en realidad son dos discos separados. El primer disco se edita en 1970 y cuenta con un personal diferente al segundo disco que aparece un año después. Hoy veremos el primero.
Dioptria es un disco de Pau Riba, acompañado por OM, grupo de rock progresivo catalán en el que encontramos a luminarias de la música como Toti Soler a la guitarra. Guitarra Eléctrica. Es un disco de rock, de pop, de rock progresivo... Este primer disco de Dioptria se abre con Khitou. Una batería y un bajo abren la traca con una canción con muchos cambios para ser una canción tan breve. Una canción pop. En catalán. Habla de una chica de aquellas de aquellos años, supongo. De aquellos años dentro del círculo donde se movía Riba, gente bien, hippies, etc. Estava contenta i era feliç. Chica libre, la chica heroïca i bonica de la que todos alguna vez nos hemos enamorado. ¿Se enamoran ellas de nosotros?. Según el propio Riba, este primer disco está dedicado a la mujer. Contra la mujer. El segundo es contra el hombre. Todo entero, es contra la familia. Khitou es una forma enorme de abrir el disco, una canción movida, alegre, popera, con una guitarra hiriente, con un final en el que Riba, que está como unas devanaderas y eso es conveniente aclararlo desde el principio, empieza con sus ruiditos y sus chillidos y sus afinaciones para él y para el que le siga. Para quitarnos el miedo de 'ostia, un cantautor catalán...'.
La segunda canción es 'Rosa d'abril (l'amor s'hi posa)'. Un medio tiempo rockero sobre el día de la Rosa, en el que en Catalunya regalamos rosas a las amadas y ellas nos regalan libros. O al revés, según te de. En el día de la rosa, él está solo. Sol solet. Elisabet se llama en este caso la chica de la canción. Una canción de amor cantada por alguien sin voz para el amor, porque con Pau Riba todo suena a coña marinera. Por mucho que haya hecho canciones de amor memorables, alguna en este disco, todo suena a 'al final te la voy a preparar fina'. No et mereixes dur la rosa, princeseta del meu cor. No te mereces llevar la rosa, princesa de mi corazón.
Noia de Porcellana, chica de porcelana, es lo más parecido a 'la canción famosa de Pau Riba'. Canción que según cómo te la canten puede parecer preciosista o ñoña. Si la canta el mismo afectado... es una canción desde el rencor. Una canción bonita, sencilla, de flautita, piano, punteo de guitarra que acompaña. Una canción versioneada y reversioneada por estos lares. Hay una versión de él mismo vestido de pubilla a mediados de los setenta, con un grupo de melenas dando caña, bestial. Noia de Porcellana, buscaba un alma dentro de ti, y eso era como buscar mariposas blancas sobre el mar. Como digo, esta canción es de las digeribles por el sistema. Hasta el mismísimo Serrat hizo una versión, no digo más.
Ojo ahora, que entramos en temas profundos. Este disco me cambió la vida. Hace muchos, muchos años, trabajando en un curro muy mierda, me puse enfermo. No dejé de ir a trabajar, pero me encontraba mal. Había cogido alguna vez este disco de la Biblioteca y no le había prestado atención. Una tarde noche, de mucho frío, mucha fiebre y mucho mal rollo, me dediqué al Dioptria. No sé las veces que lo puse. Desde entonces, es el disco. Porque la cuarta canción hablaba de un tipo de mujer, un tipo de mujer concreta, pero podía hablar de uno mismo. De nuestras aspiraciones, de lo que queremos, de lo convencionales que somos dentro de nuestra originalidad. Ars Erotica (non est mihi). Conxita Casas. Tienes treinta años. Ets un mamallot de grasa, però tu dius que ja està be, perque vols un ventre enorme, per parir uns fills ben hermosos, que si no, surten malfets. Mujer de treinta años que tiene que ser madre como sea. Todo ello con el Riba abriendo la canción con su guitarra acústica y después los OM entrando con una canción de baile popera y sesentera a tope. Una canción larga, amplia, sin pausa... bueno, no, con pausa. Su parte central en la que cae y empiezan los grititos, los chilliditos, conxitacasas, no digas que no. Si, no, si, no, si, si si si si. no nonononono. sisisisisisisi. nononononono. Si! No! siiiiiii!!! Una canción que vale el disco. No es verdad. Un cancionón donde Pau Riba se bufa de... ¿Quieren bufa y mal rollo?
Ja s'ha mort la besavia. Canción mal rollista en grado sumo. Pau Riba nos cuenta con ritmo lento las sensaciones que le provoca la muerte de su bisabuela. Con una mala leche que espanta. Que no sabe si está triste o si no. Lentamente. Con campanadas. Y esos OM detrás que van metiéndose poco a poco. Lentamente. Estamos de funeral. Una canción siniestra en 1970. Ayer se murió la bisabuela, la abuela se tiene que morir, la muerte de madre se prepara y tu mueres por tus hijos. Glups. Ni Black Sabbath ni nada. Y al llegar al final, el grito! Una canción tremebunda y genial. Con una letra en la que no sabes si si o si no. Blanca de alma cobarde. Siempre ignorando los colores. Las últimas frases de la canción le encogen a uno el estómago. ¿Qué somos y qué pintamos aquí?
Helena, desenganya't! Una preciosa canción de flautita y bajo en la que Pau Riba habla poco y canta mucho. Helena ya se ha hecho mayor. Y a vivir. Una canción con letra escasa y coro infinito. De intro pop sesentera de nuevo y final monumental. Una canción que utilizaron en un programa de esos de TVE de aniversario como sintonía. Una canción que dura cinco minutos prácticamente y que debería durar miles de años. Unos coros que podrían ser infinitos. Que podrían estar ahí para siempre. Que la música se limitase a esto. la la la la la, laralalala. Ese bajo golpeando y creciendo todo. la, la ra la ra la, laralalalaaaaa.
Y es que después de esta canción lo que venga lo tiene muy difícil. Por eso, Mareta Bufona, siempre queda tapada. Pero Mareta Bufona es una canción bonita. Bonita dentro de lo bonito que puede ser algo cantado por Riba, insisto, que siempre le da un punto a todo irritante. Pero es de las canciones que gusta escuchar. Una canción que aún hoy no sé si se la canta a la madre o a la niña.
Vosté, (tú, tú mateixa). La canción final de este primer disco donde Riba se pasa quince pueblos con las madres. Así de simple. Ojo, con las madres que corresponden con la posición de las madres que él conoce. Esta canción siempre queda al final... y después del maremoto de las canciones anteriores, esta siempre queda como una coda colgando. Además, la letra se hace difícil de escuchar por lo cruda que es. Pero el daño ya está hecho.
Este es el Dioptria 1. El disco rockero, el disco popero, el disco con OM el disco con guitarra eléctrica, bajo, batería y órgano. Luego viene el disco 2. El disco con Sisa, con los bongos, con las guitarras, el disco en el que aparecen los himnos que hacen daño. Ya mañana si eso.

2 comentarios:

  1. Coincido contigo.Uno de mis favoritos de todos los tiempos y Noia de Porcelana Una preciosidad, una maravilla que vuelve a tararearse sola en mi cerebro repetidas veces, después de tanto tiempo...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Lo acabo de oir. No lo conocía. La verdad es que no ha aguantado mal el tiempo que ha pasado. Esta bien, es interesante oírlo. Eso si, si no eres español y no has oído nunca nada de roc català, no te dira gran cosa.

    ResponderEliminar