lunes, 29 de enero de 2018

Un monstruo viene a verme - J.A. Bayona

Como quiera que ayer fue la entrega de Premis Gaudí y que esta peli ganó un chorro de premios en la edición del año pasado o la anterior, pues eso. Un monstruo viene a verme, película de la que todo el mundo hablaba y que no había visto. Tenía ganas de verla. Decían que era de llorar y yo pensaba, pero si es una peli con monstruo y tal... pero claro, es que no había visto ni de qué iba ni nada.
No destriparé nada si digo que la cosa va de un niño con madre enferma, divorciada, y abuela de muy mal humor, viuda. Una vez que uno se sitúa en la escena con estos mimbres ya sabe que la cosa va a ir de lo que va a ir. Que el niño lo pasa mal y que la cosa tendrá moraleja final. Como quiera que el niño lo pasa mal, un monstruo se le aparece y le da instrucciones o consejos a través de historias que le han de servir en su vida real.
No diré 'no me gustó' así en plan 'vaya trufa de peli', pero diré que la película me gustó poco, me emocionó poco, me lo veía venir y no hubo factor sorpresa. Pasarlo mal, por pasarlo mal. El niño. El niño no cae bien, podría haber otro niño con otra cara, otro gesto, que cayera mejor, que generase más simpatía, pero el niño no me simpatizaba. Gruñe, pone mala cara, que vale, que es que tiene que ser así, porque la cosa tiene miga, pero no sé. No me cayó bien. Por si faltaba poco, en el cole le calientan el lomo también por sistema. Llama la atención que no le hacen ni un rasguño a pesar de que todos los días le zumban. Bueno, no pasa nada.
Estuve tentado de poner la peli en versión original subtitulada, pero no pude. Así que tuve que ver a Sigourney hablando en castellano. Al parecer la voz del monstruo es de Liam Neeson, pues tampoco la pude ver. Escuchar en este caso.
La película está muy bien hecha. El chico se llama Connor y eso ya da prueba de autenticidad y rollo  auténtico británico que es tan británico que es irlandés y cómo no vas a simpatizar con un niño con nombre irlandés y apellido irlandés O'malley. Todo está pensado para que te toque la patata. Tan pensado y tan así que desconfías. Y mal.
Desde que vi la peli aquella del Spike Jonze, creo, Donde viven los monstruos, que ya no me gustó tampoco, le tengo un poco de 'racança' que decimos en catalán, al cine con niños y con monstruos de esos que sueñan los niños. Que no.
Que no y que no. Que lo veo venir, que veo venir la movida, que veo venir que me quieren colocar un rollo sobre que tenemos que ser buenos, que los monstruos en realidad son otra cosa, que las pesadillas al final acabarán bien y eso de que cuando se cierra una puerta en realidad se abre otra. No sé. Una peli hecha por el director de Lo imposible que, a ver, jugando con las mismas cartas, niños, desastre, madre sufriendo, etc., no es que me gustara más, pero no me dejó tan así como esta. No sé. Ya estoy divagando demasiado. Mejor dejarlo ahí.

1 comentario:

  1. Yo también la vi no hace mucho y me quedé un poco... pos vale.

    ResponderEliminar