sábado, 17 de junio de 2017

El Madrid y la segunda muerte del fútbol

Ahora que parece que muchos se frotan las manos ante la perspectiva de que Cristiano Ronaldo abandone el Real Madrid a consecuencia de sus problemas con Hacienda (problemas ni qué problemas, que ha hecho pirulas contables y punto), y cuando ya han pasado dos semanas de la final de la Champions que el Real Madrid (Real Madrid, Real Madrid, Real Madrid) venció de manera holgada, quiero volver a insistir en una idea que me sobrevino el año pasado, ha ido fortaleciéndose durante toda la temporada y se ha visto corroborada al final de la misma. El Real Madrid es el agujero negro del fútbol.
- Pero si se va Cristiano, entonces...
El fútbol está muerto y no le interesa a nadie. Desde que el final de la temporada se decretó con la celebración de las diferentes finales, no pasa nada. Durante la temporada, tampoco pasó nada. No hubo emoción, no hubo interés. Es la muerte. El fútbol no tiene interés porque se ha convertido en algo plano, blanco, luminoso, de mucha gente disfrutando de la nada, feliz y reluciente. Aburrida. El fútbol no tiene emoción  porque va a ganar el Madrid. Siempre. Aunque hay años que no gana, que cae eliminado, que las ligas se las lleva el Barça, que parece que el Barça puede hacer algo... el Barça es una patraña. Un enemigo que no llegará nunca a hacer sombra porque depende de contarse a sí mismo que es el mejor, que convenza a los demás, pero sin continuidad en el tiempo. El Real Madrid por contra, sin estar, siempre está presente, porque gana. Al final, el Madrid gana. Por mucho que discutamos, que nos riamos, que Cristiano Ronaldo sea patético, que Sergio Ramos sea patético, que Pepe sea un criminal, que sean bobos, relamidos, cursis, prepotentes... en el minuto noventa va a pasar algo. Han ganado. Y se han cargado la emoción.
Qué interés tiene ver los partidos de mi equipo, el Athletic Club de Bilbao, más allá de la supervivencia sentimental, de una manera de pasar la tarde, de socializar a duras penas. Si sabes que es todo mentira. Que no sirve de nada, que todo se limita a saber si este año el Madrid va a ganar la liga, se va a centrar en la Champions, si va a querer o no. De qué sirve saber tanto de fútbol, interesarse, ponerle ganas, conocer fichajes de última hora, si Messi es cada vez más viejo y el futuro y el presente sigue siendo blanco. De qué sirve seguir pendiente del fútbol. El fútbol está muerto y el Madrid es su profeta. El Síiiiiiiiiiiiii de CR7 son como las trompetas de la muerte del fútbol.
Solo hay una cosa que me incomode más que un discurso fascista o la impostura de quien se quiere hacer pasar por compañero cuando no lo es. Solo hay algo peor. Ver al Madrid ganar. Porque mata lo que más me gusta del mundo. Podrán creer que mis simpatías pues derivan hacia el barcelonismo. Nada más lejos. Como bien apunta mi padre, el Barça no deja de ser un instrumento para frenar lo irrefrenable. El dominio absoluto, la negrura blanca, el abatimiento total de quienes hemos perdido la infancia con el 'Fútbol de la A a la Z', con los álbumes de cromos, con los Estudios Estadios de todas las putas temporadas, con el Gol a Gol, con los partidos de la liga holandesa del 33, con la copa América a las mil, con los Chile-Paraguay con un cesped tan alto como la luna. Tengo más camisetas de fútbol que de grupos musicales. Cristiano Ronaldo, viejo, galgo, y marcando goles. Y si no está Cristiano Ronaldo, ficharán a otro mejor. Y volverá a pasar.
Cómo me gustaba el fútbol. Con qué pasión leía el As, el Marca, para enterarme de los fichajes. Qué poco interés tiene todo esto ahora.
¿Por qué la gente sigue quedando para ver el fútbol? ¿Por qué discutir? ¿Por qué no asumir que la gente del Madrid, los madridistas, no tienen porqué hablar de fútbol? Los madridistas. Y el fútbol. Qué tiene que ver que seas del Madrid con el fútbol. No hay ninguna relación.
El Madrid mata al fútbol. Lo mató el año pasado, silenciosamente, a los penalties, creando la ficción de que todo se consigue por los pelos, con esfuerzo.
Este año, el sistema se ha presentado con toda su crudeza, ha ganado aplastando, marcando goles a troche y moche. El sistema le concedió una segunda oportunidad al Barça en aquel partido de vuelta... mentira.
El año que viene será peor. Nos llenan las noticias de pájaros, de fichajes, de noticias. La patraña del fútbol inglés. La escalofriante ausencia del fútbol italiano. El aburrimiento alemán. A nadie le interesa el fútbol.
Dejémoslo de lado de una vez. Que se lo queden ellos. Que no se vaya Cristiano. Vámonos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario